TRIUNFO MONUMENTAL.

 

FELICIDAD. Los jugadores festejan el primero del Pulpo.

La Banda de los Mellizos consiguió el pasaje a la Semifinal de la Copa Sudamericana al vencer 3 a 1 a River en el encuentro de Vuelta correspondiente a los Cuartos de Final y al mismo tiempo se ganó un lugar en la próxima Libertadores 2014. En un encuentro perfecto desde el principio hasta el final de parte del Granate, los goles fueron convertidos por Diego González - de taco - y Santiago Silva en la primera etapa, mientras que Víctor Ayala estampó el tercero promediando el complemento. Teo Gutiérrez descontó de cabeza cuando ya estaba todo definido. Prueba recontra superada y medalla de oro para el planteo y los jugadores del conjunto que dirigen los hermanos Barros Schelotto. Ahora, a esperar quien pase la Llave entre Vélez y el Ponte Preta de Brasil. 

Todas las expeculaciones se terminaron cuando Abal puso en marcha el partido tan esperado. Mucho nervios, mucha fricción en los primeros minutos y una tensión acorde a lo que se jugaba. River quería, pero no sabía cómo. Lanús esperaba, entendía que los espacios iban a aparecer. Pero lo que no sabía era que lo iban a hacer tan rápido. En la primera jugada de riesgo, lo que parecía una insinuación, culminó en el primero de la noche apenas transcurridos seis minutos. Todo se inició en los pies de Marchesín y un posterior pase largo de Velázquez para un excelente pique de Silva entre los centrales. El Tanque, dominó por izquierda y se empezó a meter amagando con un posible remate. Cuando vio el hueco, tocó atrás. De frente al arco, en soledad, llegó Somoza para entrarle de primera. Afortunadamente, no lo hizo de la mejor manera. Mordido, su disparo salía sin sentido. Hasta que en su trayecto se cruzó el Pulpo Diego González. De gran momento, el volante desvió el balón metiendo un tacazo que quedará en la historia para dejar totalmente fuera de juego a Barovero y poner a Lanús en ventaja. ¿Impensado? Para nada. El objetivo era marcar cuanto antes y se consiguió, lo cual ayudó al resto de esa primera etapa. Los minutos fueron incomodando al local, la gente empezó a hacer sentir la localía pero a favor del Granate con el famoso "movete River movete...".

Kranevitter fue quien intentó tomar la bandera de la recuperación, pero nadie lo acompañó. Los interminables centros al área de Marchesín fueron rechazados una y otra vez por Izquierdoz y Goltz, impasables al igual que Araujo cada vez que le tocó intervenir. Mientras, la Banda de los Mellizos aguardaba ansiosa por sellar el resultado con alguna corrida de los rapiditos de arriba y así seguir a con la orquesta futbolística. González avisó dos veces más, pero ambas sin dirección. Pero claro, eso poco importó cuando a los 31 se inició la segunda obra de arte. Granate, por supuesto. De Velázquez surgió el cambio de frente para Melano. Pared de por medio con el Pulpo, el ex Belgrano se lanzó en velocidad por derecha. Tocó por lo bajo al medio para Acosta, quien ya sabía que detrás suyo llegaba solito Silva. Luego del amague del Laucha en el primer palo, al Tanque solamente le quedó empujarla de zurda, con una enorme sonrisa en su rostro: 2 a 0. La historia parecía cerrada. Y lo estaba. Eso, a pesar de la única clara que tuvo el Millonario con el tiro libre de Fabbro en el palo. 

Por más que Ramón meta mano y comience el segundo tiempo con tres caras nuevas, ya no había margen para dar marcha atrás en este Triunfo Monumental del Grana. Fabbro arrimó con tres pelotas paradas. pero lejos estuvieron de complicar a un segurísimo Marchesín. Fue poco lo de River, y mucho lo de Lanús. En todas sus líneas. Aprobado, con puntos altos. Una madurez extrema contra una desconcertación total del equipo dueño de casa. Una estrategía y un plan que fueron imposibles de contrarestar del otro lado. Obviamente, que con el correr de los minutos, además de empezar a crecer los insultos desde las tribunas también se agigantaron los espacios. Empezó el toqueteo, el dominio de pelota y también las chances para aumentar una victoria anunciada de parte de Lanús. A los 18 Melano tuvo el suyo pero no pudo contra Barovero. A los 26, Ayala - recién ingresado - selló una maniobra individual de Acosta con un remate seco para poner el tercero. El Millonario con lo poco que le quedaba pudo descontar al menos gracias al cabezazo de Teo. De poco sirvió claro.

SÍNTESIS DEL PARTIDO:

River: 1- Marcelo Barovero; 25- Gabriel Mercado, 20- Germán Pezzella, 27- Jonathan Bottinelli, 21- Leonel Vangioni; 5- Matías Kranevitter, 23- Leonardo Ponzio (C), 11- Osmar Ferreyra, 17- Jonathan Fabbro; 12- Juan Carlos Menseguez y 29- Teófilo Gutiérrez. DT: Ramón Díaz.

Suplentes: 19- Leandro Chichizola, 2- Jonathan Maidana, 28- Cristian Ledesma, 7- Carlos Carbonero, 10- Manuel Lanzini, 22- Federico Andrada Y 9- Rodrigo Mora.

Lanús: 1- Agustín Marchesín; 4- Carlos Araujo, 2- Paolo Goltz (C), 24- Carlos Izquierdoz, 6- Maximiliano Velázquez; 5- Diego González, 15- Leandro Somoza, 22- Jorge Ortiz; 26- Lucas Melano, 9- Santiago Silva y 7- Lautaro Acosta. DT: Guillermo Barros Schelotto.

Suplentes: 12- Esteban Andrada, 20- Facundo Monteseirín, 8- Fernando Barrientos, 21- Nicolás Pasquini, 16- Víctor Ayala, 14- Jorge Pereyra Díaz y 18- Ismael Blanco.
Goles: PT 6' Diego González (L), 31' Santiago Silva (L), ST 26' Víctor Ayala (L), 37' Teófilo Gutiérrez (R).

Amonestados: PT 19' Jonathan Bottinelli (R), 35' Agustín Marchesín (L) y 37' Osmar Ferreyra (R). ST 20' Lautaro Acosta (L) y 43' Jorge Pereyra Díaz (L).

Cambios: ST 0' Jonathan Maidana por Jonathan Bottinelli (R), Carlos Carbonero por Manuel Lanzini (R), Manuel Lanzini por Leonel Vangioni (R), 21' Víctor Ayala por Lucas Melano (L), 27' Jorge Pereyra Díaz por Lautaro Acosta (L), y 38' Ismael Blanco por Santiago Silva (L).

Figura: Diego González (L).

Árbitro: Diego Abal.

Asistente 1: Hernán Maidana.

Asistente 2: Ernesto Uziga.

Cuarto árbitro: Mauro Vigliano.

Estadio: Antonio Vespucio Liberti.
Por Nicolás Gómez Cortés (@Ngomezcortes)

Fuente: Fortaleza Granate

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment