"Suicidado" por la policía.

(AW)Familiares de Daniel Romero, hallado sin vida en la comisaría de esta localidad, dicen que tenía marcas de golpes. Por caso, Emmy Elba Morel, su madre, sostuvo que "hay muchos puntos oscuros en el hecho, ya que nos dijeron que se suicidó, pero tenía moretones en su espalda y en el pecho como si hubiera sido golpeado. No nos quieren dar toda la información. Nosotros vamos a exigir que se haga justicia".

Comisara_de_San_Luis_del_Palmar

Comisaría de San Luis del Palmar, centro de tortura y muerte

Los padres y hermanas de Daniel Gustavo Romero, el preso hallado ahorcado en el interior de la celda en la que había sido alojado luego de ser detenido por su vinculación al robo en un comercio de San Luis del Palmar, aseguran que tiene serias dudas sobre el supuesto suicidio del hombre y que cuando lo preparaban para su inhumación hallaron marcas de golpes en distintas partes del cuerpo y "expulsó sangre por la boca, cuando lo vestíamos", dijo ayer a época uno de sus allegados.
"Yo me enteré que lo detuvieron casi 12 horas después. Cuando fui a la comisaría para interiorizarme de su situación y si podíamos llevarle agua y comida, un policía de apellido Toledo, nos dijo que Daniel estaba incomunicado y que no hacía falta que se le lleve nada y que no nos podía suministrar ninguna información, que me vaya", contó Estela Morel, hermana del detenido.
Con la preocupación del caso la mujer se fue a su casa, pero luego se enteró que a la madrugada la Policía había llevado "a declarar" a la novia de Daniel‘, una joven con la que Romero se frecuentaba.
"Según nos contó la chica, a las 3:30 de la madrugada la levantó la policía y el mismo comisario la interrogó. En medio del interrogatorio, se acercó un policía, le dijo algo al oído del comisario y éste se tomó de la cabeza. Algo estaba mal. Algo había pasado. Después de algunos minutos volvieron a la oficina donde estaba la chica y le dijeron que Daniel estaba muerto, que se había ahorcado, pero no la dejaron acercarse a la celda. Yo me enteré recién a las 7:30 de la mañana cuando mi hija me llamó para contarme que su tío había muerto en la comisaría", relató Estela.
Por su parte Emmy Elba Morel, madre del Romero sostuvo que "hay muchos puntos oscuros en el hecho, ya que nos dijeron que se suicidó, pero tenía moretones en su espalda y en el pecho como si hubiera sido golpeado. No nos quieren dar toda la información. Nosotros vamos a exigir que se haga justicia", agregó.
Debido a esta situación, la familia del detenido fallecido, presentó ayer una nota en la Jefatura de Policía, dirigida al mismísimo jefe de la fuerza, Comisario General Juan Alfredo Ojeda, a quien le solicitaron "la formación del sumario policial respectivo desde el jefe de la comisaría hasta el último de los cabos en ejercicio de sus funciones, por los cargos de lesiones graves, torturas seguida de muerte", en perjuicio de Daniel Gustavo Romero.
"Acá se hizo todo mal, se supone que según el protocolo de actuación policial, un detenido no puede ingresar a la celda con cordones en sus zapatillas, camisas mangas largas, medias o cintos, justamente para prevenir que debido a la situación de detención vaya a quitarse la vida, como sucedió en muchísimos casos en Corrientes. Ahora volvió a suceder y alguien tiene que hacerse cargo del mal accionar policial. También nos tienen que dar explicaciones de porqué mi hermano tenía golpes en su cuerpo, concluyó Estela Morel.
Los familiares del detenido dijeron que también recurrirán a la Justicia para denunciar estas irregularidades, ya que consideran que "acá se cometió un delito grave, por acción u omisión hay una persona muerta", dijeron.
Cabe señalar que el viernes a las, a las 7:30, el dueño del negocio situado en calle San Martín al 500 en San Luis del Palmar, dijo descubrir que alguien forzó una puerta trasera.
Esa persona dijo que le faltaban dos espuelas de plata; dos cintos anchos de gauchos con hebilla de plata grande; un rebenque de cuero crudo con corredores y cadenita de plata; una hebilla de plata con apliques en oro; un par de botas de cuero de búfalo marrón; cuatro boinas de distintos colores; una pistola calibre 9 milímetros lustre negro y un revólver calibre 38 marca Smith & Wesson.
Autoridades de la comisaría local, dependientes de la Unidad Regional Uno, comenzaron a recabar la información necesaria para poner en la mira a los supuestos autores del robo.
Cuando obtuvieron pistas, los policías obtuvieron una orden judicial para allanar la casa de Romero, puesto que figuraba como sospechoso.
Los encargados de la pesquisa hallaron en ese inmueble "un par de botas de cuero de búfalo; un par de espuelas; una pistola 9 milímetros con su cargador y nueve cartuchos".

Fuentes: Diario Época y Red de Derechos Humanos

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment