Más despidos en España, que hoy marcha contra la reforma laboral.

image

Las políticas de ajuste implementadas por el gobierno español del conservador Mariano Rajoy podrían causar el despido de 40 mil empleados públicos, lo que agregaría más leña al fuego de los gremios, que hoy harán protestas en todo el país contra la controvertida reforma de las leyes laborales, que abaratan y facilitan los despidos. El dato sobre los despidos públicos surge de un informe de una auditora internacional publicado ayer por el diario económico Expansión. El presidente español, que en la última cumbre europea había deslizado que el ajuste que le pedían iba a traerle enfrentamientos con los gremios, reivindicó las decisiones adoptadas durante un congreso del Partido Popular celebrado en Sevilla y aseguró que la gente en la calle le pide que haga “lo que tenga que hacer y de prisa”.

“El grueso del ajuste laboral provocado por la reordenación del sector público se notará sobre todo en sus empresas, que emplean a 156 mil personas”, aseguró el informe de la consultora Russell Bedford (RB). Según la sede española de la auditora –con presencia en más de 80 países– el recorte de personal podría alcanzar al menos al 25% de la plantilla global. Lo que equivaldría a unos 40 mil empleados públicos. Sin embargo, el reporte aclara que “el ajuste final dependerá del tamaño de las sociedades afectadas por esta reestructuración”.

Para realizar las estimaciones, RB tuvo en cuenta el ajuste que se llevó a cabo entre julio de 2010 y julio de 2011, período en el que se despidió a 4000 trabajadores de las empresas públicas, el 2,6% del total, tras el cierre de 69 entes públicos, explicó el diario, especializado en temas económicos. El nuevo pronóstico surge entonces a partir del recorte de 50 mil millones de euros, anunciado por Rajoy, que implicará una feroz reestructuración en el sector público empresarial.

Los ajustes en el sector estatal pretenden reducir el déficit público español, que actualmente supera el 8% del Produto Bruto Interno (PBI). Sin embargo, la medida no parece ser eficiente para combatir al otro gran karma del Ejecutivo español: el desempleo, que afecta al 23% de la población activa y al 48% de los jóvenes menores de 25 años.

Ante este panorama, Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT), las dos principales centrales sindicales españolas, convocaron para el día de hoy a 57 manifestaciones en todo el país para combatir la reforma laboral anunciada por el gobierno a la que consideran “ineficaz, inútil e innecesaria”. Las marchas cuentan con el apoyo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el principal de la oposición, e Izquierda Unida (IU), y es considerado por las centrales sindicales como una prueba de fuerza de cara a una futura huelga general.

A pesar del poco auspicioso panorama, el líder del Ejecutivo aseguró ayer en un congreso del Partido Popular en Sevilla que la gente aún lo apoya. “Haz lo que tengas que hacer y hazlo de prisa”, afirmó el presidente que le dicen en la calle. “Lo que España espera de nosotros es que actuemos con decisión y con prontitud”, concluyó. Hoy se sabrá quién tiene el verdadero barómetro popular.  <

Ansa y Efe

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment