Qué onda Lula





Cuando seas invitado a subir a la azotea
de la Fundación Casa de Jorge Amado
para ver desde lo alto la fila de soldados, casi todos negros
dándole palazos en la nuca a unos malandras negros
a ladrones mulatos y a otros casi blancos
tratados como negros
sólo para mostrarle a otros casi negros
(y son casi todos negros)
y a los casi blancos pobres como negros
como es que son tratados los negros, pobres y mulatos
y los casi blancos casi negros de tan pobres.





Y no importa si los ojos del mundo entero
pudieron estar por un momento mirando para el lado
donde los esclavos eran castigados.
Y hoy un batuque, un batuque
con la pureza de los chicos uniformados de escuela secundaria
en día de parada
y la grandeza épica de un pueblo en formación
nos atrae, nos deslumbra y estimula.





No importa nada:
ni el trazo de los edificios
ni el lente de Fantástico
ni el disco de Paul Simon
ninguno, ninguno es ciudadano
Si fueras a la fiesta de Pelô, y si no fueras también
pensá en Haití, rezá por Haití
Haití es aquí
Haití no es aquí.





Y en la TV si ves a un diputado en pánico mal disimulado
delante de cualquier, pero cualquier, cualquier, cualquier
plan de educación que parezca fácil
que parezca fácil y rápido
y que pueda representar una amenaza de democratización
de la enseñanza de primer grado
Y si ese mismo diputado defiende la adopción de la pena capital
Y el venerable cardenal dice que ve tanto espíritu en el feto
y ninguno en el marginal
Y si al frenar en la señal, la vieja señal de la luz roja habitual
notás a un hombre meando en la esquina de la calle
sobre una bolsa brillante de basura de Leblón
Y al escuchar el silencio sonriente de San Pablo
ante la matanza de ciento once presos indefensos,
pero los presos son casi todos negros
o casi negros, o casi blancos casi negros de tan pobres
y los pobres son como la peste y todos saben como se trata a los negros
Y cuando te des una vuelta por el Caribe
y cuando vayas a garchar sin camisinha
y presentes tu contribución inteligente al bloqueo a Cuba
pensá en Haití, rezá por Haití.

Haití es aquí.
Haití no es aquí.

Fuente:
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment