La sospecha más firme: Una bomba en la bodega.

La sospecha más firme: Una bomba en la bodega - En la búsqueda de lo que quedó. (EFE)

En la búsqueda de lo que quedó. (EFE)

El análisis de las dos cajas negras y observaciones en el lugar en el que se estrelló el avión ruso en Egipto sustentan la hipótesis de un atentado, anunció una fuente cercana a la investigación. La nave llevaba 224 personas a bordo. 

Debido a todas las sospechas sobre las causas del accidente, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, aceptó una recomendación del jefe de la inteligencia de ese país y ordenó suspender todos los vuelos hacia Egipto, hasta que se determine la causa de la caída del avión de pasajeros rusos que se estrelló el sábado pasado en la península del Sinaí, con 224 personas a bordo.

En el Reino Unido, en tanto se informó que los servicios de inteligencia británicos creen que la causa de la caída del avión ruso y de la muerte de sus ocupantes tras salir de Sharm el Sheikh, una ciudad balnearia en la península del Sinaí, fue la explosión de una bomba oculta en la bodega.

La información agregó una nueva precisión sobre las sospechas de la inteligencia británica, luego de que el primer ministro David Cameron considerara "probable" que el avión haya sido derribado por un explosivo, un escenario respaldado más tarde por el presidente estadounidense, Barack Obama.

Rusia y Egipto han rechazado las afirmaciones de Cameron y Obama como especulaciones prematuras, y pidieron esperar los resultados de la investigación, al tiempo que también creen poco verosímil una reivindicación del derribo del avión, hecha por la rama egipcia del grupo islamista Estado Islámico (EI).

Ya un día antes de los dichos de Cameron, el miércoles, el Reino Unido suspendió todos los vuelos hacia y desde el Sinaí, tras decir que existía una "posibilidad significativa" de que el avión ruso hubiera sufrido un atentado con una bomba, una decisión que dejó a miles de turistas británicos varados en Sharm el Sheikh.

La suspensión rusa cubre todo Egipto, así que es aún más extensa que la impuesta por el Reino Unido.

En tanto, cientos de turistas británicos varados en Sharm el Sheikh esperaban con ansiedad regresar a su país, pero el operativo retorno se vio complicado por una imprevista decisión egipcia de suspender la mayoría de los vuelos destinados a repatriarlos.

En el aeropuerto, luego de horas de infructuosa espera para tomar un vuelo, los ánimos comenzaron a caldearse entre los turistas británicos, uno de los cuales arremetió contra el embajador en Egipto, John Casson, y le gritó indignado: "¿Cuándo volvemos a casa?"

El Airbus A321-200 de la compañía rusa Metrojet se estrelló 23 minutos después de despegar de Sharm el Sheikh con destino a San Petersburgo, con el pasaje integrado mayoritariamente por turistas rusos.

Por otra parte Estados Unidos anunció nuevas medidas de seguridad aeroportuarias. El anuncio lo hizo el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, un días después de que el presidente Barack Obamaconsiderara la posibilidad de que una bomba fuera la causa de la caída de la nave, que partió de la ciudad egipcia de Sharm el Sheij con destino a San Petesburgo.

"Estas mejoras complementarán los requisitos de seguridad de la aviación de Estados Unidos. actualmente en vigor en todos los aeropuertos extranjeros que sean punto de salida, así como las mejoras de seguridad adicionales que ordenó el verano pasado en ciertos lugares del extranjero", informó Johnson.

Fuente: Cronica.com.ar

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment