EL OBRERO DE LA CONSTRUCCIÓN QUE NO ERA.

¿Qué cuentan muchachos? ¿Vieron la cara de cemento del falso laburante de la Construcción? Esa foto lo muestra como es, un farsante. Hay que tener jeta para posar con un cartel que dice: "Trabajo Decente Por Una Vida Digna".
El problema es que este tipo finge demencia, acusa falta de memoria, dice sarasa cuando le preguntan. Él igual que los genocidas estaba convencido que la impunidad le duraría toda la vida. A este buchón los laburantes de la construcción le tienen que dar el espiante. Está metiendo en el horno a todos por igual, empezando por la Presidenta CrisTina. A ver si se mueven muchachos y hacen algo urgente, está en manos de la directiva de la UOCRA sacárselo de encima.
Los cumpas están activos en la búsqueda de información, hay que barrer a este soplón. El Comando Megafón estuvo con uno que le batió algunos detalles más del buchón a sueldo de los genocidas. Es una breve síntesis como para tener presente la historia. El cumpa A.E.L. dice así:
"En el Archivo Nacional de la Memoria, en la sección donde se archivan los nombres de los civiles reclutados por el siniestro Batallón 601, hay un nombre, un apellido y un DNI: son, respectivamente,Gerardo Alberto Martínez, DNI 11.934.882.

Martínez empezó a trabajar en la UOCRA cuando tenia 22 años, en 1978, y de acuerdo con los archivos ahora desclasificados ya oficiaba como agente civil de Inteligencia, PCI en la jerga burocrática de los espías militares. Su pasado, junto al de muchos otros sicarios de la represión quedó al descubierto cuando el General César Milani le entregó la documentación desclasificada a la entonces Ministro de Defensa Nilda Garre, el 5 de febrero de 2010.

Los memoriosos del gremio de la Construcción recuerdan que Martínez ingresó directamente a trabajar en el área administrativa del gremio: “nunca pisó una obra” afirman quienes conocen su trayectoria como dirigente con actitudes de sistemáticas traiciones a la lucha de las bases obreras en todo el país.

Durante el menemismo, cuando las privatizaciones, la destrucción de puestos de trabajo y la desaparición de las convenciones colectivas y los derechos laborales pusieron contra las cuerdas al movimiento obrero, Martínez fue electo, en 1995, secretario general de la CGT, desde donde apoyó en forma entusiasta el proceso de destrucción nacional encabezado por Carlos Menem. Pero no estaba solo en tan magna tarea, tenia algunos colaboradores que también habían pasado por las filas de la Inteligencia militar: Martínez designó interventor de la UOCRA en Tres Arroyos a Horacio Barcos que había participado en el secuestro y la tortura de un dirigente de CTERA y su esposa. El área legal en Santa Fe estaba bien cubierta por Eduardo Juan Daffunchio, también colaborador del 601.

Queremos creer que este personaje no es el mismo que se sentó hace unos días con la Presidenta y otros jerarcas sindicales. Preferimos pensar que es un caso extremo, casi novelesco de coincidencias. El Martínez que dialogó afablemente con la primera mandataria es seguramente otro Martínez, alguien de impecable trayectoria sindical y personal, alguien que ha dedicado su vida a la defensa de los trabajadores y las grandes causas nacionales.

Tiene la mala fortuna de que su nombre, su aspecto y hasta su DNI coinciden con el del “otro” Martínez, el servicio, el entregador de compañeros, el miserable que en otras épocas hubiera terminado sus días como los terminan siempre los soplones."

Chau cumpas. A seguir desenmascarando a estos tipos que se meten con cara de boludos en los pliegues del movimiento nacional y popular. ¡Viva Perón carajo!


SOBRE LA SANGRE DE LOS TRAIDORES CONSTRUIREMOS

LA PATRIA DE LOS HUMILDES

Fuente:
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment