Te plancho, te lavo, te exploto, te echo.

TE PLANCHO, TE LAVO, TE EXPLOTO, TE ECHO Y SI PUEDO TE GAR…

image

Por Lucas Manjon

Mónica Córdoba trabajaba en la fábrica TE PLANCHO SRL, hasta que tuvo la osadía, según Ariel y Débora Beitelmaker, de organizar sindicalmente a sus compañeros y postularse ella como candidata a delegada.

Mónica fue despedida sin motivo aparente, pero interiorizándose en las políticas de los hermanos Beitelmaker, la cosa cambio.

Mónica en diciembre del año pasado, decidió organizar y organizarse sindicalmente a los trabajadores para combatir las terribles condiciones laborales que estaban viviendo.

El sueldo se paga por debajo del establecido por el convenio, no se cumplen las medidas de seguridad y salubridad en el lugar de trabajo.

Mónica realiza todas las acciones legales para poder acceder a las elecciones y desde ese momento comienza una persecución sistemática.

Fue aislada en su lugar de trabajo, en donde Ariel y Débora Beitelmaker presionaban a los compañeros para que no se comuniquen con Mónica y así poder sentir una presión desde estos últimos.

La presión se materializo en intentos monetarios por comprar su decisión. Mónica desistió la opción y la presión comenzó a intensificarse. Comenzó a representar sindicalmente a sus compañeros, a recibir denuncias, opiniones y propuestas de sus compañeros.

TE PLANCHO SRL decidió prescindir de sus servicios sin motivo en febrero de 2011. Mónica no tuvo una sola queja, un solo incidente en su lugar de trabajo; una empleada modelo que es despedida sin motivo aparente.

image

FOTO: Mónica Córdoba, la costurera despedida cuando era delegada.

Mónica una vez despedida, comenzó a recibir llamados de personas que ocupan altos cargos en el sindicato del Sindicato Obrero de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA), intentando persuadirla de que acepte la indemnización y no realice ningún reclamo, que el sindicato la iba a asesorar y no iban a dejar que la empresa la estafe.

Resulta por lo menos extraño ya que el SOIVA, nunca se acercó a la fábrica. Los empleados casi desconocían la existencia de tal sindicato.

Mónica con el apoyo de la agrupación interna del SOIVA, la Unión de Trabajadores Costureros (UTC-ALAMEDA), decidió apoyarla y comenzar a ejercer las funciones que debería dar el sindicato.

Se presentó la denuncia en el INADI y en la Juzgado Laboral por discriminación. Entonces los integrantes de la UTC-ALAMEDA, junto a Mónica comenzaron a exteriorizar el reclamo.

En marzo marcharon al local de Kosiuko ubicado en Santa Fe y Callao. No resulta extraño que la marca escrachada, propiedad de Federico Bonomi y Cyntia Kern, sea la marca escrachada. Bonomi y Kern tienen una extraña, salvaje y esclavista predilección por los talleres que confeccionan ropa en condiciones similares a las villas romanas, en donde la muerte se encuentra fácilmente. Por eso eligen a TE PLANCHO SRL como uno de sus máximos proveedores, y por lo tanto son solidariamente responsables de lo que sucede en TE PLANCHO SRL

En el interior de esta símil factoría irlandesa, los aprietes se comenzaron a diseminar por el resto de los empleados que apoyaron y apoyan la elección de Mónica como delegada sindical.

Entre aprietes y llamadas del SOIVA, la patronal decidió comenzar a corregir las irregularidades en las que estaban incurriendo, tanto salariales, de seguridad y de sanidad.

Ante la negativa de Ariel y Débora Beitelmaker a reincorporar a Mónica y reconocerle sus derechos, el reclamo volvió a tomar las calles.

En este caso la marca ZARA, denunciada a nivel mundial por utilizar trabajo esclavo, fue escrachada por la UTC-ALAMEDA. Al igual que Kosiuko, solidariamente responsable de lo que sucede en la fábrica que terciariza la fabrica, el local de esta famosa línea textil, ubicada en Florida al 600, recibió el reclamo de los trabajadores.

Hace no más de una semana, las partes se presentaron en una audiencia frente al juez Juan J. Pérez subrogante del Juzgado de Trabajo Nº 46.

Las partes presentaron testigos y la audiencia llegó a lugares muy pocos previstos.

Los presentados por Mónica, declararon la terrible situación que se vivía y se vive en TE PLANCHO SRL y confirmaron la intención de Mónica de presentarse como delegada sindical.

Los presentados por la patronal comenzaron oponiéndose a los comentarios de sus compañeros, sosteniendo que la situación era perfectamente legal y sin problemas para los trabajadores, además de negar la intención de Mónica de convertirse en delegada sindical.

Ante la presentación de ciertas pruebas, como el pedido de alta en la obra social que uno de los testigos presentados por la patronal le solicito a Mónica en su función ya asumida de delegada, comenzaron a contradecirse.

Casi asumiendo la posición de la patronal, el Juez Juan J. Pérez decidió negar la reincorporación de Mónica. Para ello desestimó la declaración de los testigos presentados por Mónica, alegando parcialidad y que Mónica no había sido electa como delegada, desconociendo y violando la ley que protege a los empleados por discriminación, y activismo sindical.

Ariel y Débora Beitelmaker, no eligieron el nombre de su empresa al azar. TE PLANCHO SE CONVIRTIO EN TE EXPLOTO, TE ECHO Y SI PUEDO TE SIGO EXPLOTANDO.

A la fecha, el Juez Pérez no determinó la reincorporación de Mónica Córdoba y las condiciones de explotación se siguen intensificando. La Alameda tomó el compromiso con su agrupación gremial la UTC que en Te Plancho SRL la dignidad de los trabajadores no va a quedar vapuleada. Seguiremos tomando acciones para dejar evidenciado a la sociedad, a través de los medios de comunicación masivos, quienes son los cómplices de la explotación y antisindicalismo.

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment