Neurociencia y evaluaciones conjuntas, nuevas herramientas para mejorar el aprendizaje en las aulas.

LA INCORPORACIÓN DE LAS NEUROCIENCIAS Y LA IDEA DE CONTAR CON UN EQUIPO DOCENTE QUE EVALÚE A LOS ALUMNOS SON LAS HERRAMIENTAS "QUE MEJORAN EL RENDIMIENTO ESCOLAR", AFIRMÓ RICHARD ELMORE, PROFESOR DE LA ESCUELA DE EDUCACIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD.

El especialista, durante una conferencia realizada en Buenos Aires, explicó que las neurociencias aplicadas al aprendizaje se basan en la observancia del sistema de capacitación que tienen los médicos y que se diferencian de las escuelas tradicionales que "solo apelan al ejercicio de la memoria".
"En las escuelas tradicionales el diseño del aula se hace en base a lo que deciden los adultos, esta forma de enseñanza es como una caja negra donde todo está reglamentado, en donde si se realiza una acción inevitablemente tendrá una determinada consecuencia".
Elmore, quien dirige una cátedra de "Liderazgo Educacional" en Harvard, aseguró que en este contexto "lo que sucede entre esa acción y esa consecuencia es un misterio, en donde el acto de enseñar a veces funciona y otras no".
Autor de varios libros sobre prácticas y reformas educativas en el aula, Elmore viaja por el mundo para difundir este sistema de enseñanza. En ese marco fue invitado a dar una conferencia en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA organizada por la Fundación Cimientos.
Elmore explicó que el cerebro "tiene tres funciones básicas: la memoria, la emoción y las funciones ejecutivas o control. Una experiencia afectiva determina a que sector del cerebro va y que es lo que evoca".
"El aprendizaje es algo excitante y emocionante pero si se lo siente como un castigo, se registra en la memoria de esa manera" dijo Elmore y añadió: "La memoria no es algo tan importante ya que cuando aprendés a controlar los estímulos que ingresan junto con esa información la respuesta es mucho más eficiente".

El especialista explicó que el sistema, que tiene resultados muy importantes en varias escuelas de Estados Unidos y en países europeos, "no colocan al alumno en situación de recordar, sino en hacer cosas y tomar decisiones para saber que conocimiento es pertinente o no".
Elmore contó que llegó a la Argentina y visitó una escuela secundaria de la ciudad de Berazategui, donde asistió a una clase de física en la que se le enseñaba a los alumnos la Ley de Boyle, que relaciona el volumen y la presión de una cierta cantidad de gas mantenida a temperatura constante.
"Los alumnos anotaban en sus carpetas la información que se les daba pero terminada la clase me acerque y les pregunte que era la Ley de Boyle y ninguno me supo contestar, por lo que pase a explicarle la forma en que se puede respirar en los aviones cuando vuelan a gran altura. Cuando entendieron les dije que esa era la Ley de Boyle", relató el profesor de Harvard.
Indicó que esta forma de enseñanza esta basada en la observancia de como los estudiantes de medicina van adquiriendo su experiencia durante las residencias en los hospitales y aseguró que en esos casos "el trabajo en equipo es fundamental para la toma de decisiones".
Vinculó al trabajo de la docencia "como una profesión" aunque detalló que pueden existir "condiciones organizacionales" que atentan contra este sistema de trabajo.
Al igual que en las prácticas médicas, Elmore destacó que el trabajo en grupo en la docencia "desarrolla una eficacia colectiva tanto en la toma de decisiones como en la asunción de compromisos en la enseñanza tanto de parte de los docentes como por los alumnos líderes".
La escuela tradicional, tal como la describe Elmore, "tiene su eje en el individualismo y le es muy difícil aceptar que las evaluaciones se hagan en equipo, ya que se suponía que iba a ser eficaz haciéndola en forma individual".
Precisó además que muchas escuelas "están basadas en que los alumnos hagan ejercicio de la memoria de trabajo, que es la parte del cerebro que responde más inmediatamente cuando se requiere repetir una determinada información.
Indicó que las escuelas tradicionales "van a seguir existiendo" aunque aseguró que su campo de acción "será cada vez menor" y comparó que su influencia será igual "a la que tiene actualmente la oficina de correos, cuyas tareas siguen persistiendo pero reducidas por internet y el correo electrónico".
"Las escuelas fueron una construcción fundamental de la modernidad para dar un conocimiento más justo, la pregunta es como diseñamos un sistema educativo para una sociedad que presenta otras demandas", sostuvo.
Criticó además el sistema de enseñanza en los Estados Unidos, en donde las escuelas "están en la desventura de querer medir todo y existen problemas sistémicos que restringen la posibilidad de generar una cultura profesional en la docencia".
Elmore precisó que el nivel de confianza pública en las evaluaciones educativas "está decayendo en el mundo" y atribuyó a "cuestiones políticas" el hecho de poseer la herramientas que dan las neurociencias y que no sean aplicados por los estados.
Respecto de las pruebas internacionales PISA, la consideró "una buena iniciativa" pero criticó la forma en que se la utiliza ya que sólo sirven "para dar informes acerca del estado de la educación por regiones y no para rediseñar el sistema educativo de esos países".

Fuente: TELAM

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment