La Justicia ordenó demoler el muro de Clarín.

Corresponde a la muralla que se había construido en Barracas, en Ascasubi y Luna, donde el multimedio posee oficinas y una planta gráfica

La Justicia ordenó demoler el muro de Clarín

La Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires ordenó derribar el muro que el Grupo Clarín construyó sobre la calle Ascasubi para utilizarla como estacionamiento, luego de desestimar el recurso de apelación interpuesto por el gobierno porteño, mediante el cual buscaron frenar un fallo de primera instancia que ordenaba liberar esa calle de Barracas.

La Sala II de la Cámara de Apelaciones de la Ciudad de Buenos Aires en lo Contencioso Administrativo y Tributario, integrada por los jueces Esteban Centanaro y Fernando Juan Lima, resolvió este miércoles declarar desierto el recurso de apelación interpuesto por el Gobierno de la Ciudad contra una sentencia de primera instancia dictada por la jueza Lidia Lago.

En abril pasado, la magistrada Lago falló a favor de una presentación realizada por el diputado nacional Juan Cabandié, el legislador porteño Aníbal Ibarra y la ex legisladora María Elena Naddeo, quienes le había solicitado a la justicia que derribe el muro construido por el Grupo Clarín en la intersección de las calles Ascasubi y Luna, donde el multimedio posee oficinas y un planta gráfica, para utilizar la calzada como estacionamiento.

En el fallo de primera instancia se ordenó que el gobierno porteño "proceda a demoler el muro existente en la calle Ascasubi en su intersección con la calle Luna de esta Ciudad y remueva cualquier obstáculo existente a fin de garantizar la libre circulación por las referidas arterias".

Sin embargo, el gobierno porteño cuestionó que la presentación judicial fuera realizada por los dirigentes del Frente para la Victoria, argumento que fue rebatido por los jueces de las Cámara IIquien al declarar desierta la apelación consideraron que "la demandada reiteró la genérica afirmación" de que los actores "carecían de interés legítimo y directo en la demolición del muro en cuestión, sin rebatir suficientemente los argumentos expuestos por la Sra. Juez de primera instancia para admitir legitimación procesal de los actores en su condición de ciudadanos".

De esta manera, al dejar desierta la apelación, se ratifica el fallo de Lago que ordenaba que en un plazo de 10 días, la administración porteña debe derribar el muro construido por Clarín.

Fuente: Télam

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment