En el diario no hablan de de ti.

Publicado por Gerardo Fernández

Treinta años demandó tener una ley de medios elaborada en la democracia y no estamos en condiciones de afirmar cuánto falta para que entre a funcionar en plenitud. La adecuación de Clarín será larga, tal como se ha dicho más de una vez a contrapelo de cierto voluntarismo, el grupo cuenta con un ancho abanico de jugadas para hacer tiempo, cosa de llegar a 2015 con la disputa vigente y ver si un congreso distinto modifica la ley 26.522 para favorecer sus intereses.

La contienda se dará en otros términos y como siempre su resolución depende de la política y de si el kirchnerismo pierde representación parlamentaria luego de 2015 (algo sólo evitable con un triunfo del tamaño del de 2011). En este sentido, las tapas de Clarín y La Nacion de hoy evidencian que advirtieron la no conveniencia de seguir discutiendo el fallo de la corte, al punto tal que en ambas portadas el tema directamente no figura y ni siquiera pusieron una mención a la payasada de Magdalena Ruíz Guiñazú y Joaquín Morales Solá en la OEA. Saben que la discusión la tienen perdida; saben que la sociedad ya despertó y cada vez cree menos en el periodismo y en mitos como "libertad de prensa" o "periodismo independiente".

El problema lo tiene ahora la AFSCA, que no tiene margen de error y deberá proceder con precisión quirúrgica en lo referido a la adecuación de los grandes grupos y con muchísima creatividad y trabajo territorial en el escenario de la comunicación alternativa, ejecutando políticas que verdaderamente impulsen la llegada de la ley a los barrios, a las asociaciones intermedias y a las organizaciones libres del pueblo.

Lo primero que se debe hacer es poner en funcionamiento pleno todos los organismos creados por la ley a partir de diciembre, cuando asuman los legisladores electos en domingo 27 de octubre, de modo de cerrar ese flanco y poner en evidencia que si las segunda y tercera minorías se niegan a ocupar los espacios que la ley les asigna serán ellas las que no cumplen con lo establecido y no que el oficialismo las rechaza. Es un tiempo de mucho cafecito. Si la política no logra ponerse de acuerdo en un par de puntos básicos estamos todos perdidos y la ley no sobrevivirá. El desafío -complejo- es arrancarle a Clarín el poder de persuasión que ejerce sobre buena parte de la clase política. Hay un dato no menor: más allá de la desmesura de Carrió, el balbuceo esperable de Macri y algún guiño tribunero de Massa, al grupo se lo vio bastante solo, por eso -y como decíamos más arriba- volaron el tema de la tapa. Van a dar la pelea por otro lado.

También se deberá reparar en que si se cuenta con figuras de la talla de Damián Loretti y Graciana Peñafort, cuadros que por sobre todo cuentan con un conocimiento muy profundo de la materia y por ello recogen muchísimo respeto en el ambiente, no estaría mal colocarlos en lugares importantes, de modo de dar un testimonio contundente de que siempre se puede mejorar introduciendo calidad.

Mientras se despliega este accionar, no se debe perder de vista que en el terreno de la rosca empresaria sobrevendrán fuertes tempestades: hay muchos pequeños empresarios de medios que padecieron el totalitarismo de Clarín y no van a desaprovechar la oportunidad para recuperar terreno. Por segunda vez el grupo ha recibido una mano muy dura, y curiosamente luego de sendas derrotas electorales del kirchnerismo. En agosto de 2009 se le ahogó el festejo con la pérdida del fútbol y ahora, a tan sólo 48 hs de las elecciones tuvo que comerse el fallo de la corte suprema.

Es el tiempo de una rosca en la política que vaya de la mano de las conflagraciones que sin duda recrudecerán en el campo empresario, básicamente porque hay un botín muy tentador a repartir.

Fuente: Tirando al Medio.

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment