Advierten que el 55% de los niños y adolescentes comen menos o peor

EXPOSITORES. ALBERTO MINUJIN (IZQUIERDA), IANINA TUÑON Y MARGARITA POGGI, AYER, EN PUERTO MADERO.

EXPOSITORES. ALBERTO MINUJIN (IZQUIERDA), IANINA TUÑON Y MARGARITA POGGI, AYER, EN PUERTO MADERO.

Durante 2009, más de la mitad de los niños y adolescentes sufrieron en sus casas la restricción de los consumos alimentarios. Es decir, comieron menos o de peor calidad. Ese es uno de los datos más relevantes del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, un documento de investigación que busca medir, por cuarto año consecutivo, el grado de cumplimiento de los derechos de niños y adolescentes.

El estudio marca que, dentro del 55% de chicos con este déficit, el 28% se encontraba el año pasado en situación de riesgo alimentario; un 8% más que en 2008, pero bastante por debajo de lo que se había visto en 2004, cuando casi la mitad (42,4%) estaba en esa situación.

Los especialistas que se dedicaron a elaborar el Barómetro le aclararon a Clarínque es un índice muy atado a las vicisitudes económicas. “La inseguridad alimentaria es muy sensible a la macroeconomía y a la retracción. En 2009 se dispararon de manera regresiva esos índices”, explicó la socióloga Ianina Tuñón, directora del estudio y autora del informe, quien, sin embargo, manifestó optimismo. “La relevancia de estos datos es relativa, sobre todo porque esos números se verán modificados cuando se analice este año, básicamente por la Asignación Universal por Hijo”, consideró Tuñón, quien ante un público atento en uno de los edificios de la UCA adelantó que el índice de déficit alimentario severo (población que no tiene asegurada la comida diaria) se reducirá casi a la mitad en 2010: “Del 8,1% caerá al 4,5%. Argentina ha avanzado en la modificación de la indigencia de la infancia, eso es relevante y muy positivo”. Ese 4,5% sería el índice más bajo de 2004 a esta parte en esa porción de la población (el anterior había sido de 4,9% en 2006).

El Barómetro mostró avances en otros aspectos relacionados con la niñez y adolescencia. Entre 2004 y 2009 se pasó de un 52% de niños en hogares con problemas de saneamiento a un 42,4%. También cayó el déficit en el acceso a red de gas (38,8% a 30,9%). El informe da cuenta además de que la mejora en el mercado del trabajo incrementó la cobertura de salud de los chicos. Y arroja un incremento en la inclusión educativa, aunque sigue habiendo diferencias enormes entre las clases sociales.

La presentación del Barómetro contó además con la mirada de los especialistas. “Hay un avance pero se sigue marcando la disparidad sistemática, sostenida y en aumento. La brecha social se sigue ampliando aunque se mejore en promedio”, comentó Alberto Minujín, asesor para Unicef en temáticas de pobreza.

Margarita Poggi, directora del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación, se mostró sorprendida por los avances en acceso a la educación: “Es auspicioso, hay un progreso importante que puede marcar una tendencia, pero sigue la desigualdad”.

 

Fuente: Clarin.com

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment