Hitler, ese incomprendido.

maus

Lo leí en varios sitios, pero preferí enlazar la noticia desde un medio israelí que se publica en español. Un blog respetable debe tratar de verificar sus fuentes (aunque no siempre pueda). Dice así:

El primer ministro (de Israel), Biniamín Netanyahu, manifestó que Adolfo Hitler no tenía inicialmente intenciones de masacrar a los judíos de Europa; pero cambió de idea a raíz de la insistencia del líder árabe palestino de aquel momento, el Muftí de Jerusalén, Haj Amin al Husseini.

Netanyahu realizó esas declaraciones en el 37 Congreso Sionista Mundial, en Jerusalén, con el objetivo de ilustrar la predisposición de los palestinos a usar los lugares santos de Jerusalén como pretexto para perpetrar actos de violencia contra los judíos“.  (completo aquí)

Como dije, esto apareció (brevemente) en muchos medios, algunos de los más prestigiosos – como N.Y.Times, The Guardian – ya le pegaron a Bibi, y – seamos francos – no es el primer ni el último político que lanza mentiras absurdas para explotar los prejuicios de su público (Justamente, se dice que Herr Adolf hacía eso mismo). Pero me motivó a hacer algunas reflexiones. Además, sirve para distraernos, por un momento, de la larguísima campaña electoral que ya concluye.

Ante todo, me parece necesario decir que Bibi Netanhayu no es un imbécil ni un loco. Es un político astuto, y tiene muy claro que para sus votantes – los judíos de la diáspora no participan en las elecciones israelíes – las matanzas de judíos hechas por los nazis son un hecho horrible en la memoria colectiva, y muy sensible emocionalmente, pero lejano. En cambio, los atentados con bombas, con cuchillos o con piedras ejecutados por palestinos, de los que sus medios les informan todos los días, se sienten muy cercanos, y despiertan odio y rabia inmediatos.

Peor aún, o más profundo, la existencia de los palestinos, como pueblo ocupado y sin derechos, que reclama el mismo territorio que los judíos israelíes sienten suyo, es vivido por muchos de ellos – votantes de Netanhayu o de otros partidos ultranacionalistas – como un hecho insoportable, que amenaza su seguridad y hasta su identidad. Una minoría árabe dentro de Israel puede ser aceptable. Un pueblo distinto – que recuerda el establecimiento del Estado de Israel y el éxodo palestino como “Al Nakba”, “la catástrofe”, con un rechazo similar al que los judíos sienten por el Holocausto…

Entonces, Bibi y los que piensan como él tienen razones para demonizar a los palestinos. Los comentarios que pueden leerse en la noticia que enlazo sirven para mostrar, si hiciera falta, que esa prédica tiene éxito en muchos israelíes.

Igual, en mi opinión, esta actitud táctica es un profundo error estratégico. Que indica que la actual dirigencia israelí ha perdido el contacto con el clima de opinión en el mundo, y en particular en el Atlántico Norte, donde están sus aliados. El rechazo a Hitler y al nazismo fue el consenso – más o menos sincero, pero unánime – en torno al cual se construyó después de la 2° Guerra la unidad de la Europa Occidental y su alianza con los EE.UU. Más aún, es el punto en el que podían ponerse de acuerdo – también, con mayor o menor hipocresía – con la Unión Soviética y con sus Estados sucesores. Especialmente con el más importante, Rusia.

Para el resto del mundo no occidental el nazismo y la lucha contra él no tiene una carga emocional significativa. Pero el enloquecido racismo del austríaco y su fantasía de una Raza Superior aria basta para alienar a asiáticos y africanos. Entonces, al presentar a Hitler como “impulsado” a exterminar a los judíos por las palabras de un nacionalista palestino, Netanhayu está atacando las bases del discurso del sionismo moderno. Este episodio será olvidado pronto, estimo, pero el daño… comunicacional está hecho.

Como siempre, me interesa extraer de la política internacional una moraleja para nosotros, los argentinos. los suramericanso. Ésta es muy obvia: la política exterior de un país es demasiado importante, y delicada, para permitir que sea influida por las necesidades políticas internas del momento.

Fuente: El blog de Abel
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment