El silencio sobre las muertes de mujeres jóvenes en Tigre.

Fueron casi cuarenta crímenes que tuvieron escasísima o ninguna repercusión en los medios periodísticos. Los vecinos denuncian la complicidad policial y judicial con las redes de explotación sexual y el narcotráfico. La pobreza de las investigaciones.

Graciela Pérez

El silencio sobre las muertes  de mujeres jóvenes en Tigre

Investigación. Según la familia de Alexandra, la fiscal les dijo que el accionar de la policía científica fue desprolijo.

El cuerpo sin vida de Alexandra Keka Ramírez, de 15 años, fue hallado el jueves 5 de febrero en una zanja del barrio Ricardo Rojas, en el partido de Tigre. Según la Policía Científica, a simple vista el cuerpo no presentaba signos de violencia. Para la fiscal, el accionar de la fuerza fue desprolijo y, para la familia, la muerte está relacionada con la trata.
Un móvil de canal CN23 fue el único medio televisivo que acudió al municipio para cubrir el hecho. La cámara dejó ver, en el sitio donde se encontró a Keka, guantes de látex tirados y una sábana hecha un bollo. En tanto, varios vecinos aprovecharon la presencia de “la tele” para denunciar la cantidad de chicas muertas que aparecieron en el barrio, las cámaras de seguridad que no funcionan y los crímenes impunes.
“Al principio, los medios no nos atendían. Crónica o C5N nos cortaban, y Telefé nos dijo que no iban a cubrir porque no querían dejar mal parado a Sergio Massa”, denuncia Gabriela Oyola, tía de la joven asesinada.
La causa de Keka está caratulada como muerte dudosa y se investiga en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de El Talar, a cargo de la fiscal Claudia Gambotto, quien dictó el secreto de sumario. Familiares de Alexandra comentaron que la fiscal les advirtió que “el accionar de la Policía Científica había sido desprolijo”.
A su vez, la autopsia determinó que Alexandra murió ahogada con el barro de la zanja, sin signos de violencia. Sin embargo, vecinos indicaron que el cuerpo presentaba golpes en su rostro, según pudieron ver en una foto del cadáver que un policía les acercó en un teléfono celular para saber si alguno de ellos podía identificarla.
Gabriela alegó tener información y pruebas de que Alexandra fue subida a un auto engañada por personas vinculadas a las redes de trata. “Una chica del barrio me dijo que Pupina Godoy entregó a mi sobrina a un tal Juan por 500 pesos”, afirma la tía de Keka. En la zona donde vivía Alexandra, a Pupina Godoy se la conoce por prostituir menores de edad.
Asimismo, Gabriela reveló que el padrastro de quien habría estado con Alexandra en sus últimas horas de vida se quebró ante un compañero de trabajo y le dijo que su hijastro se había mandado una macana. “La pasó de drogas y la tiró a un zanjón”, le habría relatado el hombre a su colega.
Mientras tanto, Natalia Ayala, una vecina que vive enfrente de donde fue encontrado el cadáver, se quejó de que el cuerpo fue quitado del lugar por forenses, en una ambulancia, sin la presencia de la fiscal. “Los del Centro de Operaciones de Tigre (COT) nos dijeron que seguro la chica se había descompuesto y caído en la zanja”, agregó.
La muerte de Keka se produjo a dos semanas del asesinato de Tamara López, de 21 años, cuyo cuerpo golpeado y semienterrado fue hallado en un baldío del barrio Las Tunas –en General Pacheco, también partido de Tigre–, en un crimen que se vincula con personas ligadas al narcotráfico. López tenía una relación con Dante Pato Cenizo, detenido en una causa por drogas y tenencia de armas de fuego.
Además, Cenizo fue denunciado por Nancy Fernández, una mujer qom que reclamaba justicia por el asesinato de su hija de 14 años. El cadáver de la nena fue encontrado precisamente en la casa de Cenizo. La policía dijo que se había suicidado, pero la autopsia determinó que Micaela había sido violada y golpeada. En mayo del año pasado, Nancy apareció muerta en su propia casa con signos de asfixia. En la Comisaría 6ª dijeron que se había suicidado.
Eugenio Fernández, padre de Nancy, expresó: “Mi nieta, Micaela Fernández, fue asesinada el 17 de febrero de 2013 dentro de la casa de un narco, Cenizo, del barrio La Paloma. Cuando la madre fue a hacer la denuncia a la Comisaria 6ª de El Talar, en lugar de tomársela, le pegaron. Con el tiempo, nuestra familia fue amenazada y mi hija Nancy apareció muerta, estrangulada en su casa el 2 de mayo de 2014”. El caso de Micaela Fernández fue archivado en 2013 por el fiscal Diego Molina Pico.
Según fuentes policiales, Tamara tenía que declarar en una causa –por prostitución y drogas– en la que está acusado Cenizo. Su muerte acalló su posible relato cargado de nombres y datos comprometedores.
Al grito de “Para Tamara justicia ya, si no hay justicia qué quilombo se va a armar”, los vecinos de Tigre realizaron una marcha el miércoles pasado para pedir por el esclarecimiento del crimen.
También se escuchó el reclamo por el crimen de Diego García, detenido por el COT en octubre de 2013 y alojado en la comisaría Primera, donde murió. La policía dijo que se había ahorcado con su pantalón.
“Acá hubo muchas muertes. Esto no sale en ningún noticiero. Vemos sobre Lola, sobre un montón de chicas, pero las muertes de Tigre nunca las muestran”, sostienen las amigas de Tamara.
La manifestación se realizó sin banderas partidarias, con el único reclamo de justicia por las víctimas y la exigencia del desmantelamiento de redes de trata y narcotráfico, que los vecinos vinculan directamente con estos crímenes, señalando complicidades de fuerzas policiales, fiscales, jueces y el poder político.
José Sayago, vecino del barrio Las Tunas, expresó su consternación por el asesinato de Tamara y señaló que éste “no es un caso aislado” y denunció un número de 37 mujeres asesinadas en el distrito en los últimos dos años con “un grado de investigación prácticamente nulo”.
Los vecinos vienen reclamando ante el municipio gobernado por Julio Zamora, que reemplazó a Sergio Massa en ese cargo, más seguridad. El 30 de junio del año pasado presentaron un petitorio en el que solicitaban “el reconocimiento por parte del municipio de la calle ubicada en el fondo del barrio y mayor seguridad en la zona”.
En ese sentido, el secretario general del Frente para la Victoria de Tigre, Martín Gianella, afirmó que “el Frente Renovador tiene dormido el tratamiento del petitorio hace seis meses en las Comisiones de Obras Públicas y Bienestar Social, dos áreas donde el municipio tiene graves problemas de ejecución”.
Estos crímenes de similares características vienen sucediendo en los últimos años sin que los grandes medios los reflejen.

37 crímenes. Es el número de mujeres asesinadas en los últimos dos años que denuncian los vecinos. además, vinculan a la comisaría 6º de El talar como cómplice del accionar criminal de narcotraficantes y tratantes de personas para la explotación.

Fuente: Miradas al Sur.
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment