Lanús ganó el clásico y es puntero absoluto

El Granate, puntero de la Zona 2 con 31 unidades, se impuso por 2-0 de local ante Banfield. Primero, por un tremendo bombazo del paraguayo Víctor Ayala y, en el final, con una definición exquisita de Almirón. Ambos terminaron con diez por las rojas a Marcone y Erviti y Navarro le había tapado un penal a Sand.

Lanús, en un partido emotivo y con acento guaraní, derrotó a Banfield y sigue puntero

Lanús se consolidó como líder de la zona 2 al derrotar en el clásico del Sur bonaerense a Banfield por 2-0, en encuentro interzonal de la 12ma. fecha jugado en la Fortaleza Granate.  El conjunto dirigido por Jorge Almirón consumó su quinto éxito consecutivo en un certamen en donde muestra marcha casi ideal: logró 31 sobre 36 puntos posibles.

Lanús se sobrepuso a ciertas adversidades que soportó en el primer tiempo (expulsión de Iván Marcone; penal que Hilario Navarro le atajó a José Sand) y en el segundo período lo empezó a ganar con un golazo de tiro libre del paraguayo Víctor Ayala, a los 14 minutos.

Y en tiempo de descuento, cuando Banfield apostaba por un empate salvador, el también paraguayo Miguel Almirón definió por encima de la cabeza del arquero visitante y desató la algarabía en todo el público local.

Súbitamente, el clásico perdió un protagonista, cuando Iván Marcone vio la segunda tarjeta amarilla a los 16 minutos y el árbitro Fernando Espinoza le mostró la salida prematura. La desventaja numérica obligó al DT Jorge Almirón a meter a su tocayo Miguel, como una suerte de volante central, para contrarrestar la superioridad banfileña.

Lanús, pese a estar con diez, jamás resignó la posibilidad de protagonismo. Y sobre los 38m., el lateral José Luis Gómez incursionó en el área adversaria, fue empujado levemente por Jorge Rodríguez y el árbitro cobró penal. La ejecución, a cargo del goleador Sand, fue anunciada y contenida por el correntino Navarro, quien se adelantó ligeramente y rechazó la pelota hacia adelante.

En la segunda parte, el encuentro se equiparó en el arranque. Los dos parecían entrar en etapa de relajación o estudio hasta que el marplatenseWalter Erviti cometió un error de principiante: se hizo amonestar cuando ya tenía amarilla y dejó a su equipo con diez, a los 13m.

Y acto seguido, Lanús mostró ese rasgo distintivo que marca que puede estar para la definición: el golpe de suerte de todo conjunto que está arriba. Un tiro ejecutado por el paraguayo Ayala, desde más de 35 metros, ingresó por el ángulo de un sorprendido Navarro y se tradujo en el 1-0.

El partido quedó planteado, entonces, como para que Lanús aprovechara una de las tantas réplicas que dispuso, cuando el Taladro se jugó la ropa.Primero, a los 47m., José Luis Gómez reventó el travesaño. Y en la segunda, el Granate facturó. Una corrida desde campo propio de MiguelAlmirón finalizó con un remate de emboquillada del paraguayo que dejó desairado a Navarro y propició el 2-0 final.

Fuente: Télam.

 

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment