Hoy indagatoria a las dueñas de Nuestra Huella S.A. empresa esclavista y explotadora de niños.

FOTO: Alejandra Lopez Camelo rodeada por el poder. Zuccaro intendente, UATRE Herrera, ex intendente Vibort. Al lado Ezequiel Ferreyra.

La Justicia Federal de Campana para hoy miércoles 29, a la mañana,citó a indagatoria a las dueñas de la empresa avícola Nuestra Huella S.A.. Las empresarias fueron denunciadas por la Fundación Alameda por los delitos de trabajo infantil, trata de personas, contaminación con agrotóxicos del niño Ezequiel Ferreyra, y la reducción a la servidumbre de los trabajadores.

El juez federal, Adrián González Charvay, citó para las 11 de la mañana a lapresidenta de Nuestra Huella, Alejandra López Camelo, prima hermana del intendente de Pilar, Humberto Zuccaro, y cuñada del secretario general de la sección Pilar de UATRE, Jorge Herrera, el gremio que debería resguardar los derechos de los trabajadores del campo. Mientras que para las 12 del mediodía deberá declarar en la indagatoria la subdirectora de Nuestra Huella, Lucia Teressa. Por otra parte,Leticia García de Luaces, viuda de Carlos Luaces el fundador de la empresa esclavista, habría declarado ayer martes 28 adelantando su indagatoria.

La Alameda y el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) hoy estarán presentes ante el juzgado Federal de Campana al momento de las indagatorias. Además se presentarán dos notas al juez Charvay, por un lado para que resguarde a los trabajadores en sus viviendas dentro de las granjas, frenando así los intentos de desalojo por la empresa, y por otro se le entregará un lapidario informe elaboradora por la relatora especial por trata de Naciones Unidas, en su visita de septiembre del año pasado previo a la muerte de Ezequiel Ferreyra, donde se detalla la situación de esclavitud y trata de la empresa Nuestra Huella S.A.

El reclamo de los trabajadores frente al juzgado, respaldados por las organizaciones, será para que las indagatorias terminen en el procesamiento y la posterior elevación al juicio oral de las empresarias responsables de la explotación laboral de los niños, la muerte por manipular agrotóxicos de Ezequiel Ferreyra, y el tráfico de los trabajadores que fueron reducidos a la servidumbre en granjas con cercos electrificados como quedo demostrado en el allanamiento de abril de 2008.

El Juzgado Federal de Campana se ubica en la calle 25 de Mayo 483. La causa tramita en la secretaria Penal N° 3 a cargo de Santiago Ladino, mediante el expediente Nº 339, caratulado “S/posible comisión del delito de trata”. El fiscal federal que interviene es Orlando Bosca. 

El reporte de la Relatora Especial de trata de personas, Joy Ngozi Ezeilo,que entregaremos al juzgado federal asegura respecto a la empresa avícola Nuestra Huella “que la empresa opera con impunidad ya que su propietario está relacionado con las autoridades locales” esto pese a la cantidad de pruebas sobre el trabajo esclavo e infantil.

Este informe que fue presentado el 24 de mayo ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en su sede de la Ciudad de Ginebra en Suiza, detalla que “la industria avícola también ha recurrido a la utilización de trabajadores migrantes irregulares, a veces en condiciones de trabajo forzoso. Las investigaciones llevadas a cabo por organizaciones no gubernamentales probaron la existencia de trabajo infantil y esclavitud en 30 granjas propiedad de una compañía (por Nuestra Huella), que comercializa en grandes supermercados en Argentina y también exporta a la Unión Europea. Se dice que la empresa opera con impunidad, ya que su propietario está relacionado con las autoridades locales. En cuanto a las labores agrícolas, las familias son a veces reclutadas en su totalidad, aunque sólo el jefe de la familia recibe el pago, se fomenta el trabajo de toda la familia para  aumentar la productividad. Al parecer, los niños también se utilizan en la cosecha de la cebolla, el ajo y las zanahorias”.

FOTO: la relatora de la ONU junto a los trabajadores en las granjas

A su vez la Relatora Especial recuerda en el informe la historia desgarradora de Oscar Taboada, “un sobreviviente de explotación laboral de nacionalidad boliviana, que se vio obligado a trabajar de 16 a 17 horas al día en una granja avícola localizada en la provincia de Buenos Aires. Oscar y su familia trabajaron todos los días de la semana y no se les permitió salir de la granja, que estaba vallada por un  cerco eléctrico. Ni siquiera cuando sus hijos estaban enfermos o lastimados se le permitió a Oscar buscar asistencia médica fuera de la granja. Oscar explicó cómo el propietario de la granja forzó a su esposa e hijos pequeños para ayudar a recoger los huevos, mientras que él debía limpiar el excremento de las aves. El trabajo en la granja también involucra el manejo de plaguicidas y otros productos químicos tóxicos sin contar con el entrenamiento o instrumentos adecuados. Según los informes, incluso los niños pequeños estuvieron involucrados en estas tareas. Debido al contacto con productos químicos y las terribles condiciones de trabajo, la esposa de Oscar sufrió un aborto involuntario y otra mujer experimentó una muerte fetal”.

Las naciones del mundo -y se espera que sea tenido en cuenta por el juez González Charvay y el fiscal Bosca- saben por el informe de la relatora que en Nuestra Huella S.A. “cada vez que los trabajadores intentaron quejarse o amenazaron con acudir a las autoridades, el propietario de la granja les reprochaba que sus reivindicaciones no serían tomadas en serio, porque eran sólo migrantes indocumentados y que él estaba bien conectado con las autoridades”.

Finalmente, cuando Oscar tuvo el valor para quejarse de su situación, fue despedido de la granja, sin recibir los pagos pendientes o compensación alguna. “Oscar explicó que, cuando los trabajadores agrícolas bolivianos fueron reclutados, se les ofrecieron buenas condiciones de trabajo, vivienda gratuita y salarios que oscilaban entre los 1.000 y 2.000 pesos. Sin embargo, una vez en la Argentina, se les pagaba unos 800 pesos y se los obligaba a trabajar en condiciones semejantes a la esclavitud”.

La relatora Ngozi Ezeilo estuvo en nuestro país entre el 6 y 11 de septiembre y que en esa oportunidad visitó La Alameda dos veces para interiorizarse por nuestras denuncias penales y poder entrevistar a las víctimas de las redes mafiosas que trafican personas para luego someterlas a la esclavitud, ya sea en el campo, la industria textil o prostíbulos.

CONTACTO: Néstor Escudero: 15 6880 3964 / Juan Grabois: 15 6384 3877

Fuente:
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment