HOY SE CONMEMORA EL DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL ALZHEIMER

La dieta que mantiene al cerebro saludable

El pescado es el gran protagonista, porque contiene Omega 3. También recomiendan frutas secas y semillas.

La dieta que mantiene al cerebro saludable

 

 

Somos lo que comemos", dice el dicho popular que intenta dar cuenta de la íntima relación que existe entre la nutrición y la salud. Es que los alimentos representan el combustible del organismo, y de su calidad depende que resulten beneficiosos o perjudiciales. "Lo que no todos saben es que gracias a una buena dieta disminuye el riesgo de presentar enfermedades cerebrales y en el caso de que ya existan, enlentece su evolución", explicó a este diario Pablo Richly, médico neuropsiquiatra, subdirector del Instituto de Alzheimer de la Fundación INECO, y uno de los autores del libro Comida para un cerebro saludable (disponible de forma gratuita en http://bit.ly/1tWcNRB).
Al conmemorarse hoy el Día Mundial de la Lucha contra el Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa que en la Argentina afecta al 10% de los mayores de 65 años, los expertos destacan en qué consiste una buena alimentación para el cerebro. El secreto está en una dieta rica en frutas, verduras, cereales, granos integrales y pescado que protegen el cerebro, al fortalecer los vasos sanguíneos, de manera que el oxígeno y los nutrientes que viajan por la sangre puedan llegar correctamente a cada célula. De esta forma, se nutren aéreas encargadas del lenguaje, el aprendizaje, el razonamiento, y aporta nutrientes que promueven el crecimiento de nuevas células cerebrales y nuevas conexiones neuronales. En cambio, el consumo de grasas saturadas trans está asociado a un aumento del riesgo de presentar deterioro cognitivo y demencia.
El pescado es el protagonista en el cuidado del cerebro porque contiene grandes cantidades de Omega 3, que son ácidos grasos poliinsaturados esenciales, que el organismo no produce y deben ser consumidos a través de los alimentos. El más importante es el ácido decosahexaenoico (DHA) que forma parte de las membranas de las células del cerebro, y se encuentra de manera natural en pescados grasos como el salmón rosado, trucha, atún, sardina, arenque y mariscos. "El DHA resulta fundamental al conformar el 10% del cerebro. En el proceso de envejecimiento, el DHA va desapareciendo y se remplaza con grasas saturadas, de ahí la importancia de incorporarlo mediante los alimentos", explica Rodrigo Valenzuela, especialista en nutrición de la Universidad de Chile.
Las frutas secas como nueces o almendras, los aceites vegetales como el de soja y canola también son fuente de Omega 3. Los fitoquímicos y los polifenoles son antioxidantes presentes en los frutos rojos (frutillas, frambuesas, cerezas, grosellas, moras, etc.) y el resveratol presente en uvas, las catequinas del té verde, las rocianidinas del cacao o los licopenos del tomate. Todas protegen al cerebro del daño oxidativo.
El ácido fólico o vitamina B9, la vitamina B12 y B6 trabajan para disminuir los niveles de homocisteína en sangre, un aminoácido que a niveles altos resulta muy peligroso. El ácido fólico y la B12 están también involucrados en la reproducción celular. La vitamina E funciona como antioxidante y también está involucrada en la salud cerebral. Se encuentra en las frutas secas, nueces, almendras, castañas de caju, semillas de girasol, sésamo y aceites vegetales.
A mayor edad, mayor es el riesgo de ser víctima del Alzheimer, enfermedad que no sólo se lleva los recuerdos, sino que también condena al paciente y a su familia a un inevitable y devastador deterioro en su calidad de vida. Las personas con Alzheimer suelen sufrir cambios cerebrales que modifican su comportamiento, presentan olvidos frecuentes, pueden comportarse de forma agresiva, sufrir confusiones, alucinaciones, volverse desconfiados. "Hoy sabemos que esta enfermedad puede disminuir su incidencia cambiando nuestra alimentación", concluye Richly, y asegura que "la lucha entre el cerebro y la enfermedad se asemeja al de la invasión a una ciudad por parte de un ejército enemigo. Si la ciudad está organizada, tiene armamentos, recursos y defensas, podrá resistir mejor y más tiempo para no ser conquistada." «

La cifra

44 millones

de personas viven con demencia en todo el mundo, cifra que se estima aumentará a 65,7 millones en 20 años y a 115 millones en 2050, según la OMS.

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment