Detalles de las detenciones de la banda que asesinó a la maestra.

El crimen de la maestra Elizabeth Cano, ocurrido el jueves pasado en el partido de Lanús, fue cometido por una peligrosa banda integrada por delincuentes de entre 17 y 19 años que ya arrastraban varios delitos por robo automotor.
Fuentes de la investigación revelaron a Noticias Argentinas que apenas cometido el asesinato de la docente, los sujetos escaparon con el Volkswagen Bora en el que habían arribado para abordar a Cano y a su marido y en Capital Federal le robaron a una mujer un Peugeot 206 blanco, aunque afortunadamente en este caso todo terminó allí.
Posteriormente, con los dos vehículos -el Bora tenía pedido de captura desde hacía seis meses de una comisaría de Lomas de Zamora- se dirigieron a la villa Zavaleta, de Barracas, y los dejaron justo en la puerta de la casa de uno de los homicidas.
Cuando trascendió el posible lugar donde se ocultarían los delincuentes -brindado por otros habitantes que consideraron "grave haber matado a una maestra"-, personal de la brigada de la comisaría 32ª de la Policía Federal iniciaron una minuciosa investigación en ese asentamiento.
Fue así que consiguieron los apelativos de los cuatro delincuentes que participaron del hecho, mientras que otros dos integrantes de la banda no estuvieron con ellos en el crimen.
El primero fue identificado como "Lolo", de 17 años, y señalado como presunto autor material del asesinato,el "Malevo", de 18, y conductor del Bora en el que se trasladaron, "Niki", de 17 años, y el "Tucu", de 19.
Con estos datos, los hombres de la Federal se dirigieron a sus colegas de la seccional 7ª de Lanús, y declararon lo que ellos habían averiguado, al tiempo que lo pusieron en conocimiento de la fiscal de la UFI 11 de Lomas de Zamora, María Garibaldi, que a su vez se lo transmitió al Juzgado de Garantías número 8, a cargo de Gabriel Vitale.
Vitale envió así un pedido a un Juzgado Nacional de Rogatorias de Capital Federal el permiso para poder allanar seis viviendas de la villa Zavaleta.
Con las órdenes libradas, personal de la División Homicidios, Robos y Hurtos, ambos de la Policía Federal, brigada de la comisaría 32ª, detectives de delitos interjurisdiccionales con apoyo de la DDI de Lomas de Zamora -dependiente de la Superintendencia de Investigaciones bonaerenses- procedieron a los operativos.
"Como era jurisdicción de la Policía Federal, fueron los efectivos de la comisaría 32 los que llevaron adelante los allanamientos, con apoyo del personal de Policía Bonaerense", precisó una fuente judicial.
Alrededor de las 6:15 del sábado fueron hallados y demorados tres de los cuatro delincuentes, pero faltaba "Lolo", el presunto autor material.
En las viviendas de estos sujetos se secuestraron cinco pares de guantes de látex usados, DNI, chips para teléfonos celulares, 20 celulares, 10 equipos Nextel y distintos proyectiles, pero en la casa del delincuente al que faltaba detener se secuestraron una pistola 9 milímetros, la cual habría usado para el crimen, también un pistolón calibre 12.
Alrededor de las 11:15 los policias lo hallaron escondido arriba de un techo y al verse rodeado decidió entregarse.
En su poder se secuestró una pistola calibre 11,25, con su cargador completo, por lo que ya estaban todos los implicados en el hecho capturados.
De todas maneras, recién a las 14:30 llegaron las órdenes de detención para todos ellos, libradas por el juzgado de Rogatorias, y fueron llevados a la Dirección de Investigaciones de la Federal, ubicada en la calle Madariaga, del barrio porteño de Villa Lugano, donde se terminaron de elaborar la toma de huellas dactilares, los antecedentes, y sus domicilios.
Posteriormente, los delincuentes fueron trasladados a jurisdicción de la DDI de Lomas de Zamora y quedaron a disposición del Juzgado de Garantías 8, a cargo de la causa.

 

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment