Mariano Ferreyra, otra muerte en manos de mafiosos.

Lo que escribo hoy va a tirar insultos - o mejor dicho culpas- a todos los bandos por lo que no se queden en las primeras críticas para comentar sino que expándanse a leer todo el texto.
Cuando comencé el CBC éste año la carrera en la que me había anotado era Derecho, tal vez por herencia, tal vez por quererlo pero estaba casi seguro que entre la escritura y lo que hago constantemente debía ser abogado en el ámbito laboral.
De a poco me fui dando cuenta del error que había cometido, en el cual de seguir por ese camino estaba optando por ser un estafador más y no -como yo quería- ayudar al más necesitado.
Los jueces corruptos, negociadores con las patronales y las empresas nunca llevan casos a juicio obligando a los trabajadores a contentarse con las limosnas empresariales.
Las patronales traidoras defendiendo más su puesto jerarquizado que el bienestar del trabajador y algunos aspectos más.
Planeaba ser abogado para la CTA, estaba ya decidido, suerte que cambié de opinión antes de ver todo el desastre que armaron en las elecciones de este año en las cuales se discriminaron las clases clasistas, se metió el kirchnerismo de lleno en la organización para dividirla y mantener la hegemonía de la Confederación General del Trabajo y para ver cómo se encargaban ambos lados en manipular los votos en vez de  mostrar propuestas decentes e innovadoras para poder ser votados realmente por los trabajadores.
Esto obviamente no fueron mis únicas razones para cambiarme a Sociología, pero sí gran parte.

Algunas personas suelen pensar que las épocas en las cuales el peronismo de derecha estaban al mando del país pasaron a otro plano de la historia pero ¿cuán cierto es eso? Marx decía que la historia siempre se repite, primero como tragedia, y después en forma grotesca, ¿puede estar acertando Marx en sus frases?
Personalmente, no creo que lleguemos al punto de igualar los años en las cuales las estructuras peronistas estaban llenas de Ruccis y Lorenzos Migueles, mucho menos en la cual las Tres Armas coparon las instituciones sindicalistas transformándolas en un arsenal de asesinos pero si podríamos encontrarnos en la fase grotesca de los asesinatos ocurridos hace ocho años en el puente Pueyrredón donde perdieron su vida Kosteki y Santillán por el contexto diferente en el cual nos hayamos.

Si bien las consecuencias de los que dieron la vida en esa época por mejoras que en el resto del mundo están incorporadas al Estado de Derecho hoy son sólo ejemplos de luchas que poco a poco comienzan a reivindicarse,la situación ocho años después sigue siendo la misma si miramos algunos aspectos de la cotidianeidad.
No podríamos decir que estamos igual que en el  2001 porque sería una farsa, pero tampoco podemos decir que abandonamos las fases neoliberales que azotan los países mundiales, en esta última afirmación hago hincapié en una canción de la banda de hardcore Los Ingobernables que grita a voz seca: "No me trago la del poder, yo no como vidrio, esto no es otra cosa que neomenemismo".
Ahora capaz estaré desilusionando a unos cuantos compañeros que me leen, pero la verdad no tiene que afectar a nadie, en este gobierno aunque se crea que alejamos al FMI sólo les damos un poco de distancia para que en 30 años cuando tengamos que pagar la deuda que hoy supuestamente ya no debemos nos vengan a tirar una  de sus mágicas recetas nuevamente, leo a diario que el gobierno "Nacional y popular" combate el capital ¿Qué capital hablan?
Volviendo, no estamos igual porque económicamente la crisis pasó -como debía ser en una crisis de sobreproducción en la cual el ciclo económico estanca y vuelve- pero las condiciones laborales siguen siendo las mismas (o peores), el descontento popular es cada día mayor, la explotación del hombre por el hombre pasa inadvertida en la enajenación cotidiana y las empresas que se las juegan independientes, sin patrones como las FaSinPat terminan siendo ilegalizadas.
Tampoco podemos olvidar la gran mentira del cambio de personajes a nivel político, no hay que ser tan necio como para no darse cuenta que los que ayer privatizaban YPF hoy votan en contra del 82 % móvil y los que recibían coimas gigantescas para votar los proyectos del peronismo hoy son los mismos que repudian el asesinato de Mariano Ferreyra.
Hoy hablaba con un compañero de la facultad (¡Che pola! te mando un saludo) de que nuestro país es peronista, y es verdad, cualquier persona que no tenga opinión personal y deseé tener la vida hecha sólo le hace falta aprender a mentir y hacerse peronista. ¿De qué manera sino se podría explicar la presencia de Menem, Duhalde, Reutemann y otros innombrables en el PJ?
Para hablar del peronismo hay que hacer una salvedad en cuanto a que peronismo hablamos, si hablamos del Perón querido, el gran trabajador, si hablamos del Perón de la segunda presidencia, o el pobre viejo y sólo Perón de la mínima tercera presidencia.
Lo que quiero decir es que el peronismo no sigue una línea fundada sino que fue variando sus conjeturas históricas determinando el contexto internacional. Por eso mismo también podemos ver al Perón fascista, que masacró a los Mapuches y  censurador que según el órgano del PRT cuando hablaba del PJ lo definía como el"partido de la burguesía que aleja las masas del socialismo".
El peronismo tuvo siempre la misma virtud, la de dar favores a sus afiliados discriminando a quienes no lo son y dejándolos en la miseria. ¿Hasta cuando un Gobierno autodenominado Nacional y Popular puede seguir resistiendo la verdad de las provincias del interior o directamente del conourbano bonaerense?
La verdad se me escapa de las manos a la hora de escribir y tantas cosas quiero poner que dudo que alguien llegue a terminar de leerlas.

Las culpas están echadas para todos lados, para el ejecutivo por llamar a la barra de Racing Club y pedir liberar la zona, para los compañeros del Partido Obrero a los cuales les mando mi más sentido pésame que sólo querían un mártir para  comenzar la revolución, para el hijo de puta de Duhalde (que ya tiene un historial bastante bonito en asesinatos), para Moyano por ser Moyano y hasta para Quebracho por tirar piedras hasta en el velorio.
Pero quienes se manejaron constantemente en críticas NO constructivas olvidaron que aquí no murió un militante, aquí murió un pibe, con sueños, con anhelos, con un futuro tal vez grande, tal vez chico pero un futuro en fin.
Si yo quisiera hacer mi crítica me basaría en nombrar cuestiones fundamentales como a Moyano y Pedraza que siguen el estereotipo de sindicalista que Raymundo Gleyzar inmortalizó en la película Los traidores. Con Duhalde y Kirchner ni me meto, cargar muertos en la espalda no es algo grato y los últimos cuatro que nombré (dudo del último, tengo mis creencias en los otros tres) lo llevan como nene que lleva la mochila a la escuela.
Del PO no hay mucho que decir, no soy de los ingratos que opinan que ahora Altamira sale a hacer proselitismo con la muerte de Mariano cuando es lo mínimo que debería hacer. Me gustaría ver si al PJ le matan a algún militante en una marcha que harían. Apoyo al PO en todas las medidas que tomen con respecto a la reivindicación de la lucha de Ferreyra, y hasta creo que la violencia popular llegaría mucho más lejos que esperar que la justicia pueda meter mano en toda la impunidad existente en los grupos mafiosos que administran nuestro país.
De Quebracho tengo que decir que.... es Quebracho, no tienen ideología, van enmascarados hasta a comprar puchos, es una vergüenza, cada día me arrepiento ser de izquierda por las personas que se espantan de nuestra ideología por estos muchachos que lo único que plantean es - a lo anarquista- romper "El Capital".
Muchos cabos habría que atar, por ejemplo las declaraciones de Aníbal Fernándezapoyando la liberación de la zona, los videos del programa de Eduardo Feinmann en el cual muestran los responsables de la masacre que tuvo lugar y el supuesto acuerdo con los tercerizados que tuvo lugar en el día de ayer.
Quiero que noten un detalle que tuve la picardía de notar, miren estas dos fotos:

La primera el homicidio de Mariano Ferreyra, la segunda Kosteki y Santillán, todos víctimas de este sistema de explotación mafioso que se dio a nivel mundial y obtuvo un toque aún más macabro en nuestro país por la utilización de las históricas instituciones socialistas como los gremios para el beneficio de los empresarios.
Es hora de un cambio, las cosas no pueden continuar así, el repudio mío puede llegar a mezclarse con el repudio de toda la gente interesada en los otros pero es uno más, un alma que se suma en la lista.
pd: listo, me descargué

Fuente: http://gaviotasblindadas.blogspot.com/

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment