"Superbaterías" para celulares y laptops: duran una semana y se cargan en 15 minutos.

  Un grupo de ingenieros espera conseguir que las reservas de energía aguanten diez veces más, y se carguen diez veces más rápido que las actuales 

 

"Superbaterías" para celulares y laptops: duran una semana y se cargan en 15 minutos

 

Un equipo de ingenieros de la Universidad Northwestern, en EEUU, trabaja en unas baterías que podrían durar cerca de una semana y tardarían en cargarse unos 15 minutos.

Estas baterías podrían estar disponibles en un plazo de entre tres y cinco años, y se podrán usar tanto en dispositivos pequeños, como reproductores MP3 o móviles, como en coches eléctricos.

Hoy las baterías son unos de los principales problemas de los "smartphones". Apple, desde que lanzó su sistema operativo iOS5, se enfrenta a un problema que alarga la duración de la carga unas horas y, por el momento, el parche que han lanzado no ha conseguido solucionar la situación.

De todas maneras, los teléfonos inteligentes rara vez consiguen aguantar más de un día sin necesitar una recarga de batería.

Esta situación puede cambiar en unos tres años gracias a la investigación del grupo de ingenieros liderado por Harold Kung, que esperan conseguir que las baterías aguanten diez veces más, y se carguen diez veces más rápido.

Esperan conseguir esto gracias al silicio. Según explican en la página de la Universidad, citada por el diario español El Mundo, las baterías de iones de litio, presentes en la mayoría de los dispositivos, funcionan gracias a una reacción química cuando los iones son enviados entre los extremos de la batería: el ánodo y el cátodo.

Cuando se utiliza energía, los iones viajan desde el ánodo hacia el cátodo a través del electrolito. Cuando se carga la batería, viajan en dirección contraria.

Así, el rendimiento depende, por un lado, del tiempo durante el cual la batería puede mantener la carga, limitado por el número de iones que pueden almacenarse en el ánodo o el cátodo. Y por otro lado, la velocidad de carga, que depende de la velocidad a la que viajen los iones de litio por el electrólito hasta el ánodo.

El problema de las baterías actuales es que el ánodo está hecho de varias capas de grafeno, material basado en el carbono y que sólo puede almacenar un átomo de litio por cada seis de carbono. Sin embargo, el silicio soporta hasta cuatro átomos de litio por cada uno de carbono.

El proceso de carga, hoy en día, es más largo con el carbono debido a que es muy largo y los iones deben llegar a todos los bordes antes de terminar el proceso.

El silicio también da problemas en este aspecto, ya que durante el proceso de carga se expande y contrae, lo que provoca que se fragmente y pierda su capacidad de carga rápida.

Combinando ambos materiales, el equipo de investigación está cada vez más cerca de conseguir estas "superbaterías".

 

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment