Jaime se negó a hablar de la causa que investiga su presunto enriquecimiento ilícito

El ex secretario de Transporte consideró que es "objeto de una persecución"; además, aseguró que "siempre" se puso a disposición de la Justicia y apuntó al diario Clarín

Jaime se negó a hablar de la causa que investiga su presunto enriquecimiento ilícito

El ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, en una conferencia de prensa Foto:Télam

Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte de la Nación, dijo hoy que es "objeto de una persecusión" y pidió "dejar actuar a la Justicia". Denunció que un periodista del diario Clarín se contactó por mail con su ex yerno y le ofreció dinero por información.

Si bien convocó a los medios a una conferencia de prensa, no aceptó preguntas y se excusó de hablar de la causa que investiga su supuesto enriquecimiento ilícito.

"He modificado mi decisión de no hablar porque tiene que ver con algo que, a mi criterio, es de extrema gravedad y quiero que se sepa por qué considero que estoy siendo objeto de una persecución", explicó.

En su embestida contra Clarín , el ex funcionario se limitó a leer supuestos correos electrónicos que habría recibido Sebastián, ex esposo de una de sus hijas, de un periodista de ese diario.

"6 de abril de 2010, a las 21.10: Hola Sebastián, me llamo Omar. Soy una de las personas que está investigando por parte de Clarín a tu suegro si no me informaron mal. Te quería ofrecer que aportes a la investigación. No solemos pagar pero todo es charlable", leyó Jaime.

El ex funcionario siguió: "8 de abril, 17 hs. Te cuento que no pagamos por la información pero todo es charlable. Será cuestión de encontrarnos y hablar con mis superiores. Cuando vos me digas, hablamos. Juntá papeles".

Justicia. Jaime dijo que "la independencia de la Justicia se debe ratificar con los procederes y la actitud" y que "no corresponde hacer ninguna observación a cualquier proceso de investigación". Por eso, explicó: "Si he modificado esa decisión tiene que ver con algo que a mi criterio es de extrema gravedad".

"Confío plenamente en los procesos que establece la Justicia. Cuando el señor fiscal o juez lo determine, haremos las presentaciones que corresponden. Se ha intentado una campaña de destrucción hacia mi persona", sostuvo.

"Mis abogados evaluarán cuáles son las instancias legales que hay que llevar adelante, pero para alguien que no entiende de Justicia, de leyes, porque soy ingeniero, esto es una extorsión a quien por distintos motivos se encuentra separado de hecho de mi hija", lanzó.

Pedido. Jaime pidió "dejar actuar" a la Justicia. "El buen nombre de la gente no se lo puede destruir por que sí. Que sea la Justicia la que decida lo que corresponde", aseguró.

"Ni siquiera se ha hecho el requerimiento [judicial] que corresponde para determinar realmente todo lo que se viene haciendo en letras de molde y grandes titulares donde ponen mi nombre", agregó.

La réplica. El periodista al que aludió Jaime, Omar Lavieri, hizo un descargo en declaraciones aclarin.com. "Quiero decir que el intercambio de mails existió, pero que es falso el 80 por ciento del contenido. De ninguna manera le ofrecí trabajo, de ninguna manera viajé a Córdoba, de ninguna manera estuve en ningún hotel. Esto se puede fácilmente comprobar de mil maneras. Es más, Jaime, en un gesto diría de cobardía, o de flojedad de papeles, no reveló los mails. Había 15 periodistas que los pidieron y no los dio porque, claramente, la dirección, seguramente sería falsa", afirmó respecto a la larga enumeración de correos electrónicos que había realizado el ex funcionario.

Qué pasó. El año pasado, Jaime dejó la función pública tras seis años al frente de la secretaría que manejaba una de las cajas más grandes del Estado, la de los millonarios subsidios al transporte. Entonces, declaró que su único ingreso era su sueldo, de 109.595 pesos anuales.

Si la causa por enriquecimiento ilícito sigue avanzando, él deberá explicar cómo logró mantener con esos fondos su tren de vida. En aquella declaración jurada él no declaró tampoco bienes a nombre de "cónyuge o conviviente" alguna.

Sin embargo, LA NACION descubrió en Florianópolis, Brasil, un departamento a nombre de la actual mujer del ex funcionario.

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment