Pascua y desinformación religiosa.

Pascua y desinformación religiosa

“Porque es mentiroso y padre de mentira” Juan, 8:44

    El miércoles 12 de este mes, el diario Clarín, en el Suplemento Especial Valores Religiosos,  puso en tapa una enorme imagen de la cara de un niño con el titular “Infancia y juventud. El Jesús Desconocido”.

    En la presentación de la nota resume: “Los evangelios dicen muy poco sobre la etapa anterior a la vida pública de quien es para los cristianos el Hijo de Dios. Pero, a medida que avanzan los estudios bíblicos, se cuenta con más indicios. El biblista Ariel Alvarez Valdés compendia los datos que se tienen hasta ahora”.

    En las páginas centrales 6 y 7, la información es presentada bajo el título “La vida oculta de Jesús”, por el mencionado especialista Alvarez Valdés, quien da algunos datos de la vida de Jesús.

    No es novedad que Clarín no refleje con exactitud el enunciado del título y la información que  desarrolla en el cuerpo del texto explicativo. Como dice Carlos Francisco Holubica “esta falta de coherencia afecta la calidad de la información sobre los hechos. En consecuencia, la tarea periodística se desdibuja: en lugar de reducir la incertidumbre del público la incrementa, porque le hace más dificultoso el conocimiento de los hechos”. (1)

En el cuerpo de la nota el biblista santiagueño describe hechos de la vida del nazareno que conoce cualquier cristiano verdadero, no me refiero a los cristianos sociales que se juntan para comer con glotonería  y beber hasta emborracharse en Navidad.

    En realidad, no dice nada novedoso. Es más, creo que no pretende enmudecer a nadie con su sapiencia. Quienes quieran desasnarse pueden recurrir a diversos trabajos, sencillos y esclarecedores como por ejemplo:  “Los relatos de la infancia de Jesús” de Charles Perrot, sacerdote de la diócesis de Moulins, profesor del Instituto Católico de París;  “Jesús ¿historia o leyenda?” de los sacerdotes R.Viola y C. Naveillán; “Realidad histórica de Jesús de Nazaret” del filósofo y teólogo Ramón M. Fondevila, y  “Jesús y los problemas de su historicidad” del especialista en Nuevo Testamento, Wolfgang Trilling. Asimismo, dentro de la línea periodística realiza un buen trabajo el polémico italiano Vittorio Messori: “Hipótesis sobre Jesús. Un periodista investiga a fondo el misterio de los Evangelios”.

    Por ende, el texto de Alvarez Valdés no tiene nada que ver con los títulos que lo presentan: “La vida oculta de Jesús” ni con la “Infancia y juventud. El Jesús Desconocido”.

Otra cuestión hubiera sido si el teólogo argentino hubiese realizado una crítica a las diversas hipótesis y a los autores disidentes del cristianismo ortodoxo. A saber: “Droga, mito y cristianismo” (John M. Allegro); “La historicidad de Jesús y los rollos del Mar Muerto” (John M. Allegro); “Vida de Jesús” (Ernest Renan); “La vida mística de Jesús” (H. Spencer Lewis);  “Las doctrina secretas de Jesús” ( H. Spencer Lewis); “Cristianismo esotérico” (Annie Besant);  “De Belén al Calvario” ( Alice A. Bailey);  “El evangelio de acuario de Jesús el Cristo” (Levi H. Dowling); “Jesús hombre y no Dios” (Joaquín Trincado); “ Vida de Jesús” ( dictada por él mismo a la médium Sra. X la 1ra. Parte. La 2da. Parte al médium XX); “Las tres vidas de Cristo” (Boris C. Cristoff); “Jesús murió de viejo” (Holger Kersten); “Jesucristo, el gran desconocido” (Diego Rubio Barrera); “Jesús vivió y murió en Cachemira” (Andreas Faber-Kaiser); “Jesús o el secreto mortal de los templarios” (Robert Ambelain); “Los secretos del Gólgota. La historia no manipulada de Jesús y el cristianismo” (Robert Ambelain); “El hombre que creó a Jesucristo.  La vida secreta de san Pablo” (Robert Ambelain); “El enviado” (J.J. Benítez); “El ovni de Belén” (J.J. Benítez); “Caballo de Troya”( J.J. Benítez. Varios tomos); “El juicio contra Jesús” (Weddig Fricke); “El partido de Jesús” (Hugh J. Schonfield); “El enigma sagrado” (Michael Baigent y otros); “Entre Cristo y Satanás” (Kurt Koch); “Jesús, el filósofo por excelencia” (Carlos Brandt); “Jesús y Jesús y los esenios” (Eduard Schuré);  “Cristianismo místico” (Yogui Ramacharaka); “El cristianismo y los misterios de la antigüedad” (Rudolf Steiner); “Los maestros” (David Anrias”; “El beso de Judas” (Blas F.A.Burzio); “Cristo de pie” (Alberto Cormillot y Dalmiro Saenz); “El significado oculto de los evangelios” (Osho); “El cristianismo al descubierto” (Ladislao Vadas) y “El Codigo  Da Vinci (Dan Brown)”, entre otros.
    Cabe destacar que Alvarez Valdez ha publicado varios libros de divulgación sobre temas bíblicos con un lenguaje sencillo y accesible para legos.
    El sincero especialista de Santiago de Estero remata su nota:  “La vida oculta de Jesús, pues, no tuvo nada de extraordinario ni prodigioso, como lo pintan las absurdas leyendas tejidas sobre ella. En esta atmósfera sencilla y familiar de los poblados de Galilea, el niño Jesús creció, maduró y descubrió la vida. Este fue el clima que Jesús respiró y asimiló durante 30 años”.
    Suena a broma. En resumen: la vida oculta de Jesús que el titular anuncia con bombos y platillos no tuvo nada de oculta.
El Jesús blanco


El Jesús de Silvio Berlusconi y de Clarín

    La frutilla del postre la agrega Clarín cuando incorpora un recuadro que titula:Componen su rostro. ¿Jesús adolescente? Ilustra esta subnota con una foto idéntica a la de la tapa, pero en tamaño reducido. Aclaro que la primera plana se ve una imagen del supuesto Jesús niño, de 25 x 22 centímetros. Se suma al “gancho” para atraer lectores desprevenidos el título “El Jesús desconocido”, con tipografía muy grande.
    Dice el texto recuadrado, en página 7: “Si de la infancia y la adolescencia de Jesús se sabe poco, de su aspecto físico en aquellos años, menos. Sin embargo, la policía científica italiana – a pedido de un canal de televisión- esbozó el año pasado los supuestos rasgos de su cara cuando tenía 12 años. La composición fue realizada a partir de la imagen impresa en la Sábana Santa que, según la tradición cristiana, envolvió el cuerpo sin vida de Jesús. ‘Efectuamos un trabajo riguroso y podemos decir que, si bien los datos a nuestra disposición eran limitados, hemos plasmado una óptima hipótesis’, dijo Carlo Bui, responsable de esa área policial. El sistema que se utilizó es el mismo que se emplea para encontrar delincuentes escondidos desde hace años o personas desaparecidas, cuyos rasgos cambiaron por el por el paso del tiempo. Claro que, en vez de ‘envejecer’ la imagen del rostro, en este caso se hizo al revés: se la ‘rejuveneció’. La imagen compuesta arroja un rostro con boca pequeña y ojos vivos. ‘Me sorprendió la profundidad de los ojos’, dijo el dibujante interviniente, Andrea Amore. Si bien la Sábana Santa fue desestimada por pruebas de carbono 14 hechas en 1989, destacados expertos criticaron la forma en que se realizaron”.
    Parecería que Alvarez Valdés no tuvo incidencia ni en el texto del recuadro ni con la tapa del suplemento.
    Por otro lado, el autor de la subnota se equivoca en la fecha, pues la imagen no se “esbozó el año pasado” sino en 2004. (2) La reconstrucción la realiza la Unidad de Análisis de Crímenes Violentos (UASV) de la policía científica italiana  a pedido del canal de televisión privado italiano Retequattro, de Silvio Berlusconi, para emitirlo en las proximidades de las fiestas navideñas.
    Dejo por sentado que no opinaré sobre la autenticidad o falsedad del llamado sudario de Cristo, de Turín o santa síndone. Un estudio así, merece otro tratamiento, imposible en este informe.
    Los interesados pueden consultar en Tribuna de Periodistas el análisis de Ladislao Vadas “EL SUDARIO DE TURÍN. UNA FALSA CREENCIA DESENMASCARADA POR LA CIENCIA”. Creo que no hay que se un semiólogo para interpretar el título.
    En Clarín sólo se muestra este Jesús blanco, rubio y de ojos celestes. Imagen ideal para el etnocentrismo de Hollywood, pero no para la realidad del entorno zonal de la época.
    ¿Será que el Hijo de Dios de los cristianos debe ser blanquito, tener ojos celestes y cabellos rubios? Una tipología similar a Mauricio Macri.
El otro Jesús, el negro
Además de la versión blonda macrista, tenemos un par de Jesús negros o morochos. Una onda Román Riquelme, menos fashion.
    Expresa José Manuel Vidal que “los investigadores del Centro de Investigaciones de Médicos Forenses de Calabria (CIMEF), dirigido por Aldo Barbaro, utilizaron sus técnicas patológicas para intentar descubrir el rostro de Cristo (...) llegaron a un retrato robot diferente del de la policía científica [UASV] . Partieron no de la Sábana Santa directamente, sino de una reproducción de dicha imagen realizada por el pintor armenio Ariel Aggemian. ‘Usamos tres tipos de software y redefinimos algunos rasgos particulares del rostro del cuadro, como la barba. Modificamos la mandíbula y dimos características a los usos y tradiciones de la gente de ese período de la Historia’, explica Aldo Barbaro, director del CIMEF y profesor de Ciencias Forenses de la Universidad católica La Sapienza de Roma. El resultado es un joven de 16 años, de mirada dulce y contextura delgada, pero a diferencia del Cristo de la policía científica, tiene la piel morena, el cabello oscuro, la nariz ligeramente aguileña y los labios finos”. (3)


El Jesús de Ariel Aggemian

    Una reconstrucción anterior, de 2001, muestra un rostro similar al del CIMEF. Dice el periodista de investigación español Pepe Rodríguez: “Años de tradición, nos han acostumbrado a una imagen física de Jesús que era antropológicamente absurda e imposible: ningún judío, y Jesús lo fue, de su época y región de residencia podía parecerse ni remotamente a la imagen que el arte cristiano le adjudicó. Según la información publicada en España por el diario El País (28-3-2001), la BBC, finalmente, se ha atrevido a aproximarse científicamente al posible rostro que pudo tener Jesús. Lo ha hecho con la ayuda de un cráneo judío del siglo I hallado en Jerusalén y de tecnología gráfica digital de última generación. El encargado de la cuidadosa tarea de reconstrucción facial ha sido el prestigioso forense Richard Neave (Universidad de Manchester), que ha tratado de acercarse a la cara original que tuvo el cráneo cubriendo con capas de arcilla la calavera; una técnica que ya había empleado él mismo con éxito para identificar a la víctima calcinada de un accidente ferroviario en Londres, y que es usada habitualmente por la policía a fin de poder identificar cadáveres desfigurados. El resultado es el nuevo y sorprendente rostro de un Jesús conpómulos y nariz prominentes, cabello rizado y tez morena (...) Según Jeremy Bowen, antiguo corresponsal de la BBC en Oriente Medio y presentador de la serie titulada ‘El hijo de Dios’, para la que ha sido reconstruido el rostro, ésta podría ser la versión más fiel a la realidad. ‘Hay muchos varones parecidos a éste en Jerusalén. Es un auténtico judío de la zona y todavía puedes verle hoy pasear por la ciudad repetido en multitud de rostros’, ha dicho. El cráneo utilizado para la reconstrucción fue elegido por el arqueólogo Joe Zygas, miembro del grupo que inspeccionó el cementerio descubierto durante la construcción de la carretera en Jerusalén. Una vez comprobado que los esqueletos allí incluidos eran judíos por la forma en que estaban alineadas las tumbas y los objetos esparcidos por el terreno, el equipo de expertos fechó la excavación hacia el siglo I de nuestra era. Zygas escogió el cráneo que le pareció más representativo de un vecino de la época y sobre él trabajaron luego Neave y la BBC. El primero reprodujo sin problemas las cejas, la nariz y la mandíbula, que, según él, ‘vienen dadas por la forma misma del cráneo’. El pelo, la barba y el color de la piel fueron añadidos con ayuda de la BBC, basándose en las caras de Cristo pintadas hacia el siglo III en frescos conservados en Siria e Irak. ‘La arqueología y la ciencia anatómica arrojan más luz que el arte sobre el posible rostro de Cristo’, ha dicho Jean Claude Bragard, productor de la serie para la BBC en colaboración con el canal Discovery y France 3”. (4)


El Jesús de la BBC

    El especialista en textos bíblicos Marc Goodacre, de la Historian University of Birminghan —quien es entrevistado para la serie coproducida por la BBC Manchester, el Discovery Channel y France 3— opina que el estilo del judío medio de una época próxima a Jesús posee pelo corto y rizado. También,  la barba debería ser corta y rizada negra. Agrega que la piel debía ser oscura, pues en los antecedentes genéticos de Jesús hay afroasiáticos, como Ruth y Rahab.
    Por otro lado , el escéptico José Luis Calvo realiza una crítica a este “armado facial”: “Creemos que es necesario dar una ligera explicación de cómo se efectúa una reconstrucción facial. El primer paso es reconstruir la calavera algo que en este caso parece que no fue necesario al haberse encontrado una en buen estado de conservación. A continuación se modelan los músculos de la masticación en especial los maseteros y los temporales ya que son los que afectan a la expresión del rostro. Dado que estos músculos tienen áreas de inserción definidas en los huesos del cráneo (por ejemplo, la superficie de inicio de los temporales viene dada por la línea temporal) es una tarea que se puede realizar con un alto grado de certeza.
    Concluido este paso, se inicia la reconstrucción de los músculos faciales. Éstos no dejan marcas tan pronunciadas en los huesos del cráneo, sin embargo su disposición es muy semejante en todos los seres humanos. Se pasa, entonces, a añadir la anatomía blanda (cartílagos, tejido adiposo, piel y ojos). Alguno no presenta mayores problemas, los ojos (su posición y su tamaño) vienen dados por las órbitas, existe una relación proporcional entre la anchura de las alas de la nariz y la abertura nasal, la posición de las orejas viene determinada por los conductos auditivos... Otros, sin embargo, no pueden reconstruirse con certeza como son el espesor de la capa adiposa y de la piel. Aunque existen estadísticas modernas sobre las medidas más frecuentes en distintas edades y poblaciones, éstas se ven afectadas también por la alimentación del sujeto. Otros aspectos son completamente inciertos como el color de los ojos, el del pelo y su disposición. El procedimiento empleado para la reconstrucción del color y la forma del pelo en este caso es muy discutible. Los artistas del s. III tenían tan poca idea del aspecto real de Jesús como nosotros mismos. No se ha conservado (si es que existió alguna vez) ninguna representación artística temprana de Cristo (algo lógico si consideramos que todos los primeros discípulos del Nazareno eran judíos). Las supuestas Santas Faces existentes, además de no concordar entre sí, son fruto de leyendas tardías como es el caso del llamado retrato del rey Agbar. Tampoco nos ha llegado ninguna descripción física hasta el punto de que ignoramos, por ejemplo, la verdadera edad de Jesús, algo que resulta importante para realizar una buena reconstrucción facial. Si estos problemas no son definitivos, no podemos decir lo mismo del otro aspecto de la cuestión, la elección del cráneo. De acuerdo con la noticia citada anteriormente, el trabajo se realizó sobre un único cráneo seleccionado por ser el que al arqueólogo Joe Zygas le pareció más representativo de un judío del s. I como era Jesús. Aquí vemos ya un error, el de que no existe justificación suficiente para asegurar que la elección del Sr. Zygas sea correcta. ¿No hubiera sido preferible, si lo que se pretendía era encontrar un 'rostro típico’, el haber realizado la medición de todos los cráneos encontrados en el yacimiento para ver qué características eran las que estadísticamente resultaban más frecuentes en los varones de treinta y tantos años (que es la edad supuesta de Jesús) y efectuar la reconstrucción a partir de ellas? Aunque se hubiera actuado de esa manera, el resultado obtenido hubiera sido un ‘retrato general’ de los varones judíos de esa edad en el s. I, pero jamás podríamos afirmar que ésa es la faz de Jesús el Nazareno. Si observamos a nuestro alrededor podemos apreciar que las características físicas de las personas que nos rodean presentan una gran variedad. Podemos establecer unas características estadísticas medias en cuanto a estatura, complexión física, color de pelo, de ojos... pero no tenemos la certeza de que una persona concreta a la que no conocemos esté en esos valores medios ni siquiera cercana a ellos. Como mucho, la reconstrucción facial presentada sería la de un ‘judío medio’ pero no sabemos si Jesús lo era o no. Con el mismo criterio, se podría haber dicho que esta faz corresponde a Judas Iscariote, a Simón o a Santiago. Así las cosas, podemos preguntarnos por la razón de que esta noticia aparezca en estos momentos. Creo no ser injusto si señalo que es, presumiblemente, una maniobra publicitaria en torno a la serie de la BBC. Serie de cuya calidad, si es cierto lo que se dice de la traición de Judas, debo empezar a desconfiar”. (5)
Por su parte, el editor de New Nation, Michael Eboda, sostuvo que la piel de Jesús era oscura. Argumenta que hace 2.000 años la población de Belén estaba compuesta por grupos humanos que provenían de África central, como babilonios, egipcios y etíopes.
    Esta revista se orienta a con exclusividad a la comunidad negra británica.
    Asimismo, Jean-Claude LaMarre dirigió "El color de la cruz” (Color of the Cross"), film que muestra a un Jesús negro. Se estrenó en 2006.


Escena de la película

    Dice el director de origen haitiano: "Nuestra película no se trata de generar una división entre los cristianos, sino de ampliar su perspectiva. Durante siglos, la representación que hizo Leonardo Da Vinci sobre Jesús ha sido ampliamente aceptada. Nosotros estamos ofreciendo una imagen alternativa. Hay campo para todo. Estaremos buscando la bendición del Papa para ésta". (6)


Afiche de la película

    Recordemos que hay antecedentes de negritud en otros filmes sobre Jesús. Tan es así, que en  1973 el musical “Jesucristo Superstar” llevaba a la gran pantalla a un Judas negro. En tanto que  en 1992,  “The second coming” mostraba un Jesús contemporáneo, negro y con rastas.
    Evidentemente, los negros se vienen con todo. ¿No será hora de que algún Jefe de Gobierno levante un muro que proteja la Ciudad Autónoma de Buenos Aires?
Conclusión

    La temática sobre Jesús es inagotable. Según Messori “en sólo el siglo pasado, se le han dedicado cerca de 62.000 volúmenes. En la Biblioteca Nacional de París, espejo de la cultura occidental, la palabra ‘Jesús’ es la segunda por el número de fichas. La primera, significativamente, es Dieu”. (7) En los últimos tiempos, se han agotado varias ediciones de “El Código Da Vinci”. El negocio editorial necesita este material de info-entretenimiento disfrazado de investigación.
    Con respecto a Clarín, sostengo que es el emergente de la clase media argentina. Cada país tiene el periodismo que se merece, para el “gran pueblo argentino...salud” ...”el gran diario”.

Néstor Genta

Bibliografía y reconocimiento de fuentes:

1. Holubica Carlos Francisco. Títulos y noticias: investigación sobre problemas de  coherencia. El caso Clarín. Agebe. 2006.p.85.

2. http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=159224  Reconstruyen el rostro de Jesús cuando tenía 12 años a partir de la Sábana Santa Viernes 24 de Diciembre de 2004.

3.http://www.elmundo.es Vidal José Manuel. Así era Jesús a los 12 años.

4.http://www.pepe-rodriguez.com La imagen más probable del rostro de Jesús.

5.http://digital.el-esceptico.org Calvo José Luis ¿La santa faz?

6. http://www.cinemacuteo.com/component/option,com_akocomment/task,quote/id,151/Itemid,2/

7. Messori Vittorio. Hipótesis sobre Jesús. Un periodista investiga a fondo el misterio de los Evangelios. Ediciones Don Bosco Argentina. 1979.p.17.

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment