Irlanda: hallan fosa común en ex orfanato con restos de 800 niños

Los cuerpos de los pequeños de edad comprendida entre las 35 semanas y los 3 años, fallecidos en el período de actividad de ese centro, entre 1925 y 1961

Una fosa común, con restos de 800 niños, fue hallada en el interior de un ex orfanato católico, en el noroeste de Irlanda, que era administrado por monjas y cuyo fin era proporcionarles un hogar a mujeres que tenían hijos fuera del matrimonio y a niños que vivían en las calles, en su mayoría huérfanos.

Los restos pertenecerían a pequeños de edad comprendida entre las 35 semanas y los 3 años y que en el lugar sufrían desnutrición, enfermedades y miseria, con altísimos niveles de mortalidad y fallecidos en el período de actividad de ese centro, entre 1925 y 1961, pero especialmente durante los años cincuenta.

De la investigación surgió que quienes vivían en allí no lograban sobrevivir a esos tormentos y, una vez fallecidos, sus cuerpos eran dispuestos en el interior de fosas comunes, sin indicaciones sobre su identidad.

El “modus operandi” de aquellos centros fue admitido por los propios obispos irlandeses en 2014.

El descubrimiento se produjo por el trabajo desarrollado por una comisión de investigación sobre las “casas” para jóvenes madres solteras administradas por monjas.

La estructura donde fueron hallados los restos se encuentra en Tuam, condado de Galway, y las excavaciones se habían iniciado en octubre de 2016.

El caso había sido denunciado por un local histórico de la zona y luego llegó el “mea culpa” de la Iglesia Católica irlandesa, que gestionaba muchos de estos centros y favoreció la transparencia sobre aquellos hechos terribles tras años de secretos y encubrimientos.

En un comunicado, la Comisión de Investigación Pública manifestó su “conmoción” por lo descubierto hasta el momento y ahora pidió la intervención de las autoridades competentes para dar digna sepultura a los restos humanos.

La de Tuam no era la única estructura de ese tipo que funcionaba en la época. Había al menos una decena en toda Irlanda, donde eran enviadas alrededor de 35.000 mujeres embarazadas solteras, de hecho, para aislarlas del resto de la sociedad.

“Lamentablemente, hubo un tiempo en el que las madres solteras eran a menudo juzgadas y rechazadas por la sociedad, incluida la Iglesia”, declararon entonces.

Fuente: Diario Popular

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment