Unos 200 pungas hacen su negocio debajo de la tierra.

La policía calcula que son unos 200 los ladrones que operan en las seis líneas de subtes. Muchos están identificados, sin embargo, cuando son detenidos entran y salen, porque los delitos son excarcelables.

Unos 200 pungas hacen su negocio debajo de la tierra

Los pungas de los subtes siempre se mueven en grupos, y cada componente tiene un objetivo definido. Algunos distraen a las víctimas, otros controlan que nadie reaccione y están aquellos que concretan los robos.
La policía calcula que son unos 200 los ladrones que operan en las seis líneas de subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires.
Muchos están identificados incluso por usuarios que los ‘escrachan’ en Internet, sin embargo cuando son detenidos, entran y salen, porque los delitos son excarcelables. Aunque se afirma que en las estaciones y formaciones trabajan unos 800 policías, los hechos suman ahora la particularidad de cometerse con violencia.
En diálogo con DIARIO POPULAR, el experto en seguridad Luis Vicat comentó que ‘en el último tiempo, las bandas de pungas incorporaron a delincuentes que previamente se dedicaban al arrebato en la superficie, por lo que ahora se observan casos donde también hay violencia, cuando antes se registraban hurtos con víctimas que no se daban cuenta del ilícito hasta un rato después’, agregando que ‘esta convergencia derivó en que ahora se muevan diariamente unos 200 delincuentes en las distintas líneas’.
Los usuarios de subtes ya se acostumbraron a escuchar, cuando ascienden a los vagones, la voz de los altoparlantes alertando por la presencia de pungas.
Buenas tardes a todos, parece que tenemos compañía de amigos de lo ajeno en varios de los vagones. Por favor, solicitamos que cuiden sus pertenencias’, se escuchó ayer en la estación Pueyrredón, de la Línea B.
‘Estamos rodeados de pungas cada vez que viajamos. Ahora te avisan por los altoparlantes, porque ya saben quiénes son los chorros’, dijo Ezequiel, un usuario. Fuentes policiales confirmaron que ‘los efectivos que trabajan en los subtes tienen identificados a la mayoría de los punguistas, y de hecho se producen detenciones de manera cotidiana, pero los mismos que son apresados vuelven a la calle en pocas horas, porque los delitos son excarcelables’. Vicat, acerca del tema, sostuvo que ‘la figura del hurto tiene penas insignificantes, y es muy difícil probar los hechos para la justicia’.
Por semana se registran unas 40 detenciones mientras que las denuncias radicadas son al menos 25. ‘La mayoría no denuncia. Lo peor es que en último tiempo se incorporaron delincuentes que antes robaban afuera. Pero el negocio está bajo la tierra’, agregó Vicat.
Los usuarios los escrachan en las redes sociales
El problema de los robos en los subterráneos porteños es un reclamo que aparece en todas las redes sociales. Twitter y Facebook están a la cabeza donde los usuarios cuentan casos de robos. Al mismo tiempo, algunos usuarios decidieron crear una página que directamente llamaron
‘Pungas en los subtes de Buenos Aires’, donde revelan episodios y escrachan a los delincuentes con fotos y modus operandi. Además brindan consejos preventivos. Se destaca un espacio dedicado a la memoria de Emiliano Holzcan, que murió en un arrebato.

Fuente: Diario Popular
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment