Argentina: Este 24 de marzo se cumple el 34º aniversario del golpe militar de 1976.

Este golpe fue dado para detener el gran proceso de resistencia de la Clase Obrera que enfrentaba al gobierno de Isabel Perón, que con sus comisiones internas, delegados de base   combativos y antiburocráticos,   enfrentaban  la ofensiva  de las patronales y los gobiernos de turno.

El golpe estaba preparado para poder implementar condiciones de mas explotación para la clase obrera ,tratando de hacer pagar los costos de la crisis económica mundial que atravesaba el imperialismo, a partir de los 70,para eso tenia que aniquilar a toda la vanguardia  obrera y popular que venia surgiendo y venia organizándose y peleando   desde el Cordobazo de manera independiente de la burocracia sindical, también para asestar una derrota a las organizaciones de la guerrilla que fueron el producto del giro a la izquierda de las clases medias  y sectores populares  que venían enfrentando a los últimos gobiernos.

Hoy  el contexto es de una crisis económica mundial  que lejos esta de haber terminado.

Esta crisis es comparable a la gran depresión del 30. El aumento del desempleo en EEUU y la crisis en varios países europeos (Grecia-Portugal) hacen tambalear el mentiroso discurso de que la crisis se esta solucionando.

En la Argentina se refleja esta crisis con miles de despidos y suspensiones, mas hambre y desocupación, con un aumento constante de la inflación, donde la discusión entre el gobierno y la oposición se centra en como seguir pagando la deuda externa, uno con las reservas y otro con mas endeudamiento, pero ambos con la   misma convicción de que la crisis la tienen que pagar los trabajadores y los sectores populares.

El gobierno K con su fachada   “progresista”, haciendo   como que   toma   las banderas de los DD HH, solo a encarcelado   a un pequeño grupo de represores, el 95% de los militares asesinos están libres, solo el 5%   está condenado o procesado.Sigue garantizando la impunidad para que estos genocidas libres secuestraran a   Jorge Julio López que hoy, tres años y medio después, sigue desaparecido.

La Policía Federal, la de las provincias, junto al resto de las fuerzas de seguridad   del estado burgués, siguen actuando de manera impune, reprimen todo tipo de manifestación  y utilizan el gatillo fácil, el cual sigue cobrándose la vida de miles de jóvenes, según el informe del archivo de la Correpi “2.826 personas fueron asesinadas por la policía, los gendarmes, los prefectos, los guardiacárceles y los vigiladores privados desde diciembre de 1983, siendo la mayoría jóvenes menores de 25 años (jóvenes y pobres y la mayoría parte de la clase trabajadora.” “Desde el 25 de mayo de 2003, el gobierno peronista de los Kirchner, que gusta definirse como “EL GOBIERNO DE LOS DDHH”, ha matado con el gatillo fácil, la tortura, en cárceles o comisarías, a 1.320 personas: 928 entre el 25/05/2003 y el 10/12/2007, y 392 desde entonces”.(1)

La desaparición de Luciano Arruga, el asesinato de Rubén Carballo en el recital de Viejas Locas por parte de la  Policía Federal, el asesinato de los chicos de Don Torcuato por parte la policía de la provincia de Bs As son parte de este accionar cotidiano.

Estas fuerzas   también son parte de los secuestros extorsivos, del narcotráfico, están involucradas en la trata de personas, siendo amparados por los sectores de poder que lucran impunemente con estas nefastas prácticas.

El Gobierno Nacional   y los provinciales no solo reprimen los conflictos (como en Terrabusi , en Andalaga) sino que además utilizan las patotas mandadas por la burocracia sindical y sus organizaciones sociales afines, como en el caso de los  trabajadores del Subterráneo y en otros ejemplos.

Denunciamos  y repudiamos la  campaña  mediática  que  motorizan el Gobierno junto a todos los sectores patronales, con sus medios de comunicación, en relación  al tema de la llamada  inseguridad, pidiendo mas mano dura para resolver las consecuencias de la pobreza ,degradación  y decadencia  y descomposición social  de este sistema, la cual encubre  el plan de plan de reprimir  también las luchas obreras y populares.

La sanción de La Ley Antiterrorista por parte del Parlamento en el 2009, marca esta política de reprimir todo intento de respuesta a los planes de hambre y explotación del gobierno burgués K.

El Gobierno K que se autoproclama “defensor de los DD.HH.”,   también es el abanderado   en aumentar la criminalización de toda protesta. Ya hay más de 4.000   compañeros con causas abiertas y juicios en marcha. Y de cada conflicto abierto surgen nuevos procesados, a  lo que se suma el pedido de desafuero de decenas  de  delegados combativos, procesos a estudiantes, militantes de organizaciones  sociales y de  la izquierda.

Desde el   PRS   creemos que  la única forma de avanzar en la lucha por el encarcelamiento de los represores y sus ideólogos es que la clase obrera encabece la lucha y movilización popular con un programa democrático , un programa que abarque las mas amplias reivindicaciones democráticas  que sea parte también   de un programa de  la clase obrera, independiente  de toda variante patronal  y   burocrática, que responda a la ofensiva de la gran burguesía y el imperialismo, los cuales ya están  descargando sobre nuestras espaldas   los costos de la crisis económica, con mas despidos, suspensiones, hambre, desocupación  y  represión.

(1)(Datos extraídos del informe de la CORREPI - Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional-Archivo 2009)

Fuente: www.kaosenlared.net

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment