Las sospechas siguen apuntando a Lagostena.

Después de que la investigación que se inició para dar con el paradero de Erica Soriano llevara el martes a los pesquisas a tres prostíbulos de Constitución, el abogado de la familia Soriano, Ariel Ursino, sostuvo ante Info Región que “los datos concretos siguen señalando a la pareja de Erica, Daniel Lagostena”, como sospechoso de su desaparición. Desde el entorno de la chica, en tanto, aseguraron “hasta que Érica no aparezca” no van a descartar ninguna hipótesis. Ayer la policía allanó una casa en Monte Chingolo, pero el resultado del operativo otra vez fue negativo.


El martes brilló una esperanza en el seno de la familia Soriano, luego de que una mujer denunciara haber visto a Érica –desaparecida desde el 21 de agosto- en un prostíbulo de Constitución. Dijo que tenía “el pelo corto” y que estaba “retenida contra su voluntad”. Sin embargo, cuando la policía y la Justicia llegaron al lugar, en el sitio “no había nada”. En este marco, la esperanza no desaparece, pero según el abogado de la familia Soriano, Ariel Ursino, la realidad es que las pistas “siguen apuntando (a la pareja de Erica) Daniel Lagostena”, como sospechoso de su desaparición.
“Los datos concretos nos llevan a él. Todo lo demás son cosas anónimas que nunca se pudieron comprobar; además, hay una prueba obvia, y es que nadie la vio salir de la casa”, señaló Ursino en diálogo con Info Región.
“Los procedimientos del martes se hicieron en base al testimonio de una mujer colombiana que se presentó en una comisaría de Lanús y dijo que se había escapado de uno de esos lugares, y que la había visto ahí a Erica. Sin embargo, esta opción fue descartada”, recalcó el letrado.
Ayer, en tanto, la policía allanó una casa de Monte Chingolo, también en Lanús, después de que una vecina de esa localidad se presentara espontáneamente a una dependencia policial para contar que en la casa que le alquilaba a un ex inquilino –ahora detenido por una cusa penal- encontró “cosas raras” y “pelo quemado”, justo en los días en que Érica fue vista por última vez. Sin embargo, otra vez, los procedimientos no arrojaron ninguna certeza sobre el paradero de la joven, que estaba embarazada de dos meses.
Desde la familia Soriano, en tanto, son cautos respecto de estas nuevas pistas, pero remarcan también que “no puede descartarse nada”.
“Esto es alentador en tanto la línea de investigación más fuerte seguía solamente la pista del cementerio”, señaló a este medio Verónica, una de las hermanas de Érica. . Pese a que luego se confirmó que la información fue una falsa alarma, la joven consideró que “no queda afuera del juego la posibilidad de que pueda estar en alguno de esos lugares”.
“Para mí, hasta que Erica no aparezca, no queda nada afuera”, remarcó.
“Si bien es cierto que la esperanza de encontrarla nunca se pierde, es una lástima no haberla encontrado ayer (por el lunes) porque de ser así sabríamos que estaba con vida. Lamentablemente, las pruebas que hay nos llevan a pensar que no es así”, señaló Ursino.
Por estos días, en tanto, también se espera el resultado de las exhumaciones que se realizaron en el cementerio de Lanús, bajo la sospecha de que la chica hay sido enterrada con una identidad falsa por accionar de la cochería de Héctor Lagostena, padre de Daniel.

 

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment