Internet: cierran uno de los grandes proveedores

Le quitó el permiso a esa empresa del grupo Clarín y deberá dejar de operar en 90 días. Advierten que miles de hogares se quedarían sin servicio

El gobierno nacional anunció ayer la "caducidad" del permiso que tenía la empresa Fibertel para brindar acceso a internet y fijó un plazo de 90 días para que sus usuarios -miles en La Plata y más de un millón en todo el país- puedan contratar un nuevo prestador del servicio. La polémica medida fue anunciada por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y generó inquietud e interrogantes entre los abonados de esa compañía, que ahora tendrán que recurrir a un nuevo proveedor.
La medida fue dispuesta por presuntas irregularidades en la habilitación que tenía Fibertel, una empresa del Grupo Clarín que se fusionó con Cablevisión (ex Multicanal) y que en la mayoría de los casos lleva banda ancha de internet a hogares y oficinas en forma conjunta con el servicio de TV por cable.
"Ya no existe más Fibertel", dijo el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, al anunciar la resolución 100 de la cartera que encabeza. Concretamente, denunció que la empresa "incumplió la ley nacional" y "usurpó" una licencia para ofrecer el servicio de acceso a internet.
Tras el anuncio oficial, Cablevisión difundió un comunicado en el que denunció "otro gravísimo capítulo dentro la escalada, cada vez más totalitaria, de ataques del Gobierno contra las empresas del Grupo Clarín".
Cuenta regresiva. De acuerdo al anuncio del Gobierno, los clientes de Fibertel tendrán a partir de ahora un plazo de 90 días para hacer la "migración" de sus datos (por ejemplo una cuenta de correo electrónico, los contactos que se hayan generado a partir de esa dirección de mail, las agendas, etc.) hacia otra prestadora del servicio de acceso a internet.
Con todo, la decisión del Gobierno obliga ahora a más de un millón de usuarios a buscar otro prestador, y al mismo tiempo abre un nuevo y prometedor horizonte para las telefónicas, principales competidoras en materia de acceso pago a internet.
Futuro incierto. La medida tomó por sorpresa a los abonados y ayer fueron miles las quejas, inquietudes y planteos que se volcaron en blogs, foros de opinión y espacios que fueron abiertos especialmente para el debate de la medida oficial.
Según los especialistas, la decisión del Gobierno de quitarle la licencia a Fibertel traerá consecuencias que irían más allá de una simple mudanza de usuarios de una compañía a otra. De hecho, ayer varios expertos en comunicaciones salieron a advertir que no todos los clientes de esa compañía podrán volver a tener internet.
Concretamente, la conectividad de muchos usuarios de la red se podría ver restringida por el plazo de implementación de la nueva disposición (90 días) y las posibilidades técnicas de ofrecer el servicio por parte de empresas que utilizan una tecnología distinta a la de Fibertel.
A esa conclusión arribó Henoch Aguiar, abogado y ex secretario de Comunicaciones entre 1999 y 2001, que en declaraciones a la prensa consideró que los tres meses de plazo para que Fibertel abandone sus actividades no alcanzarán para reconectar a los más de un millón de usuarios de esa empresa.
Una mudanza difícil. Pero el pronóstico de Aguiar no es el único dato que preocupa a los usuarios. Porque además de conseguir lugar para la mudanza, los clientes de Fibertel deberán "migrar" sus datos, tanto los personales como comerciales, que hayan generado en el servicio que hasta hoy les brinda la prestadora "cerrada" por el Gobierno.
Sin vueltas, los usuarios deberán gestionar que sus cuentas de correo electrónico (por ejemplogomez@fibertel.com.ar), agendas, contactos, páginas web alojadas en servidores de esa empresa, y datos sensibles para el comercio electrónico y las finanzas personales, por nombrar sólo algunos ejemplos, pasen a su nuevo proveedor, con el riesgo que implica perder la "identidad" en el camino.
A la cuenta regresiva de los 90 días y a la mudanza de "identidad" se suma también un factor geográfico. Como la tecnología de cablemódem que utiliza Cablevisión es distinta a las que emplean las principales competidoras, los especialistas señalan que habrá zonas en las que la reconexión no será posible. Concretamente, son las que se encuentren a más de 3,5 kilómetros de una central telefónica.
Las alternativas. En la Argentina hay más de 4,2 millones de conexiones a internet, y los mayores proveedores son Telefónica (con su marca Speedy), Telecom (Arnet) y Fibertel (Cablevisión, donde participa el grupo Clarín).
Si prospera la decisión oficial, que ahora Cablevisión busca impugnar en la Justicia, lo más probable es que los clientes busquen refugio en Speedy y Arnet, según estimaban ayer empresarios y referentes del sector de las telecomunicaciones.
Con todo, los especialistas estiman que, tras la medida oficial, en los próximos meses aparecerán nuevas empresas de conexión a internet que saldrán a pelear por los clientes que -según los planes del Gobierno- perderá la compañía Fibertel dentro de 90 días.
Nace un nuevo mapa. Con todo, las telefónicas podrían repartirse más de un millón de clientes, aunque la medida también podría beneficiar a la ascendente Telecentro, que hoy ofrece TV por cable, telefonía y acceso a la web por unos 170 pesos mensuales, aunque el precio varía según la zona y la cantidad de servicios.
A la carrera también se sumaría la empresa DirecTV. Ayer, en medio de la polémica por el cierre de Fibertel, la presidenta Cristina Kirchner recibió a directivos de la empresa de televisión satelital, quienes le presentaron el plan de inversiones para este año y el próximo, y anunciaron que comenzarán a prestar servicio de internet de banda ancha en la provincia de Mendoza.
Por su parte, Speedy posee 1.406.000 clientes, mientras que Arnet contabiliza 1.274.000 facturas. Ahora ambos podrían sumar el 1.055.000 clientes que posee la ahora "suspendida" Fibertel, de Cablevisión.
MILLONES
Aunque sin confirmación oficial de la empresa, especialistas en comunicaciones estiman que Fibertel mueve un monto cercano a los 60 millones de pesos mensuales y 180 millones de dólares anuales. Tiene 1.055.000 clientes en todo el país

Fuente:
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment