Hoffa: La demolición del misterio

Imagen de Hoffa: La demolición del misterio

La muerte de Jimmy Hoffa sigue siendo un misterio que ya a nadie le interesa develar - AP

El destino trágico de Jimmy Hoffa, el sindicalista de los camioneros estadounidenses más famoso de la historia, sigue siendo un misterio. Se cree que la mafia lo mató en 1975, pero su cuerpo nunca fue encontrado. En pocos días más un famoso estadio de béisbol será demolido, y con él, el mito de que Hoffa está enterrado muy cerca del campo de juego. ¿Leyenda o realidad? Nadie parece interesado en comprobarlo.

La leyenda cuenta que el ex líder del sindicato de camioneros de Estados Unidos Jimmy Hoffa asistió a todos los espectáculos y partidos que se realizaron en el Giant Stadium desde 1976, y que fue sepultado allí, en algún lugar cercano al campo de juego.
Como dijo en broma alguna vez Sean Landeta, "punter" de los Gigantes de Nueva York, "tiene un significado especial el saber esto cuando uno patea el balón hacia el rincón donde está el ataúd".
Más de 20 años después de que un supuesto matón de la mafia dispersara el rumor durante una entrevista con la revista Playboy, la pregunta persiste: ¿Está la respuesta al gran misterio de lo que ocurrió con Hoffa sepultada debajo del estadio? De ser así, pronto quedará aún más enterrada, cuando el inmueble sea demolido definitivamente.
Para Jim Kossler, un agente federal retirado que investigó el caso en la década de 1980, no hay misterio alguno.
El FBI consideró que la leyenda sobre el Giants Stadium era un "asunto muerto" para cuando Playboy publicó su entrevista con Donald "Tony el Griego" Frankos, a finales de 1989.
"Cuando esa información nos llegó investigamos, pero todos quedamos convencidos al final de que este tipo no es de fiar", dijo. "Pudimos probar que lo que decía no podía haber ocurrido, porque él no estaba ahí o estaba en prisión en aquella época".
Según el relato de Frankos, cuando Hoffa fue liberado de prisión tras ser encarcelado por haber sobornado a un jurado, los líderes de la mafia trataron de disuadirlo de retomar el control del sindicato.
Pero Hoffa no quiso renunciar a la posibilidad de volver a dirigir a los camioneros, y supuestamente amenazó con informar a las autoridades sobre la forma en que algunos miembros de la mafia se infiltraban en ciertos sindicatos.
La última vez que se vio a Hoffa fue en el estacionamiento de un restaurante a las afueras de Detroit, el 30 de julio de 1975. Frankos afirma que Hoffa fue asesinado en Michigan por los miembros de la pandilla Westies, formada por irlandeses de Nueva York, por órdenes del jefe de la familia mafiosa genovesa, Anthony "Fat Tony" Salerno.
Según ese relato, el cadáver fue descuartizado en Michigan, llevado a Nueva Jersey varios meses después y sepultado ante los cimientos de concreto del Giants Stadium. Frankos incluso dijo saber en qué área del estadio: la sección 107, en la esquina de la zona de anotación ubicada en el poniente.
Pese a la dudosa veracidad de las afirmaciones de Frankos, la historia se fue propagando durante los 20 años siguientes y dio material para titulares en la prensa y decenas de artículos de columnistas deportivos.
La zona de touchdown en el poniente se convirtió en la "zona en memoria de Jimmy Hoffa". Los equipos no sólo vencían a los Gigantes o a los Jets, sino que los "Jimmy Hoffeaban". Escritores y reporteros de la TV buscaron en el lugar y no hallaron nada.
Durante años surgieron hipótesis contradictorias sobre el lugar donde está sepultado Hoffa. En tres ocasiones, entre el 2003 y el 2007, las autoridades realizaron búsquedas en propiedades en Michigan, y se fueron con las manos vacías.
Otro mito señala que el cadáver de Hoffa fue incinerado en una instalación para procesar basura en Hamtramck, Michigan. Algunos señalan que fue sepultado en Florida o en un basural controlado por la mafia, cerca del Giants Stadium. Ahí había incendios en el subsuelo, provocado por depósitos de combustibles fósiles.
Ese último lugar "hubiera sido perfecto, porque no quedarían restos ni habría forma siquiera de buscarlos sin quemarse uno", asegura el escritor Mark Moran.
El Giants Stadium será demolido esta primavera, dado que los Giants y los Jets se mudarán a un nuevo inmueble aledaño. La empresa Gramercy, que realizará la demolición, dijo que nadie se ha comunicado para plantearle la posibilidad de hacer una excavación debajo de la Sección 107.
Un vocero de la oficina del FBI en Newark dijo que no hay planes de supervisar la demolición de esa parte del estadio.
Una vez que la demolición esté completa, el cráter de cuatro metros de profundidad que quedará donde se ubica actualmente el campo, será rellenado con concreto y asfalto, para convertirlo en un estacionamiento.
Con la demolición tal vez se sepulte para siempre una parte del misterio de Hoffa.

Fuente: observadorglobal.com

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment