Prueba y error, enemigos del dólar barato, y a Madrid vía Telefónica

 

(Foto Telam)

Prueba y error, enemigos del dólar barato, y a Madrid vía Telefónica

Carlos Burgueño@cburgueno

Lo que pasó. Prueba y error, otra vez

No fueron los mejores diez días del gobierno de Mauricio Macri. Incluso, quizá, hayan sido los peores. El Presidente llamó el jueves a conferencia de prensa en la Casa Rosada para anunciar que los dos peores conflictos político- económicos desatados por el propio Ejecutivo en lo que va del año, volvían a "Fojas Cero". Se volverá a negociar la deuda con la familia Macri por la privatización- reestatización- juicio, del Correo Argentino, y no habrá reducciones en las jubilaciones. Ambos conflictos tendrán ahora un tiempo de descanso en el tratamiento oficial, para luego, mucho más adelante, volver a analizarlos en otro contexto político. Antes del anuncio del jueves, importantes integrantes del gobierno salieron a porfiar, en algunos casos con vehemencia inusitada, la defensa de las dos medidas; y hasta amenazar con la inmolación pública con dos temas que ya tenían sentencia mediática negativa. Lo que quedó finalmente es la exposición pública de lo que ya es un método macrista comprobado de gestión: la "Prueba y Error". Se equivocarán los que analicen que se trata de una cuestión relacionada a su gestión presidencial. Mauricio Macri ya experimentó situaciones similares en sus exitosos pasos por Boca Juniors y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde se recuerdan muchas experiencias de ir para adelante con decisiones polémicas, defenderlas, y luego dar marcha atrás. Es ya un estilo de gestión, de la que el propio Presidente no se arrepiente. Y para su defensa pública se la compara con los años del kirchnerismo, en los que tanto Néstor como Cristina Fernández de Kirchner, en muchas situaciones límite (la más famosa sea quizá la Guerra contra el Campo del 2008), sabiendo del error, preferían sostenerlo hasta las últimas consecuencias, a todo o nada. Macri se revela así como un "pragmático" que puede negociar hasta las ideas más importantes. En cierto sentido, no es malo que sea así. Quedan sí preguntas más estructurales y de fondo: ¿cómo se toman las decisiones en el Ejecutivo? ¿Puede el Presidente no estar enterado de medidas resueltas en los mandos medios que, al hacerse públicas, afectan seriamente su credibilidad? ¿Cuál es el poder y eficiencia real del tridente Marco Peña, Mario Quintana, Gustavo Lopetegui, en el Gabinete, luego de las purgas que eyectaron a personajes como Alfonso Prat Gay y Carlos Melconián? De las respuestas dependerá gran parte de la eficacia de las próximas decisiones presidenciales.

Lo que pasa. Los enemigos del dólar barato

Los resultados exitosos del blanqueo, la mayor descarga por motivos temporales de las liquidaciones sojeras, la baja de la demanda por el final de las vacaciones y una mayor cantidad de opciones rentables en pesos, hacen que el dólar sea por estos tiempos una opción inversora poco atractiva. Muy poco atractiva. Si bien el viernes dio un salto importante, y volvió a los 15,93 pesos, la cotización por debajo de los $ 16 ya es la noticia financiera del mes. Para el gobierno el precio refleja tranquilidad de los operadores ante la variable donde siempre se reflejan las preocupaciones de los argentinos. Un dólar controlado es igual a una economía con cierta estabilidad. Afirma además el gobierno que el valor se encuentra dentro de lo esperado por el oficialismo, y que se mantiene la pauta anual de un precio de 19 pesos a diciembre con un promedio de 18 durante el año. Y que, en todo caso, sólo hay que esperar a que termine el blanqueo y la etapa liquidadora sojera. Sin embargo hay sectores de la economía argentina que ven el tipo de cambio con una seria preocupación. Son los industriales, tanto exportadores como concentrados en el mercado interno, que, otra vez, ven peligrar sus precios de competitividad con el comercio internacional. Para los primeros, se hace muy difícil competir con el exterior con los costos internos. Los segundos ya hablan de una nueva escalada importadora que determinará un knock out para muchas empresas locales que ya están contra las cuerdas. Y lo más preocupante es que ya están comenzando a escucharse las primeras protestas de los grandes aliados hasta hoy del gobierno de Mauricio Macri: el campo protesta ya por los valores de referencia y comienza a presionar por correcciones.

Lo que pasará. A Madrid, vía Telefónica

Comenzará el martes el que probablemente sea el viaje más importante de Mauricio Macri de este año. Ese día comenzará una visita de Estado a España, donde el principal slogan será "recomponer" las relaciones económicas y comerciales con el principal inversor extranjero del país, dañadas casi mortalmente por el kirchnerismo. Habrá de todo en cuanto a compromisos diplomáticos se trate: se reunirá con el presidente español Mariano Rajoy, habrá entrega de las llaves de la ciudad de Madrid de manos de la alcaldesa Manuela Carmena, una visita a las Cortes donde dará un discurso, una reunión protocolar con los reyes Felipe y Letizia, y varios foros empresarios de ponderación de una futura relación inmejorable entre los dos países amenizado con una invitación vehemente a que las compañías españolas vuelvan a invertir en la Argentina, sin miedos. Sin embargo hay un frente de tormenta fuerte en el horizonte que amenaza con complicar la estrategia. Telefónica tiene en carpeta llevar al país hasta el tribunal del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), en lo que sería el conflicto económico internacional más serio del gobierno de Mauricio Macri. Telefónica, considerada durante años (incluso los kirchneristas) como la autopista de entrada y salida de las relaciones comerciales entre Argentina y España, culpa sin eufemismos al gobierno de favorecer al grupo Clarín en detrimento de las inversiones extranjeras, al beneficiarlo con la posibilidad de acceder al servicio de telefonía celular (vía Nextel), pero mantener cerrado el mercado de televisión por cable a favor de la compañía argentina, al menos hasta 2018, y sin precisiones claras. Además se acusa desde Madrid al gobierno argentino de exigir pago de permisos megamillonarios a las compañías extranjeras, mientras que el acceso al negocio de celulares por parte del Grupo clarín sería a precios módicos. "Este decreto (en relación a la resolución de enero pasado) beneficia solamente al sector de los operadores de cable y a un solo actor", dicen desde Telefónica en referencia al Grupo Clarín, y ya le anunciaron al gobierno que no lo aceptarán sin mediar batalla. No sólo esto, sino que las inversiones por casi 3.000 millones de dólares prometidas por el gigante español están ahora congeladas y a la espera de una decisión oficial que repare el decreto del 4 de enero de este año. El último intento diplomático del gobierno argentino fue que el tema Telefónica no forme parte de la agenda de la visita oficial de Macri a España. La decisión final de darle o no el beneficio al argentino la tendrá en las próximas horas el propio Mariano Rajoy.

Fuente: mdzol.com

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment