Ahora, todas las sospechas apuntan al crematorio.

Ahora, todas las sospechas apuntan al crematorio.

Los dos empelados que trabajan en el crematorio de Lanús que está siendo investigado por la desaparición de Erica Soriano podrían ser procesados por falso testimonio de acuerdo a un pedido de los abogados de la familia. Según explicó a Info Región el letrado Ariel Ursino, los hombres “se contradijeron en sus declaraciones y entre sí”. Las esperanzas de encontrar a Érica con vida pierden fuerza en el entorno de la chica, a cuatro meses de haberla visto por última vez. Otro de los resultados que se espera es el de las exhumaciones, que podría estar para semana que viene.

A casi cuatro meses de su desaparición, la investigación que se inició para dar con el paradero de Érica Soriano sigue arrojando pistas que orientan a los pesquisas a buscar a la joven, de 30 años y embarazada de dos meses, sin vida. Esta semana, y luego de una serie de declaraciones, el abogado de su familia, Ariel Ursino, aseguró que pidió a la Justicia el procesamiento de los dos empleados del crematorio de Lanús al que llegaron las pesquisas, bajo la hipótesis de que la chica haya sido asesinada y su cuerpo, desaparecido. Esta línea apunta a quien fuera su pareja, Daniel Lagostena, cuya familia trabaja en el negocio funerario. Las sospechas – aunque nunca expresadas de manera formal- se deducen entre líneas: Lagostena podría haber matado a Èrica y haberse deshecho de su cadáver, enterrándola bajo una identidad falsa, o cremándola.
Por eso, también, según adelantó Ursino, se esperan para la semana próxima los resultados de las pericias que se realizaron sobre siete cuerpos femeninos que se exhumaron del cementerio de Lanús, y que llegaron a la necrópolis por la gestión de la cochería La Paz, propiedad de los Lagostena.
“El procesamiento de los dos hombres lo pedimos por la contradicciones en sus declaraciones. Se contradijeron entre sí y mintieron en cuestiones técnicas de su trabajo”, indicó el letrado, que especificó que los sujetos –que se presentaron ante la Justicia el jueves- no lograron coincidir “cuando explicaron cómo se utilizan los hornos, cómo se crema a las personas y los químicos que se utilizan”.
Ursino también adelantó, en tanto, que se pidieron “nuevos allanamientos”.
“Estamos esperando que el fiscal determine pero aún no podemos decir el lugar donde se van a realizar”, señaló.
Respecto al resultado de las exhumaciones, por otra parte, desde la representación legal de la familia Soriano descreen que de esos cuerpos, alguno pueda ser el de Èrica, porque “se trataría de personas mayores de 70 años”.
Pese a que cobra fuerza la hipótesis del crimen, en los últimos días se realizaron también allanamientos en tres prostíbulos de Constitución, tras la denuncia de una mujer que dijo haber visto a la joven en uno de ellos, dopada y con un corte de pelo distinto al que presentaba al momento de su desaparición.
Pero en esos prostíbulos, Érica no estaba. Tampoco la encontraron entre las aguas del riachuelo, ni mediante los radares que detectan tierra removida, ni durante las decenas de allanamientos que se hicieron en Lanús y en Saladillo, donde los Lagostena tienen campos. Su paradero es una incógnita, y la angustia en su familia crece de modo directamente proporcional a los días que pasan.
“Nosotros no descartamos nada. Mientras Érica no aparezca, todo es posible”, señaló uno de sus hermanos después de la búsqueda en los prostíbulos, para dejar en claro que hay un hilo de esperanza al que alimenta el amor, y que se mantiene más allá de las pistas que arrojan las pesquisas.

 

Fuente:

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment