Clausura 2011 Fecha 9 : Lanús 2 vs. Boca 0

En un partido pobre y de escaso vuelo futbolístico, a Lanús le alcanzó con un toque de distinción y lucidez en el tramo final para doblegar por 2 a 0 a un Boca que volvió a mostrar la misma imagen pálida y deslucida de las primeras fechas. Diego Valeri abrió el marcador a los 35 minutos del segundo tiempo y Santiago Hoyos sentenció el resultado con un soberbio cabezazo a los 40. Este encuentro, correspondiente a la 9ª jornada del Torneo Clausura 2011, mostró una enorme paridad en la primera mitad y el trámite se tornó denso como consecuencia de la poca precisión y el demasiado respeto que se tenían entre sí. El equipo que comanda Gabriel Schurrer presentó un esquema cauteloso, con el orden y la paciencia como las características fundamentales de su juego, mientras que el Xeneixe no encontró ideas ni argumentos para superar a su rival a pesar de haber conseguido un dominio territorial y también del balón. Las más claras llegaron a través de un remate del Pochi Chavez que despejó Caranta y un disparo de Riquelme desde lejos que también contó con una buena respuesta del arquero Granate, quien debió ser reemplazado por Marchesín en el entretiempo a causa de una molestia en el aductor derecho. Asimismo, la tesitura fue la misma en el complemento, con el dueño de casa a la expectativa de una salida rápida de contragolpe y a la visita con un desempeño cada vez más chato e inofensivo. Dentro de ese panorama, a los 6 minutos se produjo la polémica de la tarde por un gol anulado a Leandro Díaz a instancias de Marcelo Aumente, segundo juez asistente, quien sancionó posición adelantada en una acción para la discusión. Más tarde, el buen ingreso de Romero y la mayor participación tanto de Valeri como de Ledesma en el circuito de juego del mediocampo hicieron que el Grana comenzara a inquietar a los dirigidos por Julio Falcioni con desbordes y centros que no llegaban a buen destino. Pero así fue como llegó el gol que rompió la monotonía, tras una trepada profunda de Goltz por derecha y un centro que no pudo despejar Cellay, detrás de quien apareció Valeri, que controló y definió cruzado para el desnivel en el resultado. Luego, Hoyos amplió la diferencia con un tremendo cabezazo después de un córner desde el sector derecho y permitió que Lanús se quedara con una victoria clave en su lucha por ingresar a la Copa Sudamericana. De esta manera, los orientados por Chucho suman 14 puntos en el certamen, con la particularidad que obtuvieron 13 de los 15 posibles como local, lo que hoy le permite ubicarse en el séptimo puesto, a cuatro unidades de River, único líder del campeonato. ¿Da para ilusionarse?
SÍNTESIS DEL ENCUENTRO
Lanús (2): 31- Mauricio Caranta; 2- Paolo Goltz, 17- Santiago Hoyos, 24- Carlos Izquierdoz y 3- Luciano Balbi; 8- Eduardo Ledesma, 5- Agustín Pelletieri y 19- Guido Pizarro; 33- Diego Valeri (c) y 10- Mario Regueiro; 18- Leandro Díaz. DT: Gabriel Schurrer.
Suplentes: 1- Agustín Marchesín, 6- Rodrigo Erramuspe, 34- Maximiliano Lugo, 32- Diego González, 11- César Carranza, 27- Silvio Romero y 9- Gonzalo Castillejos.
Boca (0): 20- Cristian Luchetti; 2- Christian Cellay, 6- Matías Caruzzo y 13- Juan Manuel Insaurralde; 3- Clemente Rodríguez, 16- Leandro Somoza, 11- Walter Erviti y 18- Fabián Monzón; 21- Cristian Chavez y 10- Juan Román Riquelme; 9- Martín Palermo (c). DT: Julio César Falcioni.
Suplentes: 1- Javier García, 19- Enzo Ruiz, 23- Esteban Orfano, 28- Jonathan Mazzola, 17- Juan Sánchez Miño, 7- Pablo Mouche y 27- Lucas Viatri.
Goles: ST 35' Diego Valeri (Lan), 40' Santiago Hoyos, de cabeza (Lan).
Amonestados: ST 2' Juan Manuel Insaurralde (Boc), 20' Guido Pizarro (Lan), 35' Luciano Balbi (Lan).

Cambios: ST 0' 1- Agustín Marchesín x 31- Mauricio Caranta (Lan), 19' 27- Lucas Viatri x 9- Martín Palermo (Boc), 24' 27- Silvio Romero x 18- Leandro Díaz (Lan), 32' 7- Pablo Mouche x 21- Cristian Chavez (Boc), 37' 23- Esteban Orfano x 18- Fabián Monzón (Boc), 38' 32- Diego González x 10- Mario Regueiro (Lan).
Figura: Diego Valeri (Lan).
Árbitro: Gabriel Favale.
Asistente 1: Diego Bonfa.
Asistente 2: Marcelo Aumente.
Árbitro suplente: Carlos Stoklas.
Estadio: Ciudad de Lanús, Néstor Díaz Pérez.
Asistencia: 35.000 espectadores.
Reserva: fue suspendida por cuestiones de seguridad y aún no tiene fecha de reprogramación. El árbitro del encuentro será Matías Arévalo.
Estadísticas
Tiros al arco: Lanús (4) - Boca (6)
Faltas cometidas sobre campo rival: Lanús (5) - Boca (1)
Tiro libres: Lanús (5) - Boca (8)
Offsides: Lanús (4) - Boca (1)
Corners: Lanús (4) - Boca (9)

* En el entretiempo del partido que el Grana le ganó a Boca, el Departamento de Relaciones Públicas del Club Atlético Lanús le entregó una plaqueta a Sebastián Blanco como reconocimiento por el título del Torneo Apertura que logró en el 2007. En plena recuperación de una rotura de ligamentos en un entrenamiento de su actual equipo, el Metallist FC de Ucrania, Chucky recibió una estruendosa ovación por parte de todo el públicoGranate que se hizo presente en la Fortaleza.

"EL PARTIDO ESTABA PARA CUALQUIERA PERO LANÚS FUE JUSTO GANADOR YA QUE INSISTIÓ MÁS PARA QUEDARSE CON EL PARTIDO"

de Fortaleza Granate

Gabriel Schurrer dialogó en conferencia de prensa una vez finalizado el partido y no ocultó su felicidad por haber conseguido el triunfo ante Boca. "Hicimos un buen partido en donde siempre se priorizó el órden y el equilibrio. Lo planteamos de esa manera. Creo que este es el equipo que queremos ver todos y por momentos con buen fútbol", subrrayó el entrenador Granate quien al mismo tiempo hizo hincapié en los buenos rendimietos individuales que tuvo su equipo: "Lanús hoy trabajó como equipo muy bien y los que inclinaron la balanza fueron sus individualidades. Esa jerarquía que tenemos ayuda a que podamos liquidar el partido en cualquier partido. Eso por suerte ha pasado esta tarde". Por otro lado, el Chucho argumentó el porqué de la salida de Leándro Díaz y el ingreso de Silvio Romero: "Leándro dio todo de sí y estaba acalambrado por momentos y por eso tomé la decisión de que entre Silvio con el objetivo de poder aprovechar su velocidad en las contras". No te pierdas la nota completa a continuación.
- Lanús aguantó, tuvo su momento, convirtió e incluso pudo haber sacado una diferencia más abultada sobre el final. ¿Lo viste de esa manera?
- Sí, hicimos un buen partido en donde siempre se priorizó el órden y el equilibrio. Lo planteamos de esa manera. Había que cerrarle los espacios a Boca, sobre todo lo que podían generar por las bandas. Además, sabíamos que una de sus virtudes es juntar mucha gente en el ataque. Nuestra idea fue la de aprovechar ese robo del balón y poder generar peligro rápido. Por momentos, sobre todo en la primera parte, tuvimos buenas convinaciones en ataque y sólo faltaba la puntada final. Ya en la segunda parte el desarrollo del partido fue bastante parecido con la diferencia que intentamos recuperar la pelota un poquito más adelante lo que nos dio la posibilidad de estar más cerca. Quizás el partido estaba para el que acertaba primero, pero creo que Lanús fue el más justo ganador y el que más insistió para quedarse con el partido. Pero al márgen, fue un partido muy parejo.

- ¿Por qué creés que se tardó tanto en abrir el marcador?
- En el fútbol argentino de hoy en día nadie regala nada. Cuando pasa eso sucede que te convierten y te cuesta mucho recuperarte. Nos pasó a nosotros y le pasa a todos los equipos. Cuando en algún momento un equipo propone algo más cuesta recuperarse. Ese equilibrio, el hecho de cerrar bien los espacios y poder contragolpear fue la manera en que uno vio el partido y que los jugadores lo hicieron dentro del campo.
- ¿Por qué fue el cambio de Silvio Romero por Leándro Díaz?
- Quiero recalcar que nosotros estábamos en cancha con ocho jugadores que eran del club y terminamos con nueve, algo para destacar. Leándro dio todo de sí y estaba acalambrado por momentos y por eso tomé la decisión de que entre Silvio con el objetivo de poder aprovechar su velocidad en las contras. El juego aéreo en cuanto a Díaz fue en momento puntuales, no creo que haya sido algo que se dio continuamente. Lo que pasa que al tener un jugador como él en la parte ofensiva con una envergadura física importante hace que se transforme en una alternativa válida más y no está mal. Muchas veces necesitás ese desahogo o ese balón largo para generar un poco de sorpresa al rival.
- ¿El partido te lo abrió la cabeza de Valeri y los desbordes de Romero?
- Yo creo que lo abrió el hecho de tener jugadores de jerarquía. Cuando aparecen esos jugadores sucede lo que sucedió hoy. Somos un equipo que cuando atacamos podemos ser letales como lo fuimos en otros partidos. Más allá de eso, creo que este es el equipo que queremos ver todos y por momentos con buen fútbol.

- ¿Dónde estuvo la clave para ganar el partido?
- La clave es evitar que Boca tenga espacios, precisamente tratar de llevar a Riquelme a determinada zona del campo y cubrir las bandas con las subidas de Rodríguez, Monzón, más Erviti o Chavez. Eso fue lo que más se trabajó durante la semana. Y partir de ahí generar fútbol con los jugadores que tenemos nosotros, ser firmes en la recuperación porque ellos se iban a desproteger mucho atrás y con Valeri, Regueiro, Ledesma, que hizo un gran partido, Díaz, aprovechar los huecos que se iban a presentrar.
- ¿Cómo se encuentra Caranta, quien tuvo que salir cuando finalizó el primer tiempo?
- No es fácil para un equipo que en el entretiempo le toque salir al arquero por la posición particular que tiene. A pesar de eso, el equipo no se resintió en lo más mínimo, todo lo contrario. Y justamente es otra de las cosas buenas que tiene este club como lo son los muy buenos arqueros que tengo en el plantel. Caranta tuvo una molestia muscular y se evaluará en la semana.
- El partido lo terminan liquidando las individualidades que tiene el equipo en sí.
- Es lo que yo decía. El trabajo de equipo es importantísimo, pero después cuando uno se habla de jugadores de jerarquía que precisamente en momento puntuales inclinan la balanza para un lado. Bueno, yo creo que hoy los tenemos y son capaces de liquidar cualquier partido. Eso por suerte ha pasado esta tarde.
- ¿Esperabas ver a un Boca así o realmente te sorprendió?
- Esperaba el sistema táctico que planteó, pero cuando yo hablo de jerarquía también hablo de equipo. Son las dos cosas importantes. Lanús hoy trabajó como equipo muy bien y los que inclinaron la balanza fueron sus individualidades para abrir el marcador. Boca por momentos lo intentó pero no lo consiguió, son momentos en donde no te salen las cosas.
Por Nicolás Gómez Cortés

DIEGO VALERI: “Yo creo en el trabajo colectivo y no pienso que haya partidos que te consagren individualmente. Si bien el que convierte el gol es un jugador, el respaldo del equipo hace que las individualidades se potencien”

“La verdad es que hoy teníamos que ganar como sea para hacer valer los puntos que sacamos en las dos fechas anteriores. Por eso este triunfo nos viene muy bien. Yo creo en el trabajo del equipo y no pienso que haya partidos que te consagren individualmente. Considero que, por el desarrollo completo del encuentro de hoy, el resultado pudo haber sido otro. De todas maneras, Lanús hizo otra vez un gran segundo tiempo: estuvo muy bien parado, consiguió el gol, abrió el resultado y se manejó con la ventaja”.

“La realidad es que en este torneo está todo muy parejo y sostengo que va a ser muy peleado hasta el final. Por eso nosotros trataremos de luchar y de sumar puntos, más allá de jugar bien o mal. Nuestro objetivo es claro: meternos nuevamente en copas internacionales. Por lo tanto, no queda otra que conseguir muchos puntos. Cada enfrentamiento es diferente y hubo algunos que jugamos en condición de visitante que perdimos inmerecidamente. De todos modos, no pensamos en eso, sólo en lo que se viene”.

“¿Por qué ganamos? Porque abrimos el marcador primero que ellos, estuvimos ordenados y mantuvimos la ventaja. Además, el respaldo de un equipo hace que las individualidades se potencien. Obviamente el que convierte el gol es un jugador, pero lo importante es el funcionamiento colectivo. En contraste, la deuda pendiente que tenemos con nosotros mismos es imponernos fuera de nuestra cancha”.

SILVIO ROMERO: "Todo futbolista que arranca desde el banco de los suplentes tiene el deseo de entrar y rendir de la mejor manera para crearle un dolor de cabeza al técnico. Estoy para sumar y aportar mi granito de arena cada vez que el equipo me necesite"

"Se nos presentó un primer tiempo bastante complicado donde no pudimos hacernos cargo de la pelota ni tampoco crear demasiadas situaciones de gol en el arco contrario. A todo esto, Boca nos apretó un poco y con sus jugadores de mejor jerarquía nos complicó por momentos. En el complemento tuvimos la chance de conseguir la apertura en el marcador y a partir de ese gol de Diego Valeri todo el trámite del encuentro se quedó en nuestro lado. Nos vamos muy contentos de la cancha por haber conseguido la victoria de local".
"Haber marcado varios goles y asimismo terminar con el arco en cero, fueron dos virtudes muy importantes dentro de este partido. Jugar ante equipos grandes como Boca y poder ganarles es una inyección anímica muy importante que cualquier futbolista necesita para seguir creciendo y progresando. Ahora, se van a presentar una serie de encuentros muy complicados y estará en nosotros dar lo mejor para que podamos ganar y cumplir el objetivo de entrar a la Sudamericana".
"A lo largo de este torneo hemos perdido varios partidos de una manera injusta y eso nos desmoralizó bastante en su momento. Ahora, tenemos una felicidad muy grande porque hicimos un buen partido ante Boca y nos pudimos quedar con los tres puntos en nuestra propia casa. Esto habla de que el equipo se encuentra entero y con las ganas de salir adelante. Afirmamos nuestra levantada y ahora habrá que mantenerla".
"En lo personal, venía de dos partidos sin poder jugar y una vez que el propio entrenador decidió colocarme en el segundo tiempo, sentí que rendir de la mejor manera iba a ser un gran desafío que pretendía cumplir en esos minutos. Afortunadamente, pude cumplir y todos mis aportes sirvieron para que el equipo ganara. Uno se prepara durante el transcurso de cada semana de trabajo para aprovechar las situaciones personales, como también para aportarle mi granito de arena al equipo en caso que me necesite".
"Siempre, la idea que tiene todo futbolista que arranca un partido desde el banco de los suplentes está basada en entrar y rendir de la mejor manera para así otorgarle una mochila de responsabilidad o un dolor de cabeza al técnico, por decirlo de alguna manera. En lo personal, quería recuperar la confianza que había perdido en el torneo pasado y por suerte lo pude lograr con algunos minutos. Si bien, me sentí muy cómodo jugado por la banda, no tengo inconvenientes de ubicarme en la posición de centro delantero. En síntesis, estoy para sumar y para ganarme un lugar dentro del equipo titular".

AGUSTÍN MARCHESÍN: "Quería volver al arco de Lanús y lamentablemente lo tuve que hacer por la lesión de un compañero. El equipo consiguió tres puntos importantísimos de local que sirven para cumplir uno de los objetivos que es pelear arriba"
"Más allá de todas las críticas que pudo haber sufrido durante todas estas semanas que pasaron, está a las claras decir que Boca es un rival muy complicado, que posee gran cantidad de futbolistas de primer nivel. Tener dentro de la formación titular a jugadores como Riquelme y Palermo es un plus extra por encima de los demás conjuntos. Por lo tanto, nos encontramos muy contentos por haber conseguido esta victoria en condición de local, más todavía sabiendo a quién se le ganó".
"En el primer tiempo, el trámite del partido se hizo bastante parejo, con dos equipos tratando de proponer sus ideas de juego dentro de la cancha. En el segundo tiempo, se abrieron un poco más los espacios y gracias a eso pudimos encontrarnos con el primer tanto del partido. Después, tuvimos la inteligencia y la jerarquía colectiva para poder liquidar la historia y asegurarnos un nuevo triunfo en condición de local. Nos quedamos con tres puntos importantísimos que nos sirven para seguir de la misma manera con el objetivo pactado desde el comienzo de la pretemporada".
"Me pone muy contento que Valeri esté rindiendo de la mejor manera con la camiseta de Lanús. Si bien, no caben dudas que Diego es un futbolista más caracterizado por crear situaciones de peligro que hacer goles, ha convertido bastante a lo largo de este torneo y eso nos sirvió muchísimo a nosotros como equipo para obtener buenos resultados. Estamos muy orgullosos de tenerlo a él dentro del equipo de Lanús".
"Tenía muchas ganas de volver al arco de Lanús y lamentablemente lo tuve que hacer nuevamente por una lesión de Mauricio (Caranta). De todas maneras, tuve varias participaciones dentro del transcurso del partido y creo que pude responder bastante bien a cada una de ellas. Me vi muy seguro dentro de los tres palos y, sin dudas, esa fue una de las cosas que me brindó la confianza necesaria para tener un buen desempeño".
"Este equipo se encuentra con todas las ganas de seguir trabajando para así terminar el torneo lo más alto posible. Tenemos un plantel muy amplio conformado por futbolistas bastante importantes y estará en nosotros hacernos valer como corresponde a lo largo de todas estas fechas. Uno de nuestros objetivos es pelear bien arriba y si seguimos de esta manera lo vamos a poder lograr con creces".

PAOLO GOLTZ: “El campeonato nos dio una nueva chance y revivió las esperanzas de todos nosotros y de la gente. Por otro lado, creo que es el momento ideal para encontrar una regularidad tanto de local como de visitante”

“Al igual que contra Racing, ésta es una victoria que nos sirve mucho porque no veníamos de la mejor manera. El otro día contra All Boys, nuestra intención era ganar para acercarnos un poco a la cima, pero perdimos dos puntos importantes. Por eso era fundamental sacar hoy un buen resultado, sobre todo por el rival que nos tocaba. En tanto, este triunfo es trascendental para la confianza de nosotros y también para la gente. En lo personal me siento cada vez más cómodo en la posición de lateral por la banda derecha más allá de que no sea mi función habitual”.

“En líneas generales pienso que ganamos merecidamente. Lanús jugó un muy buen partido, donde recién a lo último se abrieron los espacios y se definió. Es más, considero que hasta se pudo haber conseguido una diferencia mayor, sobre todo en los minutos finales. Por otro lado, creo que es el momento ideal para encontrar una regularidad tanto de local como de visitante. Afortunadamente, Diego Valeri ha hecho un campeonato excelente, y nosotros lo tenemos que aprovechar y ayudar en todo lo que él necesite”.

“De a poco comenzamos a mirar con buenos ojos la tabla de posiciones y la que clasifica a la próxima Copa Sudamericana. Es un torneo que les da oportunidades a todos, porque están muy apretados y con poca diferencia de puntos. Por eso la idea es descontar unidades en las fechas que se vienen, aunque supongo que podríamos estar un poco más arriba. ¿En qué mejoramos? Las ganas. El campeonato nos dio una nueva chance y revivió las esperanzas de todos nosotros”.

Por Federico Arcelli y Martín Luciano

Fuente:

LineaSeparadora

 

Por los medios.

clarin_logo

Lanús le dio un cachetazo a Boca

Lo venció por 2-0 con goles de Valeri y Hoyos. El equipo de Falcioni, que venía de dos triunfos consecutivos, sumó la quinta derrota en nueve partidos. Los de Schurrer quedaron a cuatro puntos de River, único líder.

MARCA. Pochi Chávez engancha ante la presión de Ledesma. (DyN)

MARCA. Pochi Chávez engancha ante la presión de Ledesma. (DyN)

MARCA. Pochi Chávez engancha ante la presión de Ledesma. (DyN)

MARCA. Pochi Chávez engancha ante la presión de Ledesma. (DyN)

GRANATE. Chávez y la pelota rodeados de camisetas de Lanús. (DyN)

GRANATE. Chávez y la pelota rodeados de camisetas de Lanús. (DyN)

Se apagó el fuego, quedaron las brasas para viajar al Sur y enfrentar a Lanús. El Boca de Julio César Falcioni se consumió rápido. Esta vez no aparecieron los tiros libres de Juan Román Riquelme, ni sirvieron los cambios de Lucas Viatri por Martín Palermo y de Pablo Mouche por Christian Chávez; tampoco la línea de cinco defensores fue sólida. Y el local, Lanús, aprovechó su mejor condición física, fue paciente y encontró los goles sobre el final, cuando Boca ya estaba rendido.

Un partido aburrido, desde el inicio hasta los 34 del segundo tiempo, cuando Diego Valeri abrió el marcador con un zurdazo letal para un Lucchetti estático y vencido. El 5-3-1-1 de Falcioni fue lento e impreciso. Aunque contó con las dos mejores chances de la primera mitad. Una a los 10, tras una trepada de Clemente Rodríguez por la derecha, centro atrás y remate de Chávez que Caranta tapó con una volada impecable. La segunda, sobre el cierre, con un remate de Román desde afuera del área que el arquero desvió al córner. Nada más.

Lanús esperó por su oportunidad, aunque no dominaba la pelota y pasaba más tiempo en su campo que en el del rival. En la primera etapa, Regueiro por izquierda, tratando de aprovechar la espalda de Clemente, Valeri como enganche, Leandro Díaz muy contenido en el área y Ledesma intentando llegar por sorpresa por derecha. Pocas veces pudo inquietar a una defensa por momentos multitudinaria.

En el complemento, Boca se quedó sin piernas. Esta vez Palermo no fue "culpable", aunque Falcioni prefirió prescindir de él, como ante Colón y Estudiantes. El Titán se movió en las alturas y hasta tuvo un cabezazo que le contuvo Marchesín –reemplazó a Caranta, lesionado-. La pelota casi no le llegó al goleador. Y a los 18 le tuvo que dejar su lugar a Viatri, el héroe del fin de semana pasado. Pero el cambio de figuritas no solucionó el problema. Román impreciso y cansado, Clemente contenido, Monzón sin sorpresa; y Erviti y Chávez sin compañía para tocar. Lanús se lo comió a Boca.

El partido le pedía otro delantero a Boca. Tardó 32 minutos Falcioni, hasta que se decidió por Mouche. Pero en vez de sacar uno de los tres centrales y pasar a jugar con una línea de cuatro en el fondo, sacó a Chávez y mantuvo a los cinco defensores. El funcionamiento del equipo de mitad de cancha hacia delante fue el mismo: lento y sin sorpresa. Se desinfló Boca, y Lanús aprovechó el momento que había estado esperando. Valeri llegó al área libre y definió de zurda para el 1-0. Y tras un tiro de esquina, Hoyos selló el 2-0 con un cabezazo brillante.

Práctico, Lanús se quedó con tres puntos que lo arriman a la cima (está a cuatro de River, el único puntero). Boca, que venía de dos triunfos consecutivos, volvió a chocar con su realidad: sumó su quinta derrota en nueve fechas.

 

LineaSeparadora

logo_cronica

Lanús le cortó el chorro a Boca

Lanús festeja un gran triunfo ante Boca (FotoBaires).

 

Lanús festeja un gran triunfo ante Boca (FotoBaires).

El Granate derrotó 2-0 al xeneize con goles de Valeri y Hoyos e impidió la consolidación en la recuperación boquense. Palermo quebró su propia peor racha sin convertir.

Boca Juniors, luego de dos triunfos en cadena, regresó a la irregularidad en su juego y perdió con Lanús por 2-0, de visitante, en un discreto encuentro de la novena fecha del torneo Clausura.

La inercia de un partido somnífero se rompió con un zurdazo del talentoso mediocampista Diego Valeri y un cabezazo del defensor Santiago Hoyos, a los 36 y 41 minutos del segundo tiempo, respectivamente.

El delantero Martín Palermo, máximo goleador de la historia de Boca, extendió a 813 minutos su racha sin convertir y superó la peor marca de su carrera (760) que registraba desde su época en Estudiantes de La Plata.

Con la derrota, el equipo de Julio César Falcioni quedó con 10 unidades, sumergido en el fondo de la tabla de posiciones, y se distanció a ocho del líder River Plate, al que recibirá en la fecha 14.

Lanús, rival de San Lorenzo el viernes próximo en el Nuevo Gasómetro, llegó a 14 unidades y consiguió el cuarto triunfo como local sobre cinco jugados en el torneo.

El ingreso del atacante Silvio Romero, a 21 minutos del final, marcó un punto de inflexión en un partido de arcos sellados producto del poco ingenio ofensivo de ambos.

El ex Instituto revitalizó a su equipo y generó la convicción del triunfo, favorecido por dos errores defensivos de Boca en el final del partido.

En el primer gol, Cristian Cellay -de buen primer tiempo- no alcanzó a cerrar el centro de Paolo Goltz desde la derecha; mientras que Juan Insaurralde no tuvo reacción para incomodar a Hoyos en el cabezazo que derivó en el segundo.

Boca, esta vez, no le sacó rendimiento al esquema táctico ideado por Falcioni, compuesto por un solo delantero (Palermo) en su peor racha goleadora histórica.

Con su artillero devaluado y Juan Román Riquelme bien controlado, la visita dependió de los chispazos de Cristian Chávez y la intermitencia de Walter Erviti, lejos de aquel que brilló en Banfield.

El ingreso de Pablo Mouche, clave para la pasada victoria ante Estudiantes de La Plata, tampoco dio resultados en un equipo sin peso ofensivo.

Lanús tomó nota de la carencia rival, se decidió en el tramo final del partido y festejó una victoria resonante con apenas dos aciertos en el área.
= Síntesis =
Lanús: Mauricio Caranta; Paolo Goltz, Santiago Hoyos, Carlos Izquierdoz y Luciano Balbi; Eduardo Ledesma, Agustín Pelletieri, Guido Pizarro y Diego Valeri; Mario Regueiro y Leandro Díaz. Dt: Gabriel Schurrer.

Boca Juniors: Cristian Lucchetti; Cristian Cellay, Matías Caruzzo y Juan Manuel Insaurralde; Clemente Rodríguez, Cristian Chávez, Leandro Somoza, Walter Erviti y Luciano Monzón; Román Riquelme; Martín Palermo. Dt. Julio César Falcioni.
Goles en el segundo tiempo: 36m. Valeri (L) y 41m. Hoyos (L).

Cambios en el segundo tiempo
, al comenzar, Agustín Marchesín por Caranta (L); 20m. Lucas Viatri por Palermo (BJ); 24m. Silvio Romero por Díaz (L); 32m. Pablo Mouche por Chávez (BJ); 38m. Diego González por Regueiro (L) y Esteban Orfano por Monzón (BJ).
Amonestado: Pizarro (L).
Arbitro: Gabriel Favale.
Estadio: Lanús.

Télam

LineaSeparadora

diariopopular

 

Lo derrotó Lanús por 2 a 0

Boca volvió a perder

Boca Juniors, luego de dos triunfos en cadena, regresó esta tarde a la irregularidad en su juego y perdió con Lanús por 2-0, de visitante, en un discreto encuentro de la novena fecha del torneo Clausura.

La inercia de un partido somnífero se rompió con un zurdazo del talentoso mediocampista Diego Valeri y un cabezazo del defensor Santiago Hoyos, a los 36 y 41 minutos del segundo tiempo, respectivamente.

El delantero Martín Palermo, máximo goleador de la historia de Boca, extendió a 813 minutos su racha sin convertir y superó la peor marca de su carrera (760) que registraba desde su época en Estudiantes de La Plata.

Con la derrota, el equipo de Julio César Falcioni quedó con 10 unidades, sumergido en el fondo de la tabla de posiciones, y se distanció a ocho del líder River Plate, al que recibirá en la fecha 14.

Lanús, rival de San Lorenzo el viernes próximo en el Nuevo Gasómetro, llegó a 14 unidades y consiguió el cuarto triunfo como local sobre cinco jugados en el torneo.

El ingreso del atacante Silvio Romero, a 21 minutos del final, marcó un punto de inflexión en un partido de arcos sellados producto del poco ingenio ofensivo de ambos.

El ex Instituto revitalizó a su equipo y generó la convicción del triunfo, favorecido por dos errores defensivos de Boca en el final del partido.

En el primer gol, Cristian Cellay -de buen primer tiempo- no alcanzó a cerrar el centro de Paolo Goltz desde la derecha; mientras que Juan Insaurralde no tuvo reacción para incomodar a Hoyos en el cabezazo que derivó en el segundo.

Boca, esta vez, no le sacó rendimiento al esquema táctico ideado por Falcioni, compuesto por un solo delantero (Palermo) en su peor racha goleadora histórica.

Con su artillero devaluado y Juan Román Riquelme bien controlado, la visita dependió de los chispazos de Cristian Chávez y la intermitencia de Walter Erviti, lejos de aquel que brilló en Banfield.

El ingreso de Pablo Mouche, clave para la pasada victoria ante Estudiantes de La Plata, tampoco dio resultados en un equipo sin peso ofensivo.

Lanús tomó nota de la carencia rival, se decidió en el tramo final del partido y festejó una victoria resonante con apenas dos aciertos en el área.

Lanús: Mauricio Caranta; Paolo Goltz, Santiago Hoyos, Carlos Izquierdoz y Luciano Balbi; Eduardo Ledesma, Agustín Pelletieri, Guido Pizarro y Diego Valeri; Mario Regueiro y Leandro Díaz. Dt: Gabriel Schurrer.

Boca Juniors: Cristian Lucchetti; Cristian Cellay, Matías Caruzzo y Juan Manuel Insaurralde; Clemente Rodríguez, Cristian Chávez, Leandro Somoza, Walter Erviti y Luciano Monzón; Román Riquelme; Martín Palermo. Dt. Julio César Falcioni.

Goles en el segundo tiempo: 36m. Valeri (L) y 41m. Hoyos (L).

Cambios en el segundo tiempo, al comenzar, Agustín Marchesín por Caranta (L); 20m. Lucas Viatri por Palermo (BJ); 24m. Silvio Romero por Díaz (L); 32m. Pablo Mouche por Chávez (BJ); 38m. Diego González por Regueiro (L) y Esteban Orfano por Monzón (BJ).

Amonestado: Pizarro (L).

Arbitro: Gabriel Favale.

Estadio: Lanús.

 

LineaSeparadora

 

logo-canchallena

Valeri: "Nuestro objetivo es volver a las copas"

Por Julián Lichene
Para LA NACION

Valeri y el grito que abrió el triunfo ante Boca | Fabián Marelli - LA NACION

Se besó la camiseta cuando trotaba hacia la manga que lo llevaría al vestuario. Acababa de hablar con el periodismo dentro del campo de juego, y todos los hinchas granates, parados en las tribunas, se enrojecían las manos de tanto aplaudirlo. Levantó los brazos y él también chocó sus palmas. Ante la ida de una de las mejores joyas creativas de los últimos tiempos como Sebastián Blanco, quien fue homenajeado en el entretiempo por el campeonato obtenido en el Apertura 2007, Diego Valeri sintió que ese espacio podía volver a ocuparlo él, también considerando la poca importancia que depositaba en su juego el fútbol europeo y la posibilidad de ser convocado al seleccionado nacional si volvía a demostrar en la Argentina por qué se lo habían llevado. Y está demostrando que ni él ni el club que lo formó y lo acompañó en su crecimiento se equivocaron en la elección.

Sin ser una manija full time de su equipo, se nota que es la cuota de talento que no abunda ni siquiera en el medio local, aunque ayer no participó tanto del juego, especialmente en el primer tiempo. Se lo vio algo contenido, con pocas posibilidades de soltarse y llegar con más frecuencia al arco contrario. Y su equipo lo estaba sintiendo porque no lograba acercarse al arco defendido por Lucchetti. Hasta que dio una muestra de sus cualidades con una soberbia definición de zurda para abrir un partido que se encaminaba hacia un cero redondo para los dos: "El gol me gustó mucho porque fue una buena jugada del equipo. Por suerte, me quedó esa pelota a mí y pude definir. Y además me encanta que participen muchos jugadores, especialmente cuando pasan los laterales al ataque. Así es más lindo el fútbol".

Admirador desde chico de Juan Román Riquelme, a tal punto de que en la semana había declarado que le daba vergüenza que lo compararan con él y hasta tener la oportunidad de saludarlo -"Es el mejor jugador del fútbol argentino, no tengo dudas", aseguró-, también hizo referencia al desarrollo del partido: "Fue difícil, como sabíamos que iba a resultar. A Boca lo vi bien parado. Tiene muy buenos jugadores. La verdad es que el partido estaba para cualquiera, hay que decirlo. Lo bueno es que pudimos abrirlo en el segundo tiempo. Enhorabuena que ganamos de locales como contra Racing, pero hay que tener en cuenta que siempre se puede mejorar".

Sabe y conoce que Lanús no es el conjunto de temer en este Clausura como en torneos pasados. Que es uno de los tantos equipos en etapa de formación, etiqueta que viene muy bien para aquellos clubes que han cambiado nombres, pero que no consiguen resultados a la brevedad o puntear en la tabla de posiciones con rapidez, alimento indispensable de estos efímeros torneos argentinos. Por eso el volante no duda en afirmar: "Es innegable que hay una mediocridad general dentro de nuestro fútbol. Y Lanús no escapa a eso. A pesar de ello, este triunfo sirve para tomar confianza en lo grupal y estar en el lote de arriba".

Tan sincero es que le escapa al engaño cuando se lo consulta si ante tanta paridad se puede soñar con el campeonato: "Falta mucho. Nuestro objetivo es volver a las copas. Después veremos dónde estamos parados".

Ese objetivo copero dependerá del andar del equipo en lo que resta del campeonato. Por ahora, Lanús entra en la Sudamericana. El otro, más personal, el de volver a brillar en el fútbol argentino, de a poco se va cumpliendo. Para felicidad de Valeri y de todo Lanús.

 

LineaSeparadora

 

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment