El juicio sobre el Memorándum con Irán quedó en manos de jueces nombrados por Cambiemos sin concurso

Un tribunal con suerte para los sorteos

Después de que Casación rechazara los reclamos de las defensas para transparentar el sorteo, el Tribunal Oral Federal 9 fue designado para llevar el juicio en que están acusados CFK, Timerman y otros ex funcionarios. En el mismo TOF había recaído el caso Báez.

Por Raúl Kollmann

El afortunado juez Alejandro Noceti, uno de los preferidos del Gobierno.

El afortunado juez Alejandro Noceti, uno de los preferidos del Gobierno.


Imagen: AFP

Comodoro Py no deja de generar escándalos. Ayer se realizó el sorteo para asignar el Tribunal Oral Federal (TOF) que llevará adelante el juicio por el caso del Memorándum de Entendimiento con Irán. Como se sabe, los principales imputados son Cristina Kirchner y el ex canciller Héctor Timerman, pero hay otras diez personas que estarán sentadas en el banquillo, imputadas por haber firmado un tratado que convalidó el Congreso y nunca entró en vigencia. Las defensas pidieron ayer que el sorteo fuera manual y presenciado por las partes, pero la Cámara de Casación lo denegó. Entonces se pidió la supervisión de un perito informático. También la respuesta fue negativa. Como era cantado, el oscuro procedimiento terminó con la designación del Tribunal Oral Federal 9, conformado por una ley especial impulsada por Cambiemos y que le permitió a la alianza gobernante, con mayoría simple en el Consejo de la Magistratura, designar tres magistrados a dedo, sin que hubieran concursado por el cargo. Ese mismo tribunal había resultado también designado en un polémico sorteo, igual de oscuro, para llevar adelante el juicio por lavado de dinero contra Lázaro Báez y otras 22 personas. Para redondear las cosas, con una resolución interna, la Procuración designó, también a dedo, al fiscal ante el tribunal. Carlos Gimenez Bauer, que era fiscal en el fuero criminal y pasó a ser fiscal federal con la simple firma del procurador Eduardo Casal. Las defensas presentarán recursos de inconstitucionalidad contra la designación de los jueces del TOF 9.

Hace un mes, la periodista de este diario Irina Hauser describió así la conformación del tribunal que tendrá a su cargo el juicio por el Memorándum.  “El nuevo tribunal oral de Comodoro Py está integrado por los jueces Alejandro Noceti Achával, Silvia Mora y Alejandro Becerra. Noceti es considerado un ultraconservador en tribunales y de posiciones jurídicas duras. En un juicio por crímenes de lesa humanidad en Mendoza consideró que esos delitos prescriben, contra lo que dice la legislación internacional y la jurisprudencia local. Noceti viene del Tribunal Oral 17, donde tuvo como secretario a Juan Mahiques, representante del Gobierno en el Consejo, y quien postuló su nombre y el de los otros dos jueces para el nuevo tribunal. Noceti pidió pasarse al Tribunal 10, cuando se proyectaba que sería transformado en tribunal oral federal con el argumento de que llevaba muchos años (12) en el mismo tribunal y que el cambio haría ‘renacer’ su ‘ímpetu, dedicación y esmero’ (sic). Mora es la esposa del camarista civil Ricardo Recondo, ex presidente de la Asociación de Magistrados que hacía campaña con consignas antikirchneristas y conserva ascendencia en el Consejo y otros jueces. Becerra, hijo de un general del Ejército, también es hombre de carrera tribunalicia nombrado en 1993 y de perfil conservador”. El currículum de Noceti Achával incluye que, como juez en lo criminal, participó del tribunal que sobreseyó al barrabrava de Boca Rafael Di Zeo, en la megacausa por asociación ilícita y aquella paliza propinada en la tribuna de la Bombonera a hinchas de Chacarita. Como es obvio, Di Zeo ha mantenido magníficas relaciones con el presidente Mauricio Macri y su operador judicial, Daniel Angelici. Con Angelici como presidente de Boca, Di Zeo volvió a comandar la 12.

Durante la mañana de ayer hubo ingentes gestiones para lograr algún nivel de transparencia en el sorteo. La defensa de Oscar Parrilli, a cargo de Aníbal Ibarra y Roberto Boico, pidió que el sorteo se hiciera a la vieja usanza, en forma manual, con un bolillero en el que estuvieran todos los tribunales orales. El presidente de Casación, Eduardo Riggi, contestó que la Corte Suprema no permitía los sorteos manuales, por lo que debía realizarse de manera informática. De inmediato, los letrados presentaron un escrito pidiendo que el sorteo se postergara y que se les permitiera presentar un perito informático. Minutos más tarde, Riggi volvió a contestar y lo hizo en apenas cuatro renglones. Simplemente respondió que el pedido era improcedente. Riggi tiene autoridad en la materia ya que en su momento estuvo sospechado –hubo una causa judicial– de manipular el sorteo de la causa contra José Pedraza por el asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreira. Sea como sea, ayer el sorteo terminó en la designación del TOF 9, justito el tribunal elegido a dedo, sin concurso, por el Gobierno y sus aliados.

Las malas lenguas dicen que la próxima movida es que en el TOF 9 se intentarán acumular todas las causas contra el gobierno anterior. A partir del expediente Báez se tratará de derivar al TOF los casos de corrupción y a partir de la causa del Memorándum las que son más políticas, incluyendo la que trata de la muerte de Alberto Nisman. La jugarreta parece muy grosera, pero el rumor está instalado en Comodoro Py.

Del lado de las defensas, habrá una dura resistencia a que el TOF 9 encabece los juicios contra los funcionarios del gobierno anterior. Todo indica que pedirán la inconstitucionalidad de la forma en que fueron designados sus integrantes, conformando una alineación a dedo, sin concurso, especialmente dispuesta a condenar.

raulkollmann@hotmail.com

Fuente: Pagina12.com

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment