Irlanda salió a la calle para protestar contra el ajuste.

Unas 10 mil personas, algo menos de lo que se esperaba, protestó hoy en la capital, Dublin, contra un ajuste que parece inminente.

BRONCA. Maniestantes irlandeses protestan contra los planes de ajuste. (EFE)

BRONCA. Maniestantes irlandeses protestan contra los planes de ajuste. (EFE).

La mayor protesta contra el inminente plan de ajuste del gobierno irlandés se concretó hoy en Dublín, cuando más de 10 mil manifestantes marcharon por sus calles mientras se espera para las próximas horas el primer anuncio de la administración conservadora en materia de salvataje de bancos.

Pese a que los dirigentes sindicales pronosticaban que decenas de miles marcharían por las calles de la capital para apoyar el llamado para
que el presupuesto federal de 2011 afecte a los ricos y a los bancos y no a los ciudadanos promedio, la multitud pareció más pequeña de lo que se esperaba.

El encuentro representa la primera gran manifestación desde que Irlanda inició la semana pasada negociaciones con la Unión Europea y el
Fondo Monetario Internacional para un posible préstamo de 85.000 millones de euros (115.000 millones de dólares) para salvar al país
de la quiebra.

“La gente está descontenta y esta es la última oportunidad de protestar antes del presupuesto'', dijo Pat Kenny, un trabajador postal de 45 años y funcionario sindical, en declaraciones que recogen hoy las agencias internacionales.

El primer ministro Brian Cowen anunció el miércoles el paquete de austeridad más severo de la historia del país, que propone recortes de gastos, aumentos de impuestos y la eliminación de miles de empleos estatales en los próximos cuatro años. Cowen reconoció que el estándar de vida de la población descenderá, pero insistió en que era necesario tomar medidas para reducir el déficit, que en 2010 alcanzará un 32% del Producto Interno Bruto, el más alto en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El gobierno presentará un presupuesto anual de emergencia el 7 de diciembre, que debe ser aprobado para que la Unión Europea y el FMI desembolsen el préstamo.

El presupuesto de Cowen para 2011 busca recortar gastos por 4.500 millones de euros (6.000 millones de dólares) y aumentar la recaudación en 1.500 millones de euros (2.000 millones de dólares). La marcha de hoy coincide con los reportes de prensa de que la Unión Europea y el FMI podrían cobrar un interés de 6,7% sobre el préstamo, superior al que le aplicaron a Grecia en mayo, de 5,2%, por un rescate de 110.000 millones de euros.

Fuente: Agencias.

 

Publicidad.

logoElCarritojuguetero1

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment