Macri paga $ 949 por espectador del Colón; la Nación $ 4 por el fútbol.

Millones de argentinos pueden seguir gratis por TV a su equipo preferido. El costo que debe afrontar el Estado Nacional en relación el número de televidentes. La Ciudad paga $ 203 millones por subsidiar a los sectores de más ingresos.

 

  Desde que el gobierno nacional decidió abrir a los 40 millones de argentinos los partidos de la Primera División del Fútbol Argentino, quitándole al Grupo Clarín el manejo de un negocio millonario y vedado a unos pocos, el multimedios y sus empresas mediáticas afines se volcaron a campañas de desprestigio de la decisión del Estado de financiar el Fútbol para Todos.


La gran mayoría, basadas en cifras incorrectas que plantean un derroche de fondos públicos para financiar el espectáculo que no son tales. De hecho, la Nación destina sólo $ 4 por cada espectador del Fútbol para Todos, mientras que, por ejemplo, el gobierno de la Ciudad desembolsa algo más de $ 949 por cada persona que presenció alguna obra en el Teatro Colón durante el año pasado.
De tres años a esta parte, por la televisación y producción del fútbol por TV abierta, el Estado Nacional invirtió unos $ 1000 millones anuales, según lo presupuestado y publicado en el Boletín Oficial. De acuerdo a la información publicada por el propio diario Clarín, la audiencia promedio por partido alcanza los 6,6 puntos de rating y cada punto equivale, aproximadamente, a unas 100 mil personas. Es decir que a cada partido televisado lo siguen de cerca alrededor de 660 mil argentinos y la fecha entera –compuesta de diez enfrentamientos, porque son 20 equipos– es seguida por unos 6,6 millones de televidentes por la TV Pública o por las repetidoras privadas de la señal oficial.


Ahora bien, si se tiene en cuenta que cada torneo tiene 19 partidos, observan el campeonato entero 250,8 millones de espectadores. Por lo tanto, recordando que el gasto anual del Estado es de $ 1000 millones, la Nación paga a razón de casi $ 4 por espectador por partido. Pero atención: las mediciones de rating sólo comprenden el área metropolitana relativa a la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.
En otras palabras, la cifra de de-sembolso por usuario del Fútbol para Todos también se reduce sensiblemente si se toma en consideración a toda la Argentina, pues estimaciones privadas indican que en ese caso el rating de Fútbol para Todos se duplicaría y, entonces, el costo por habitante se reduciría a $ 2 por partido.
Paradójicamente, siendo el fútbol pasión de multitudes y el deporte más popular del país, pierde por goleada contra el gasto del gobierno de la Ciudad en cada espectador del Teatro Colón.


En octubre de 2011, cuando se debatía en la Legislatura el presupuesto en materia de Cultura del gobierno de Mauricio Macri, el director del Ente Autárquico Teatro Colón, Pedro Pablo García Caffi, aseguró que “la temporada 2011 se cerrará con 182 funciones para 214.762 entradas”.


Las declaraciones fueron incluso reflejadas por el semanario El Parlamentario el 12 de octubre de ese año, en un artículo titulado: “Lombardi defendió su gestión y García Caffi fundamentó los despidos.” Los datos sirven para ver cuánto destina el macrismo, por espectador del Colón, en relación con el presupuesto. Así, surge que en 2011 el presupuesto para el teatro fue de $ 203.867.000, monto que surge del Ministerio de Hacienda capitalino y que representa un 22% de participación en presupuesto total de Cultura. Así las cosas, teniendo en cuenta los 214.762 asistentes en 2011 y los $ 203 millones de presupuesto del Colón, Macri destinó el año pasado unos $ 949 por cada butaca ocupada. La comparación permite ver, lejos de lo que se reflejó en el diario La Nación en su edición de ayer, que el Estado no destinó en los últimos tres años $ 4000 millones e incluso demuestra que una actividad ultrapopular necesita menos dinero para financiarse que un espectáculo de élite al que asisten menos personas de un perfil socioeconómico ABC1. En su artículo, La Nación calculó además dentro de la inversión del FPT, la publicidad estatal, un aspecto que no debe considerarse porque es gratuito para el Estado y, en todo caso, le genera beneficios, no perjuicios de caja.
A raíz de las versiones vertidas por el matutino de los Mitre, las autoridades de Fútbol para Todos calificaron ayer de “burda operación” los datos publicados. Pablo Paladino, coordinador general del Programa, realizó declaraciones a la agencia Télam en las que aseguró que “no entiendo si es por desinformación, incapacidad o simplemente una burda operación de prensa que intenta tratar de recuperar para sus socios del Grupo Clarín el negocio del Fútbol Codificado, es decir restringido a aquellos sectores que lo pueden pagar".


Paladino continuó señalando que "no sólo la cifra es inexacta en lo que refiere a lo que se abona a la Asociación del Fútbol Argentino por los derechos de televisación, sino también más que duplica los costos de trasmisión”.


Por último, al respecto de la utilización de la publicidad por parte de La Nación como un costo extra, el funcionario recordó que existe una decisión del gobierno de privilegiar ese canal masivo que es el fútbol para acercar a la sociedad el abanico de políticas públicas que el gobierno desarrolla en lugar de comercializar entre privados la venta de segundos, es por esto que los mismo no tienen costo adicional para el Estado Nacional.
"Es tan importante el fútbol para  los argentinos que, por sólo mencionar alguna, las campañas de vacunación mejoran notablemente su rendimiento cuando por allí se informan" destaco el funcionario. «

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment