El reventador de secretos oficiales.

Julian Assange es la pesadilla del Gobierno estadounidense. El hombre que tiene en jaque al Pentágono y ahora, a toda la diplomacia norteamericana. Un visionario de 39 años que disfruta crujiendo a los malos, destripando la agenda oculta y las maniobras sucias de los poderosos. Un australiano carismático y controvertido, tan adorado por sus seguidores como perseguido por sus enemigos.

    Julian Assange

    Julian Assange, en un callejón al norte de Londres, el día de la entrevista que mantuvo con EL PAÍS.- Carmen Valiño

    Wikileaks, la web que fundó a finales de 2006, se ha convertido en el contenedor global de las grandes filtraciones, de los secretos celosamente guardados. Acaparó la atención mundial el pasado 4 de mayo con el vídeo de una brutal matanza de civiles en un suburbio de Bagdad. Un vídeo en el que se asistía al ametrallamiento desde un helicóptero Apache de 12 personas, con los comentarios entre los militares que ejecutaban la maniobra como siniestra banda sonora. El 25 de julio llegaba la primera gran filtración, los papeles de Afganistán, 76.607 documentos desclasificados que revelaban la muerte de 20.000 afganos. Y el 23 de octubre, los papeles de Irak , considerada como la mayor filtración en la historia del Ejército norteamericano . Un total de 391.832 documentos secretos que destapaban la muerte de 15.000 víctimas civiles más de las oficialmente reconocidas durante la invasión y ocupación del país.

    Ahora llegan los papeles de las Embajadas, con los que Wikileaks junto a cinco publicaciones de referencia (The New York Times , The Guardian , Der Spiegel , Le Monde y EL PAÍS) pone al desnudo la política exterior estadounidense, desmontado el teatro de guiñoles y enseñándonos la mano que mueve las marionetas. En un año Wikileaks ha revolucionado el panorama mediático mundial.

    Assange vive en fuga. Es un hombre escurridizo, no le queda otra. Cambia constantemente de domicilio, desplaza a su equipo de una ciudad del mundo a otra, los servicios de inteligencia de EE UU intentan vigilar sus pasos. Todas las comunicaciones que realiza por correo electrónico o por teléfono están encriptadas, su batalla contra los poderosos nació del activismo hacker. El Pentágono cuenta con un equipo de 120 personas que intentan frenar las filtraciones de Wikileaks.

    El equipo de Wikileaks está compuesto por 12 personas. Su presupuesto: en torno a un millón de dólares (unos 712.000 euros) procedentes de donaciones anónimas. El presupuesto del Departamento de Defensa es de 708.000 millones de dólares (unos 585.000 millones euros).

    Una orden de arresto internacional pesa sobre Julian Assange, que fue acusado de acoso sexual y violación por dos mujeres a mediados del pasado mes de agosto, en Estocolmo. Suecia le denegó el 18 de octubre el permiso de residencia. En una entrevista exclusiva que EL PAíS publicó el 24 de octubre pasado, al día siguiente de la liberación de los papeles de Irak, contó que estaba pensando en irse a vivir a Sudamérica.

    Fuente:
    Compartir en Google Plus
      Blogger Comment
      Facebook Comment