26 argentinos fallecen por día por automedicarse.

26 argentinos fallecen por día por automedicarse

La automedicación es un peligroso fenómeno que no para de crecer. 8 de cada 10 argentinos no consultan a ningún profesional médico y consumen fármacos, derivando en un promedio diario de 26 fallecidos.

La automedicación es un peligroso y lamentable fenómeno que no para de crecer entre la población. Tanto se extendió en el último tiempo que 8 de cada 10 argentinos no consulta a ningún profesional médico y consume productos farmacéuticos, derivando en un promedio diario de 26 fallecidos.

“Nuestra sociedad debe hablar de problemas derivados de tomar el medicamento incorrecto o de no tomar el medicamento correcto. El impacto en Argentina es muy impresionante, porque 8 de cada 10 mayores de 18 años se automedica, mientras que el 50% de la población -mayor de 18 años- toma los medicamentos en forma incorrecta”, señaló Marcelo Peretta, titular del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos.

No es todo, porque el experto manifestó, de acuerdo al informe, que “el 5% termina hospitalizado, lo que equivale a 162.000 pacientes hospitalizados cada año en Argentina”, a un promedio de 443 cada jornada.

¿Cuáles son los medicamentos que mayor daño causan entre quienes se automedican? “Tenemos un problema realmente grave con el consumo de ibuprofeno, paracetamol y aspirina. Hay venta libre en farmacias, pero también se venden en kioscos, ferias barriales y ahora hasta en los medios de transporte. Está completamente naturalizado”, señaló el especialista.

Acerca del trabajo estadístico, el 10% de los hospitalizados sufren reacciones adversas a medicamentos y el 1% de los pacientes internados por problemas relacionados con medicamentos muere. “Tenemos 24.000 fallecidos cada año como derivación de la medicación (65 cada jornada). El 40% de se total es por automedicación (26 por día). Es decir, personas que toman medicamentos sin control, ni consulta con médicos. Otro 40% se relaciona a pacientes que toman medicación con receta, y el restante 20% son personas que resultan medicadas con demora o ni siquiera llegan a tratarse”, dijo el experto.

El estudio del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos sostiene que “se gastan U$1.740 millones al año por problemas relacionados con medicamentos, que incluye nuevas consultas médicas, nuevos medicamentos recetados para tratar problemas ocasionados por los prescriptos inicialmente, internaciones, nuevas enfermedades o lesiones graves, ausentismo laboral o escolar, pérdida de calidad de vida, y un largo etcétera”.“El problema afecta principalmente a los mayores de 65 años. Hay adultos mayores que son medicados con 15, 18 y hasta 21 medicamentos distintos. Es un tema recurrente en neustros congresos. Hay que sacarle medicación. Está comprobado que si le sacamos medicamentos, su salud mejora”. expresó Peretta, en diálogo con Diario Popular.

El profesional dijo, asimismo, que “desde el sindicato venimos pidiendo a las autoridades desde hace varios años la creación de una secretaría que ponga orden a esta problemática que se lleva tantas vidas, y decimos que es posible realizar políticas efectivas de control, por ejemplo en nuestra obra social estamos llevando adelante estos controles con nuestros propios pacientes, para que no se automediquen pero tampoco estén sobremedicados”.Finalmente, Peretta expresó que “se debe decir que la industria de los medicamentos es la que montó un negocio para acrecentar las ventas, sin importarle nada la salud de los ciudadanos, entonces en lugar de enfocar en solucionar los problemas, lo que hacen es agravar el problema, por lo que es absolutamente necesario que el Estado tome cartas en el asunto”.

En torno al problema de los medicamento falsificados, el farmacéutico Marcelo Peretta señaló que “deliberadamente se hace pasar por otro, puede ser tanto marca como genérico, y pone en riesgo el empleo, produce pérdidas millonarias y afecta la salud de la gente”.

“Comprar fuera de la farmacia es arriesgarse al falsificado. Falsificado o popularmente conocido como trucho no contiene el principio activo. Si es robado pierde el efecto.

La piratería de música o software, se copia la obra. Pero en medicamentos se copia el envase, no el contenido. 1% de falsificados en países desarrollados, 30% en Sudáfrica, 15% en Latinoamérica, y en Argentina 10%”, dijo el especialista Peretta.

Fuente: Diario Popular

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment