Rodolfo Graieb "Voy a construir mi futuro en base a la humildad".


-¿Cómo estás viviendo esta nueva experiencia como director técnico de la sexta división de Lanús?
-Bien, es algo nuevo, pero de a poco estoy conociendo lo que es el rubro del entrenador. Si bien antes lo he vivido durante muchos años, siempre fue de la línea para adentro, y hoy me toca estar de línea para afuera. Por eso he tratado de sacar de todos lo técnicos que fui teniendo cosas buenas para hacerlas y las malas para evitarlas. Así que estoy viviendo una etapa de aprendizaje sobre todo, por lo que estoy muy contento.
-¿Cuándo y por qué decidiste empezar a trabajar con las divisiones inferiores del club?
-Hace dos años atrás ya la dirigencia de Lanús me había ofrecido poder trabajar con inferiores y dirigir. Pero yo sinceramente en ese año no lo veía como algo tan cercano, pensaba que todavía tenía cosas futbolísticas para darle al club, y así fue durante dos años. Después cuando vi que no podía estar dentro de la importancia que Luis Zubeldía quería decidí retirarme. Tuve ofrecimientos de otras instituciones pero no quise ir a jugar, porque quería retirarme acá en el club. Y fue en ese momento cuando me ofrecieron directamente dirigir. Así que vine, estuve cuatro meses mirando a los chicos, conociendo cómo se trabaja acá y me gustó. Y ya este año arranqué directamente con la sexta.
-¿Cómo ves esta política del Club de formar no sólo jugadores para la Primera División, sino también directores técnicos?
-Y eso no ve, je... A veces Lanús parece una isla, en este país que tiene tantos altibajos económicos al igual que en el fútbol. Hoy el club es una isla en todo eso, y yo me siento orgulloso de ser parte del proyecto que está en la cabeza de los dirigentes y que hoy todo Lanús está viviendo. Porque hace ya seis años que en lo futbolístico viene jugando cosas importantes y sacando pibes de inferiores que hoy están jugando en Primera División. Por eso: más orgullo que todo eso para el hincha de Lanús hoy es imposible. Pero creo que nunca hay que tratar de conformarse, hay que tratar de buscar la excelencia siempre.
-Y en ese ámbito, ¿te ves dentro de un par de años dirigiendo la primera de Lanús?
-Y... la ilusión uno siempre la tiene. Pero hoy estoy abocado al aprendizaje, y hay una palabra que yo siempre usé y que seguro me la han escuchado decir en varias oportunidades: "Humildad". Entonces yo, en base a la humildad, voy a construir mi futuro. Por eso hoy estoy pensando en la sexta división. El día de mañana yo debo crecer muchísimo como profesional para sentirme capacitado y poder dirigir una primera disivión. Pero hoy por hoy me siento con la hombría de decir: "No, tengo que aprender y mucho", y hacer hincapié en eso.
-Mencionaste que a lo largo de tu carrera fuiste tomando cosas de los técnicos que tuviste, ¿tenés algún equipo o entrenador espejo?
-Siempre me gustó la seriedad con la que trabajó Miguel Brindisi. Es una persona que en el medio se lo conoce también como humilde y muy honesto a la hora de transmitir las cosas buenas y que el entiende que son correctas. Entonces he tratado de tomar muchas cosas de Miguel y de cada uno de los que he tenido he sacado cosas importantes. Hoy el espejo futbolístico es el Barcelona, me gusta cómo juega. Yo a veces miro videos con los chicos y les digo "¿Por qué uno no puede intentar el día de mañana jugar de esta forma?". Pero también ser aguerridos en la marca, porque era algo que se adecua a como yo jugaba.
-Por lo general se destaca que los directores técnicos que fueron defensores o arqueros tienen un cuidado especial para armar el equipo de atrás para adelante. ¿Es así en tu caso también?
-Yo creo que sí. Lo que pasa es que cuando estás atrás ves todo el partido, y si tuviste la suerte de lograr cosas importantes como me tocó acá en el club, de salir campeón, y sabés qué está bien y qué está mal adentro de la cancha, tenés una visión distinta a la que tienen los demás. Pero no influye mucho, porque hay muchos entrenadores que han sido delanteros, que son excelentes DT; otros que han sido arqueros, y se han consagrado campeones; y otros que han sido defensores y volantes. Así que eso es relativo, más que nada cómo lo mira cada uno.
-Tu categoría fue la única del club que arrancó ganando en el debut del Torneo Amateur. ¿Cómo viviste ese comienzo, fue como lo esperabas?
-Fue mejor de lo que esperaba. Porque la adrenalina de ir perdiendo por dos goles ante un equipo como Belgrano, que ya venía haciendo las cosas muy bien desde el año pasado con un muy buen equipo, y ganarlo por 3 a 2, y que los chicos hayan interpretado el mensaje, fue muy satisfactorio para mí.
-Al ser jugadores tan jóvenes, en los momentos difíciles pueden llegar a tener nerviosismo o ansiedad, mismo en la previa de partidos complicados, ¿cómo manejás vos esa ansiedad en tus jugadores?
-Trato de explicarles sobre todo vivencias propias que yo tuve dentro de una cancha o antes de un partido, que es la ventaja que yo tengo, el conocer lo que puede llegar a sentir el jugador. O sea, se exactamente lo que piensa y lo que siente cada jugador. Y mi idea es transmitírselo de la mejor manera posible.
-Siempre se te vio como una persona con mucho humor, ¿fue algo que tuviste que cambiar u ocultar al estar a cargo de chicos de tan corta edad?
-Si, pero no es que lo oculte eh... A veces lo hablo con mi familia y con gente que le ha tocado dirigir y que también tiene mucho humor, que a la hora de trabajar y de poner énfasis en lo que estás haciendo la seriedad es lo que te marca primero, junto con la disciplina. Y dentro de la cancha me caracterizaba por ser de esa forma; disciplinado, y trataba que los demás hicieran también las cosas correctamente. Después cuando yo tenía mi momento libre trataba de usar mi humor, que todavía lo tengo, porque es mi personalidad, y trato de que los chicos vean eso. Pero la parte de la disciplina, tanto en lo táctico como en el crecimiento de estos pibes de 16 años, es fundamental para que el día de mañana tenga una buena formación.
-¿Qué es lo que más extrañás de cuando eras jugador de fútbol?
-Quizás el momento en el que entrás a la cancha, no tanto el juego en sí, pero si los momentos previos, como el hecho de compartir un vestuario con los compañeros. Ahora el vestuario es de otra clase, me llevo bárbaro, pero es de otro tipo. Tenés que estar concentrado, mirando a todos y estar más preocupado por lo que vas a hacer en lo personal. El tema está en que, al ser entrenador, tenés que tener una responsabilidad mucho mayor.
-En estos seis años que estuviste en el club, ¿cuál el momento que te gustaría destacar como el mejor de carrera?
-El mejor momento fue la etapa en la que jugamos las Copas Internacionales, y se corona con el Campeonato del 2007. Es más que nada eso. Pero de los cinco años y medio o seis que estuve en la institución creo que fueron cuatro muy buenos. Entonces si tengo que seleccionar un punto es obviamente el del torneo y las participaciones en las copas.
-¿Te hubiera gustado haber continuado un tiempo más como jugador?
-Si, me hubiera gustado jugar un año más en Lanús y retirarme un tiempito después. Pero también estoy muy contento con lo que me pasa hoy.
-¿Cómo ves la actualidad del equipo? Muchos fueron compañeros tuyos y habían comenzado muy mal, y seguramente te deben haber agarrado las ganas de entrar a la cancha a dar una mano...
-Si, a veces tenía ganas de aparecer y hablar con ellos, pero me pareció que no era lo correcto. Si algún llamado por teléfono a algún amigo o a algunos de los chicos que estaban jugando. Pero me parecía que no debía involucrarme tanto. Ellos pudieron pasar una tormenta complicada, mérito creo yo de los jugadores, del entrenador por aguantar y de los dirigentes por soportar las presiones y seguir bancando el proyecto. Así que creo que eso que pasó lo hace aún más fuerte a Lanús y me siento también contento y feliz.
-¿Tenés presente que los hinchas de Lanús están muy identificados con vos?
-Me he cansado de decirlo, pero me siento feliz de estar en esta institución, feliz de que mi hijo también sea hincha del club y yo ser el hincha número uno. No te digo que me voy a ir a un "para-avalancha", pero si estoy pendiente todo el tiempo de cómo está el club y cómo está el equipo, de primera y la que dirijo yo. Pero si, vivo la institución como si hubiera nacido acá.
-Se te pudo observar, tanto personalmente como en los medios, que tenés una relación especial con la Virgen y con la religión, ¿hay una historia detrás de todo eso no?
-Sí, una historia que algún día haremos una nota con respecto a eso para contarla a la gente que no lo sabe. Pero sí, soy creyente, católico y estoy relacionado muy especialmente con una virgencita que lloró sangre en Quilmes, y que se han producido muchos milagros a través de eso. De gente que ha ido, ha tenido fe, ha creído y se ha visto manifestada en las cosas que le ha pasado. En lo personal me han pasado cosas: he vivido a enfermos que se han sanado, he visto cosas que eran irreversibles y hoy están un pasando un momento feliz en su vida, etc. Esto es hace ya casi cuatro años, que estoy ayudando en la difusión de esta Virgen. Pero sería muy lindo poder hacer más adelante una nota y compartir esto con la gente que quiera ir y acercarse a ayudar.

Fuente: ClubLanus

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment