El fiscal contra la fiscal

La fiscal Viviana Fein investiga desde hace siete meses la muerte de Alberto Nisman. (Imagen: DyN)

EL FISCAL SAENZ PIDE QUE LA JUEZA ASUMA EN LA CAUSA POR LA MUERTE DE NISMAN.

Sáenz, uno de los organizadores de la marcha del 18F, viene predicando la hipótesis del homicidio. En el dictamen, dice textualmente que respalda la posición de la querella. En el expediente, en cambio, se acumulan cada vez más evidencias de que Nisman se suicidó.

Por Raúl Kollmann

El fiscal de Cámara Ricardo Sáenz produjo ayer un hecho histórico: dictaminó que la investigación de la muerte de Alberto Nisman debe dejar de estar en manos de la fiscal Viviana Fein y que tiene que ser instruida por la jueza Fabiana Palmaghini. En Tribunales sostienen que no se recuerda que ningún fiscal de Cámara haya pedido el apartamiento de un fiscal que está trabajando en la instrucción de una causa. El argumento de Sáenz –que promovió la marcha del 18F destinada a santificar a Nisman– es que la causa dejó de tener autor NN ya que Diego Lagomarsino es un imputado y no se sabe si sólo de entregar el arma. Por lo tanto, al haber un acusado, la causa debe ser instruida por la jueza de acuerdo con lo que establece el Código Procesal. La razón de fondo es que Sáenz viene predicando la hipótesis del homicidio desde el primer momento y ve que el expediente acumula cada vez más evidencias de que Nisman se suicidó. Por lo tanto, tras siete meses de labor de Fein, cuando ella ya está terminando la instrucción, la quiere sacar del medio. En el dictamen, Sáenz dice textualmente “respaldo el recurso de la querella”.

Los nuevos abogados que representan a la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, y a las dos hijas de la pareja pidieron la remoción de Fein como instructora de la causa. Juan Pablo Vigliero, Federico Casal y Manuel Romero Victorica argumentaron que la muerte de Nisman tiene gravedad institucional y que ya no se trata de una causa NN porque debe considerarse a Lagomarsino un imputado, tal vez del préstamo del arma pero tal vez de algo más. El Código Procesal indica que cuando una causa no tiene autor identificado instruyen los fiscales, en cambio, cuando hay un acusado, la investigación pasa a manos del juez. Hasta ahora, la jueza no sólo se basó en que la muerte de Nisman es por el momento de autor NN, sino que además ella misma delegó la instrucción en la fiscal.

La realidad es que esta situación está planteada desde el primer día posterior a la muerte de Nisman, cuando Lagomarsino se presentó ante la fiscal y relató que el sábado 17 de enero le prestó la pistola Bersa a Nisman. Desde entonces ya hubo varias presentaciones de la querella de Arroyo Salgado para sacar a Fein a un costado. En ocasiones anteriores, el apartamiento de Fein fue rechazado por la jueza Palma- ghini y la Cámara del Crimen intervino una vez, también confirmando a Fein a cargo de la instrucción. Ante el actual planteo, Palmaghini mantuvo su postura al señalar que la fiscal debe terminar la instrucción. La Cámara realizará una audiencia hoy. Los jueces Julio Lucini, Mario Filosof y Luis María Bunge Campos recibirán a los abogados de Arroyo Salgado, seguramente también a Pablo Lanusse, que representa a la madre de Nisman, y estará Maximiliano Rusconi, el defensor de Lagomarsino. Los camaristas tomarán una decisión entre martes y miércoles de la semana próxima.

El planteo de la querella, desde el primer día, es que a Nisman lo mataron por su denuncia a la Presidenta y al canciller. “Fue un magnicidio”, señaló Arroyo Salgado. Pero muy poco después, la ex esposa de Nisman reveló la existencia de una cuenta en Nueva York, por lo cual sugirió que al fiscal lo mataron por dinero. Lo señalado por la jueza llevó a una investigación sobre el patrimonio oculto de Nisman y terminó descubriéndose una inusitada cantidad de dólares –más de 600.000–, propiedades en Punta del Este y Palermo y el misterio del contenido de cuatro cajas de seguridad que fueron vaciadas por la madre del fiscal (ver aparte). Las piezas de un supuesto homicidio no encajaban: o era un magnicidio o fue por una disputa de dinero.

La fiscal Fein siguió su rumbo concentrándose en los hechos concretos, básicamente lo ocurrido en el baño. Y las evidencias se fueron acumulando mucho más para la hipótesis del suicidio o el suicidio inducido que para la del homicidio. La querella, antes y ahora, con los nuevos abogados, siempre quiso quitarle la instrucción. La novedad es que ahora, su superior, el fiscal de Cámara, Sáenz, se puso del lado de la querella.

En su escrito, el fiscal general –que es vicepresidente de la opositora Asociación de Magistrados– argumentó que tiene razón la querella y que la imputación contra Lagomarsino “no puede escindirse con el hecho de la muerte del fiscal y Lagomarsino recibió el trato de un imputado”. Para no dejar dudas, Sáenz pone, textualmente, que “adhiere al recurso de la querella”.

En Tribunales impactó el hecho de que el fiscal general vaya en contra de alguien de su propio equipo, más aún cuando Fein lleva trabajando siete meses en la instrucción de la causa y está bastante cerca de terminar con esa etapa. Según señaló en forma pública, Fein se apronta a escribir un dictamen, extenso, abarcando cada una de las hipótesis, y con ello elevaría a la jueza Palmaghini sus conclusiones. Por ahora, Fein no dijo por cuál hipótesis se inclina, pero las pericias forense, criminalística e informática sumaron elementos que van hacia el suicidio o el suicidio inducido.

raulkollmann@hotmail.com

Fuente: Pagina12.com
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment