Microsoft se aseguró de camuflar el espionaje en Windows 10.

Cambió el nombre del servicio de Windows que envía información sobre el usuario y la experiencia de uso a sus servidores.

No todo el mundo se ha percatado que existe una característica como servicio en Windows 10 —e incluso Windows 7 y 8.1— que se encarga de enviar información a Microsoft sobre el usuario y su experiencia con el sistema operativo. Ésta ayudaría a la compañía a mejorar el servicio, sólo que muchos usuarios no están de acuerdo con que haya sido activada por defecto.

El servicio conocido como DiagTrack (Servicio de seguimiento de diagnósticos) cambió de nombre para camuflarse con un identificador un poco menos incómodo, ya que con la reciente actualizaciónThreshold 2 pasó a convertirse en Telemetría y experiencias del usuario conectado, según el reporte de Forbes. Al principio se creyó que Microsoft había desechado esta herramienta de espionaje, pero fue una creencia equivocada.

Nombre para mostrar del servicio antes de Threshold 2. (c) Tweakhound

Nombre para mostrar del servicio antes de Threshold 2. (c) Tweakhound

Dicha característica está disponible desde los Servicios de Windows 10 y se encuentra configurado para iniciar automáticamente al arrancar la computadora. Si el usuario tuvo conocimiento de él y decidió desactivarlo antes de la actualización Threshold 2, debería hacerlo de nuevo, ya que fue reactivado sin previo aviso.

Nuevo nombre para mostrar en Servicios de Windows 10

Nuevo nombre para mostrar en Servicios de Windows 10

Si bien es posible deshabilitar el servicio y desactivar su inicio automático, en las Configuración de Windows 10 se puede inhabilitar ingresando a Privacidad > Comentarios y diagnósticos > Datos de diagnóstico y uso. Los usuarios de Windows Insider no tienen derecho a desactivarla por la naturaleza del programa retroactivo, pero los demás si pueden hacerlo.

Desactivar telemetría desde la Configuración de Windows 10

Desactivar telemetría desde la Configuración de Windows 10

Este inconveniente viene a relucir otros desperfectos del trabajo de Microsoft con respecto a su sistema operativo, Windows 10, pues al referirse a él como un servicio y cambiar el acuerdo de uso conforme a uno como tal, puede cambiar lo que considere conveniente —para la compañía más que al usuario— y no requiere consentimiento porque ya lo tiene.

Por un lado, cambiar las preferencias de las aplicaciones predeterminadas a las que ofrece Windows 10 por defecto y por otro,eliminar programas de terceros que podrían causar menos daño que las actualizaciones aplicaciones activadas de forma ilegítima.

Fuente: Fayerwayer.com

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment