Alfonsín largó la campaña con fuertes críticas al kirchnerismo

“No le tenemos miedo a la CGT”, dijo, para demostrar que la UCR puede gobernar.

PorNICOLÁS WIÑAZKI

FERVOR. ALFONSIN APLAUDE A LA MULTITUD QUE FUE AL LANZAMIENTO DE SU CANDIDATURA EN CONGRESO. LO ACOMPAÑAN LOS LEGISLADORES MARINO Y FORTE.

FERVOR. ALFONSIN APLAUDE A LA MULTITUD QUE FUE AL LANZAMIENTO DE SU CANDIDATURA EN CONGRESO. LO ACOMPAÑAN LOS LEGISLADORES MARINO Y FORTE.

De espaldas al Congreso, mirando a la Casa Rosada, a esa hora de la noche iluminada artificialmente de fucsia, Ricardo Alfonsín encabezó su acto de lanzamiento como candidato a la Presidencia. Es el primer dirigente que proclama su postulación para el 2011. Dio un discurso con varios ejes, muy crítico del Gobierno, con mensajes para la interna de la UCR, y en el que intentó despejar dudas relativas a la falta de gobernabilidad que podría generar un nuevo presidente radical.

“Nos dicen que le tenemos miedo a la CGT. No quiero personalizar... ¡Pero no les tenemos miedo ! ¡Cómo vamos a tener miedo al movimiento obrero si vamos a dar aumentos para los trabajadores y vamos a terminar con el trabajo en negro!”, gritó, gesticulando fuertemente con un brazo y con el otro, frente a una Avenida de Mayo colmada desde la calle San José hasta la 9 de Julio.

Durante su discurso, que duró casi una hora, Alfonsín dijo varias veces que va a ser presidente, y también mencionó que lo haría gracias a una propuesta frentista, integrada por el socialismo, el GEN y Encuentro Popular .

El tono del primer tramo de su oratoria aludió a lo social. Recordó que cuando su padre, Raúl Alfonsín, asumió la Presidencia, el desafío de la democracia era recuperar los derechos civiles, y que ahora el gran reto es generar mayor bienestar a la sociedad. “ No solo las dictaduras cercenan derechos, la pobreza también cercena libertades . Siempre ha habido pobres, lamentablemente, pero ahora a la pobreza se le suma la desesperanza”, alertó. Fue en ese momento que recordó que su tatarabuelo “era un gallego analfabeto que llegó a Chascomús, se compró un carro y recorría los campos de la mañana a la noche sacrificándose. Su hijo pudo poner un almacén de ramos generales, y su nieto fue a la Universidad, se recibió de abogado y llegó a la Presidencia de la Nación”. Esa alusión a su padre generó júbilo en los manifestantes (25 mil según los organizadores).

“Al-fon-sín” , se gritó a modo de cántico. Algunas señoras lloraron.

Las críticas de Alfonsín al Gobierno fueron, sobre todo, económicas: “A pesar del crecimiento no hubo desarrollo ”, por lo que la educación, la salud y el trabajo en negro están “igual o peor”. También habló de “la inflación, que castiga a los menos tienen mientras el Gobierno se hace el distraído”. Prometió que si llega a la Presidencia renovaría los ferrocarriles y le daría un espacio a la ciencia y la tecnología.

Varias veces dijo que sería Presidente, y se quejó de los que minimizan sus chances porque nunca ocupó un cargo ejecutivo. Buscó ejemplos internacionales de dirigentes que llegaron a presidentes sin contar con esa experiencia: John Fitzgerald Kennedy, Lula Da Silva, Felipe González y Nelson Mandela . Lo acompañaban en el escenario dirigentes como Ricardo Gil Lavedra, Gerardo Morales y Ángel Rozas, que lo precedieron en el uso de la palabra.

Antes del final habló de su principal rival en la interna, Julio Cobos, y criticó a quienes dicen que están peleados: “ Yo no agredo a nadie, y Julio tampoco . No está en riesgo la unidad del partido”. En cambió, ignoró al tercer candidato en discordia, el jefe partidario Ernesto Sanz.

Terminó pidiéndoles a los jóvenes que entiendan que la vida “no es solo para disfrutarla, hay que hacer algo por los demás”, y felicitó a los militan en política. Estaba agotado pero saludó al público sonriente, mientras explotaban fuegos de artificio y volaban papelitos rojos, azules y blancos.

Ratificaron las alianzas

La Convención Nacional de la UCR apuró anoche en Vicente López las conclusiones, tras un acuerdo para realizar alianzas con “sectores progresistas” para el 2011. Una manera de mantener en pie un frente electoral con el socialismo y el GEN. El jefe partidario, Ernesto Sanz, quien acaba de sumarse a la lista de precandidatos presidenciales, elevó su informe de gestión por escrito. Alfonsín estaba en su acto y el tercer competidor, Julio Cobos, mandó una carta pidiendo la unidad. La única discusión fue por la carta orgánica: el cobismo logró que se adapte a la ley de internas abiertas. El alfonsinismo pedía una mayor autonomía.

Fuente:
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment