En Nuevo León quieren "calentar la plaza"

La guerra de los cárteles que sacude a Tamaulipas tocó a Nuevo León con una racha de ataques conarmas de alto poder, bombas molotov y granadas contra negocios en Monterrey, Guadalupe y Cadereyta, con un saldo de un inocente asesinado y daños sin cuantificar.
En lo que se presume es un intento por "calentar" la plaza, un grupo del crimen organizado atacó indiscriminadamente agencias de autos, restaurantes, una gasolinera, un banco, un supermercado y hasta una plaza comercial, todo a lo largo de siete horas, entre las 22:00 horas del jueves y las 5:00 horas de ayer.
Fuentes militares consideraron que los ataques en Nuevo León habrían sido una represalia de integrantes del Cártel del Golfo, luego de que la madrugada del jueves miembros de Los Zetas irrumpieron en Miguel Alemán, Tamaulipas.

Durante horas, la población de esa ciudad fronteriza fue aterrorizada por los tiroteos y los granadazos que se dieron entre los dos bandos criminales y por la posterior intervención del Ejército, que detuvo a 11 presuntos delincuentes, pero que no pudo evitar que una decena de negocios fueran dañados.
Miguel Alemán, ahondaron los informantes, es una zona controlada por el Cártel del Golfo, así que su ex brazo armado, los Zetas, con atentados contra negocios estaría buscando "calentar" la ciudad, es decir, elevar la violencia para forzar una mayor presencia de las fuerzas federales y, eventualmente, buscar recuperar la plaza.
Con los ataques contra negocios de Nuevo León, el Cártel del Golfo habría respondido de la misma manera, en una región que se considera que está bajo la influencia de Los Zetas.
La jornada violenta en el área metropolitana de Monterrey comenzó alrededor de las 22:00 horas del jueves en un lote de autos ubicado en las calles Hidalgo y Venustiano Carranza, en el Centro, donde desconocidos lanzaron una bomba molotov y desataron un incendio que consumió cuatro vehículos.
Quince minutos después, hombres arrojaron otra bomba molotov en una gasolinera, sin que se reportaran daños, en el Bulevar Rogelio Cantú, a la altura de José Garza Ramírez, en laColonia San Jerónimo.
Cerca de las 22:30 horas, en Cadereyta, pistoleros dispararon a cinco negocios de la Plaza Comercial Las Palmas, ubicada en la Carretera a Allende, donde quedó sin vida una víctima inocente, quien fue identificada como José Luis Tobías González, de 41 años.
El hombre iba llegando al lugar a recoger a su hija, quien a esa hora saldría de trabajar del restaurante Church"s.
Además de ese comercio, un Banorte, un Subway, un Cesar's Pizza y un Helados Sultana fueron alcanzados por las ráfagas.
Por estos ataques, se reportaron dos heridos de bala, pero fuera de peligro: un empleado identificado como Carlos Delgado Gómez, de 51 años, y José Juan Suárez Gutiérrez, quien era investigado por el Ejército porque también estaba golpeado.
Un hecho más se dio a las 3:00 horas de ayer, cuando unos delincuentes lanzaron una granada en el estacionamiento de la tienda Soriana ubicada en Juárez y Lerdo de Tejada, en Guadalupe, en donde no se reportaron personas lesionadas.
Dos horas más tarde, los ataques continuaron en las agencias de autos Ford Car One, Land Rover y Jaguar, ubicadas en la Avenida Lázaro Cárdenas y Alfonso Reyes, al sur de Monterrey.
En ese lugar, los delincuentes utilizaron un lanzagranadas para arrojar dos explosivos calibre .40, además de armas largas.
Los pistoleros dejaron un narcomensaje en la puerta principal de la agencia Ford, cuyo contenido no fue revelado.
Una de las granadas lanzadas y que cayó en el interior de la agencia Ford, no detonó, por lo que los ministeriales especializados en explosivos la retiraron.
La segunda granada fue arrojada entre las agencias Land Rover y Jaguar, donde explotó y provocó daños en la fachada y en una camioneta.

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment