"SOY LO QUE SOY GRACIAS A LANÚS Y A SU GENTE".

de Fortaleza Granate

Quién dijo, quién dijo: “Cuando se acumulan derrotas es difícil mantener una continuidad. Y la realidad es que empezás a ser parte de un proyecto sabiendo que existe esa posibilidad de que te puedas ir…”. ¿Ya adivinaste? No es muy difícil… Se trata de Luis Zubeldía. Sí, el ex director técnico de Lanús que tuvo que dejar su cargo el 15 de noviembre por pedido explícito de la Comisión Directiva, tras una serie de derrotas que depositaron a su equipo en mitad de tabla. Pero no fue tan duro como se expresó en esos primeros minutos en diálogo con La Pelota. El pampeano de 29 años se mostró satisfecho por su largo período al frente del plantel que ahora comanda Gabriel Schurrer e intentó encontrarle el lado positivo a un ciclo que padeció algunos altibajos inesperados: “A mí me favoreció el hecho de haber estado casi cinco años dirigiendo; porque viví de todo. Ahora me tocó este período malo, pero estoy agradecido de haber hecho antes dos años buenos al frente del equipo, que no es poco”.
Pero no quedó ahí. Fiel a su estilo, Lucho redobló la apuesta y dejó en claro que su prioridad siempre fue estar sentado en el banco de suplentes de Lanús. “Siempre respondí a las necesidades de la institución. He dejado posibilidades importantísimas de lado durante mi gestión, por respeto a la institución y al contrato firmado. Por eso, lo que más duele es no poder respetar la palabra. Es la parte fea de la cuestión, pero aclaro que soy loque soy gracias a Lanús, a la gente, los jugadores y los dirigentes”, se sinceró.

Inmediatamente, y como era de esperarse, al blondo entrenador le consultaron sobre su accidentada salida del Granate. No tanto sobre los motivos, sino más bien sobre lo que decidió hacer tras la rotura del vínculo contractual. “Cuando me fui del club me tomé unas vacaciones de dos semanas porque sabía que necesitaba hacer un duelo. La realidad es que pasaron unos días para poder recomponerme un poco. Por eso, no estoy en condiciones de analizar nada concreto a pesar de que me han comentado que hay posibilidades para volver a dirigir. En este momento quiero crecer y tomarme un tiempo para aprovechar esta etapa de aprendizaje. Quiero viajar a México y, si todo va bien y el bolsillo me ayuda, también hacer un viaje a España”, aseguró con firmeza.

Sin embargo, se sabe que es difícil comenzar una nueva etapa si todavía no se ha cerrado la anterior. Y, según lo que parece, Zubeldía aún debe cortar el cordón umbilical que lo ligó por tantos años al Grana. “Todavía no he hecho una autocrítica por lo realizado en Lanús. Por eso quiero emprender este viaje, encerrarme un poco en casa y, a partir de ahí, hacer el balance. Sí estoy tranquilo, porque cada decisión que tomé la pensé hasta en mis sueños”, cerró.
Pero cómo… ¿No le preguntaron si va a volver a ejercer su profesión? ¿O qué piensa hacer de ahora en adelante? Sí, pero lo queríamos dejar para el final. “Que vuelva a dirigir ahora va a depender de la convicción con la que hagan la oferta y de cómo me seduzcan. Pero hoy siento que tengo que ganar tiempo, y ese tiempo es aprender. Por eso quiero ver entrenamientos, unificar criterios, metodologías de trabajo, realizar una autocrítica general y hacer una carta de presentación para el club que me contrate en el futuro”, ahora sí, cerró Luis Zubeldía, el ex director técnico de Lanús.
Lo concreto es que, a 47 días de su alejamiento del primer equipo del Sur del Gran Buenos Aires, el santarroseño ya contó con algunas ofertas para volver a ponerse el buzo de director técnico. Es más, hasta se dio el lujo de estar en carpeta de equipos como Godoy Cruz, Belgrano de Córdoba, Gimnasia y Esgrima La Plata y Estudiantes Tecos de México, entre otros. En algunos casos, al ex mediocampista central, que con la casaca Granate disputó 57 encuentros y marcó tres goles, no le cerraron los números, mucho menos los proyectos; como sucedió con el tibio interés del Pirata cordobés, que finalmente contrató a Ricardo Zielinski. En otros casos, la falta de unanimidad dirigencial fue determinante para que Luis no pudiera calzarse la pilcha de máximo responsable del plantel; como ocurrió en Mendoza, donde los dirigentes de Godoy Cruz se inclinaron por adquirir los servicios de Jorge Da Silva tras la salida de Omar Asad. “Nos convenció su trabajo, su forma de ser y su manera de plantar los equipos en la cancha”, justificó José Manzur, vicepresidente delTomba, haciendo alusión a la elección del Polilla.
No obstante, y según sus declaraciones, la idea de Zubeldía sería viajar a Europa para llevar a cabo un curso de perfeccionamiento con el fin de terminar de pulir sus cualidades. Ésas que, allá por el 10 de agosto de 2008, cuando por la primera fecha del Torneo Apertura Lanús derrotaba 2-0 a Racing en condición de visitante, parecían que iban a llevar a la institución a tocar una vez más el cielo con las manos. Pero las malas decisiones o la falta de recursos hicieron que el sueño termine antes de tiempo, dejando una especie de sin sabor entre los aficionados del Grana que, a favor o en contra, no pierden la oportunidad de esbozar su nombre en las típicas charlas futboleras. Algunos, para enaltercerlo. Otros, para responsabilizarlo…

Por Martín Luciano

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment