Detienen a un custodio de Moyano acusado de un asesinato en 2000.

Estaba prófugo y cayó en un operativo por drogas con 300 gramos de cocaína.

Por LUCIANA GEUNA

Primero fue un tiro en las piernas que dejó de rodillas a Ramón Salvador Vallejos. Después lo ejecutaron de un disparo en la cabeza. El autor de esa balacera que terminó en muerte fue, según cree la justicia, José Carlos “el gordo” Mora, un hombre que hace diez años trabaja como fuerza de choque del jefe de la CGT, Hugo Moyano, y de su hijo Pablo. La policía encontró a Mora el martes en su casa durante un procedimiento por drogas.

El custodio de los Moyano acusado de asesinato, también guardaba en su casa casi 300 gramos de cocaína .

La relación de Mora con el gremio de camioneros fue confirmada por tres fuentes políticas y sindicales de Lanús, el distrito donde “el gordo” es un personaje conocido desde hace veinte años cuando lideraba la barrabrava del equipo granate. En el 2000, la hinchada cambió de jefes y Mora se refugió en Camioneros prestando servicios de seguridad mientras ganaba cercanía con los líderes gremiales.

Al año siguiente fue el crimen de Vallejos en Villa Barceló, Lanús. Los registros judiciales dicen que fueron tres hombres contra uno. Todos estaban prófugos hasta el martes, cuando la comisaría primera de ese distrito llegó con una orden de allanamiento a la casa de Mora buscando a su sobrino por otros delitos. Adentro encontraron al “gordo” y a su mujer, Daniela, con tres tizas de cocaína que suman alrededor de 300 gramos, según revelaron fuentes de la investigación.

Con la averiguación de antecedentes se supo que Mora, además de tenencia de drogas, era el sospechoso de un “homicidio agravado por alevosía”.

Esto es así porque Vallejos fue ejecutado de un tiro en la cabeza.

En el comienzo de la investigación, “el gordo” había presentado un abogado en esta investigación. Se trata de Pedro Di Costanzo quien suele atender asuntos penales de los Camioneros en esa zona del conurbano. Sin embargo, finalmente Mora nunca se entregó a la justicia.

Pablo Moyano siguió ayer de cerca la evolución del expediente judicial del custodio, quien trabajó a su lado durante una década a pesar de que desde el 2001 estaba prófugo de la justicia por el homicidio de Vallejos. En el gremio se esforzaban ayer en despegarse de este hecho policial que vuelve a involucrar a uno de sus hombres de seguridad como fue el caso de “Madonna” Quiroz, el ex chofer de Pablo Moyano que disparó contra la multitud durante las corridas en la inauguración del mausoleo de Perón, en 2006.

Algunos miembros de la organización del último acto de la CGT en la 9 de Julio recuerdan que Mora, un grandote que se dejó crecer el pelo ondulado y oscuro hasta la cintura, participó de los detalles del operativo de seguridad.

La afinidad de Mora con los Moyano pasó los límites laborales. Hombres de su entorno en Lanús recuerdan que el líder de la CGT asistió como invitado estrella al cumpleaños de 15 de la hija de Mora a fines del año pasado. Los que lo vieron, dicen que el gremialista estaba en la cabecera de la mesa principal.

Mora tiene 46 años y vive en el Barrio Los Ceibos. A pesar de que mantiene intacta su pasión por el equipo de Lanús, dejó de ser un asistente asiduo a la cancha desde que abandonó la barra. Su hija en cambio, suele ir cuidada por los nuevos dirigentes que respetan al jefe anterior. También suelen ver en las tribunas al hijo de la mujer del “gordo” que vivía con ellos y comparte el fanatismo por los granates.

El caso del “gordo” está en la Unidad Fiscal de Investigaciones (UFI) n° 9 de Lomas de Zamora a cargo de María Delia Recalde. Ayer llevaron a Mora a indagatoria perose negó a declarar.

Llegó acompañado de un abogado defensor, Hugo Icazati. En la UFI le leyeron la imputación por el homicidio con el agravante de la alevosía. Por el caso de drogas se abrió un expediente aparte que fue derivado a la Unidad Fiscal N° 21 del mismo distrito. Ahí, él y su mujer, Daniela Fernández, quedaron imputados por tenencia de drogas para su comercialización.

Ella sigue detenida en la Comisaría de la Mujer de Valentín Alsina. Mora durmió anoche en una Unidad de Lanús.

Fuente:
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment