Plan voluntario de desarme En Esteban Echeverría se lanzó la convocatoria nacional.

En el Municipio de Esteban Echeverría se lanzó la segunda etapa del Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas, contemplado en la ley 26.216. El plan persigue retirar la mayor cantidad de armas, tanto legales como ilegales, en manos de civiles y así contribuir a disminuir los índices de violencia en la sociedad.

El acto de lanzamiento se llevó a cabo en el Centro de Integración Comunitario (CIC) Parish Robertson, de la localidad de Luis Guillón, y contó con la presencia del gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Julio Alak, el ministro de Justicia y Seguridad provincial, Ricardo Casal, y el titular del RENAR, Andrés Meiszner, quienes acompañaron al intendente municipal  Fernando Gray.

Los funcionarios coincidieron en la importancia que las armas pasen a manos exclusivas de las fuerzas de seguridad para "salvar de este modo un importante número de muertes evitables".

El Municipio de Esteban Echeverría adhirió al Programa de Desarme, en consonancia con una política activa que desarrolla para la promoción de una cultura de la no violencia y la resolución pacífica de conflictos.

El Programa, en su primera etapa, logró sacar de circulación 107.761 armas de fuego, lo que representa aproximadamente el 10% de las armas registradas en el país, y a su vez se entregaron más de 750 mil municiones. La Red Argentina para el Desarme y un conjunto de organizaciones no gubernamentales, así como representantes de distintos credos e instituciones religiosas participan de esta iniciativa.

La entrega voluntaria de armas implica un incentivo económico que va de los $200 a los $600, según el tipo de arma, y también prevé el pago por municiones, que se abonan a través de un cheque del Banco Nación al portador con la leyenda impresa "Ley 26.216". La entrega es voluntaria y anónima, no se exige presentación de documento alguno ni para la entrega ni para el cobro del cheque en ventanilla. Además, la ley establece una amnistía, de modo que toda persona que entregue un arma queda exceptuada de cargos por tenencia ilegal, previstos en el Código Penal. El destino final de las armas entregadas es el Registro Nacional de Armas (RENAR), que las destruye y funde los materiales en un acto público a nivel nacional; luego lo recaudado por la venta de dicho material se transforma en insumos para el Hospital Pediátrico Garrahan.

La sede en el distrito para recibir las armas y municiones hasta el 15 de abril es el CIC Parish Robertson, ubicado en Luis De Sarro y Primo Tricotti, de la localidad de Luis Guillón, que atenderá de lunes a viernes de 9 a 14 hs.

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment