Grecia: Huelga, manifestaciones y muerte

Trabajadores en contra de los estrictos recortes propuestos por el Gobierno convocaron a colegas de todo el país a forzar la cancelación de vuelos, trenes y otros servicios públicos. Hubo marchas en Atenas y en Tesalónica, al norte del país. En la capital, más de 1.500 policías dispararon gases lacrimógenos y bombas de estruendo para controlar a los manifestantes que intentaban ingresar al Parlamento. Tres personas fallecieron en un incendio provocado durante los disturbios.

Imagen de Grecia: Huelga, manifestaciones y muerte

Todos los vuelos desde y hacia Grecia fueron cancelados, y escuelas, oficinas de recaudación de impuestos e incluso la Acrópolis, junto con otras atracciones turísticas, permanecerán cerradas - AP

Se cancelaron todos los vuelos, trenes, transbordadores y servicios públicos por el cese de actividades que convocaron trabajadores en protesta contra los rigurosos recortes al gasto que aplicó el gobierno para sacar al país de la bancarrota. Las escuelas y las oficinas de aduanas cerraron, mientras los hospitales son atendidos sólo por personal de emergencia. La Acrópolis y todos los demás sitios históricos tampoco abrieron, mientras los periodistas abandonaron sus trabajos  y  se suspendieron las transmisiones de noticias por radio y de televisión.
Hubo marchas en Atenas y en Tesalónica, al norte del país. En la capital, más de 1.500 policías dispararon gases lacrimógenos y bombas de estruendo para controlar a los manifestantes que intentaron ingresar al Parlamento. Tres personas murieron en un incendio provocado durante los disturbios.
Al incidente siguieron numerosos enfrentamientos y centenares de manifestantes se dedicaron a destrozar escaparates y a arrancar adoquines para agredir a la policía, que recurrió a las granadas de aturdimiento y gases lacrimógenos en la céntrica Plaza Sintagma.
Un grupo de anarquistas lanzó bombas incendiarias contra la fuerza pública y el Parlamento y un banco situado en una de las principales avenidas de Atenas fue presa de las llamas mientras dos mujeres atrapadas en el edificio se refugiaron en el balcón de un segundo piso, con el rostro ennegrecido por el humo mientras aguardaban a ser rescatadas por los bomberos.
Las manifestaciones en el centro de Atenas fueron unas de las mayores en los últimos años y según algunos cálculos en ellas participaron unas 60.000 personas. Los funcionarios gubernamentales estiman que fueron unas 25.000. La violencia estalló igualmente en la ciudad norteña de Tesalónica, donde otras 20.000 personas desfilaron por el centro de la ciudad. Grupos de jóvenes se dedicaron a destrozar los escaparates de los comercios y las vidrieras de los restaurantes de comida rápida.
Los sindicatos de los sectores público y privado admiten que el gobierno se vió forzado a abatir el gasto, incluso con reducciones en salarios y pensiones de burócratas y aumentos en los impuestos al consumo, para recibir un paquete de préstamo de tres años por 110.000 millones de euros de otros países europeos y del Fondo Monetario Internacional. Las medidas de austeridad fueron la condición para aprobar un paquete internacional de rescate que busca salvar al gobierno del país de una inminente bancarrota. Pero no lograron apaciguar a los inversionistas en los mercados internacionales. La tensión imperó durante la jornada en las bolsas de valores, donde los inversores no parecieron creer que los préstamos prometidos pudieran mitigar la crisis de deuda en Europa.
LA REACCIÓN DEL PUEBLO
El paquete no tranquilizó a los inversionistas, pero enfureció a los trabajadores griegos. Unos 4.000 profesores en huelga y estudiantes marcharon en Atenas para protestar contra los recortes. Varios portaron banderas rojas y algunos se enfrentaron a la policía. Más temprano, alrededor de 100 manifestantes del Partido Comunista Griego rompieron los candados de las puertas de la máxima atracción turística del país poco antes del amanecer y colgaron pancartas en griego y en inglés que decían: "Pueblos de Europa - Rebélense".
La policía no intervino mientras que los manifestantes con banderas rojas se pararon a un lado del antiguo Partenón, junto a las dos grandes pancartas. Los participantes de la marcha no impidieron a los turistas visitar el lugar.
Los recortes al gasto gubernamental fueron anunciados el domingo, como una condición previa al otorgamiento de los préstamos por parte del Fondo Monetario Internacional y de los otros 15 países de la Unión Europea (además de Grecia) que usan el euro. La ayuda, en un programa de tres años, representaría la única esperanza de Grecia para pagar 8.500 millones de euros. La deuda vence el 19 de mayo. De lo contrario, el país se declararía en moratoria.
Pero la reacción de los mercados al rescate fue "tibia cuando mucho", según Mitul Kotecha, analista de Crédit Agricole CIB Research. Prueba de ello es que, si bien los rendimientos de los bonos de Grecia y de otros instrumentos periféricos se redujeron, el euro bajó frente al dólar. "Las preocupaciones sobre la aprobación parlamentaria, el riesgo de implementación y ejecución, las perspectivas de un crecimiento relativamente más débil en Europa, así como el posible contagio a España y Portugal moderaron el entusiasmo por este paquete", explicó Kotecha. "A pesar del gran tamaño del paquete de préstamos hay preocupaciones crecientes de que no bastará para cubrir los requisitos de financiación de Grecia en los próximos tres años. Todo ello implica que el euro seguirá vulnerable por un tiempo".
Más de 1.500 policías fueron designados para vigilar las dos marchas en el centro de Atenas. Casi todas las protestas masivas de este año derivaron en choques violentos entre los manifestantes y la policía. El descontento crece a medida que los servidores públicos y pensionados enfrentan enormes recortes en sus percepciones, así como una nueva alza en los impuestos al consumo. "La gente está muy enojada y muchos afuera de Atenas no se dan cuenta de lo ocurrido", expresó el burócrata retirado Spyros Antonopoulos, de 78 años. "Cuando reciban su próximo cheque, todos vendrán a Atenas, con sus hijos y sus nietos, para protestar".

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment