Nisman estaba solo y encerrado en el baño, según el último peritaje.

Los peritos se reunirán en una junta en los primeros días de mayo para realizar las conclusiones

El trabajo criminalístico realizado en el departamento de la torre Le Parc, con resultados aún preliminares, sostiene que el fiscal de la UFI-AMIA estaba de pie y frente al espejo cuando se produjo el disparo que provocó su muerte.

Néstor Espósito

Nisman estaba solo y encerrado en el baño, según el último peritaje

El peritaje criminalístico realizado el jueves pasado en el departamento de las torres Le Parc de Puerto Madero en el que vivía Alberto Nisman parece indicar que el ex titular de la UFI AMIA estaba solo y encerrado en el baño en el que se produjo su muerte. Las conclusiones son, todavía, provisionales. De hecho, los peritos se reunirán en una junta en los primeros días de mayo próximo para elaborar el informe final, que podrá ser unánime o con disidencias.
Pero el trabajo realizado por los especialistas de la División Homicidios de la Policía Federal; la fiscal Viviana Fein y los peritos de parte del empleado informático Diego Lagomarsino y de la querellante Sandra Arroyo Salgado –ex mujer de Nisman– fue meticuloso al extremo.
Según las mediciones realizadas en el interior del baño, con complejos cálculos matemáticos, Nisman estaba de pie y frente al espejo cuando se produjo el disparo que causó su muerte. El lugar en el que quedó el casquillo servido de la bala, en el piso ligeramente a la derecha del cadáver y a unos pocos centímetros de la mesada que contiene la bacha, coincide con esa supuesta posición del cuerpo previo a la muerte.
Nisman estaba solo, según ese primer análisis. Nada indica la presencia de una segunda persona en el lugar. Si hubiera habido alguien más, no hay forma de explicar cómo salió de allí.
La pileta del baño también fue analizada con extremo detalle. La jueza Fabiana Palmaghini autorizó la utilización de "luminol", un reactivo químico que reacciona en la oscuridad ante la presencia de sangre. El luminol ya se había utilizado en el departamento, cuando los peritos de parte de Arroyo Salgado concurrieron al lugar para tomar sus propias muestras y elaborar el informe que concluyó que Nisman había sido asesinado.
En el nuevo peritaje, detectó manchas de sangre minúsculas, apenas perceptibles incluso con esa tecnología, en la pileta. "Son como un pequeño salpicado, muy leve", graficó una fuente que estuvo en contacto con el peritaje. Pero sorpresivamente, al análisis indicó que sobre la canilla de la pileta no había sangre limpiada. El informe de Arroyo Salgado exhibió una foto de la canilla con luz normal, y otra a oscuras con efectos del luminol, que parecían indicar que había sangre y que alguien la había borrado. No está claro qué es lo que manchó la canilla, pero en principio y según el análisis de los expertos, sangre no es.
El otro aspecto relevante del trabajo realizado en Le Parc tiene que ver con la puerta del baño. En tres oportunidades, la primera persona en ingresar al lugar en el que Nisman yacía muerto, su madre, Sara Garfunkel, dijo que estaba cerrada. Y que fue el custodio Alberto Niz quien la entreabrió y desistió cuando comprobó que el cuerpo del fiscal Nisman la estaba trabando. Pero la posición original cuando llegaron al departamento era cerrada.
En el peritaje del jueves fue detectada una marca en la puerta que, según los expertos, no se podría haber producido si la puerta no hubiera estado cerrada. La dinámica forense indica, entonces, según ese primer examen aún pendiente de ulteriores confirmaciones, que Nisman estaba de pie, de frente al espejo, y con la puerta del baño cerrada, cuando estalló el disparo que le causó la muerte. El informe de los peritos de Arroyo Salgado sostenía que estaba con una rodilla en tierra, de frente a la bañera (es decir, perpendicular al espejo) y que el cuerpo había sido acomodado tras el impacto de la bala.
Poco se sabe sobre la cantidad de sangre que prácticamente cubrió el piso del baño. La explicación probablemente sea resorte de la junta médica que se reunirá el próximo lunes. Pero por lo pronto, en las últimas horas se conoció un detalle que hasta ahora era desconocido: el informe de la autopsia indica que el cadáver "sangró por boca y nariz". «

Nuevo respaldo de la cámara para la fiscal Fein

La Cámara del Crimen le brindó un nuevo y definitivo aval a la fiscal penal de instrucción  Viviana Fein al frente de la investigación por la muerte del ex titular de la UFI AMIA, Alberto Nisman. Y, de paso, le generó un nuevo revés a la querellante, la ex mujer de Nisman, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado.
El respaldo a Fein es definitivo. Si bien existe una remota posibilidad de apelación, difícilmente se produzca. La fiscal tiene despejado el camino para avanzar con las medids de prueba pendientes para esclarecer cómo murió Nisman.
La Sala Sexta del tribunal, por unanimidad (aunque con votos concurrentes de los camaristas Marcelo Lucini y Ricardo Pinto, y Mario Filozof por sus propios fundamentos), rechazó un "recurso de queja" contra la continuidad de Fein presentado Arroyo Salgado.
Filozof opinó que las impugnaciones requieren "un interés directo" sobre la existencia de un "gravamen irreparable, actual y concreto". Y esa circunstancia, "por ahora no se advierte". En otras palabras, no hay ninguna garantía constitucional que se esté violando respecto de la querella. "El derecho a ser oído no se ha vulnerado", amplió.
Lucini y Pinto, citando jurisprudencia, sostuvieron que la decisión de la jueza Fabiana Palmaghini, quien en la instancia anterior descartó la recusación contra Fein, es "inapelable".
Arroyo Salgado había recusado a Fein por su supuesta parcialidad al investigar la muerte de Nisman sólo con la hipótesis del suicidio. El planteo fue rechazado, y también la apelación de Arroyo Salgado, por lo cual la querella recurrió a un "recurso de queja" para forzar a la Cámara a revisar la decisión. Ayer, el tribunal de alzada ratificó a Fein. El fallo también dispuso condenar a Arroyo Salgado a pagar las costas (los gastos) del incidente. En ese sentido, le aplicó lo que en derecho se conoce como "el principio de la derrota". Por esa postura, quien peticiona algo que es rechazado por improcedente debe hacerse cargo del costo de ese trámite, casi simbólico en lo económico, pero con peso específico en el lenguaje interno de los jueces y los fiscales.

En Le Parc

Del trabajo realizado el jueves en Le Parc por especialistas de la División Homicidios de la Federal participaron la fiscal Fein y los peritos de parte del empleado informático Diego Lagomarsino y de la querellante Sandra Arroyo Salgado.

Fuente: Tiempo Argentino

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment