El ex marido de Mónica Bauzá confesó el crimen

La mujer, que estaba desaparecida desde agosto del año pasado, fue hallada hoy asesinada y enterrada bajo el piso de una casa de Los Hornos, partido de La Plata, donde vivía su ex marido, quien confesó el crimen al ser detenido por la policía.

Fuentes policiales identificaron a la víctima como Mónica Bauzá (43), quien estaba desaparecida desde el 18 de agosto pasado, cuando, según su ex marido, Juan Agustín Segovia (50), salió rumbo a su trabajo en la localidad de Gonnet y no regresó.
El hallazgo se produjo tras el arresto de Segovia, quien se hallaba prófugo desde diciembre último y al ser encontrado ayer por la policía cuando mendigaba por el barrio porteño de Constitución confesó que había matado a su ex mujer de un palazo y que luego la había enterrado en su casa.
Esta madrugada, efectivos de la Dirección de Investigaciones Complejas de La Plata hallaron el cuerpo al realizar excavaciones en la casa del acusado, situada en los fondos de la de su ex mujer, en la calle 68, entre 153 y 154, de Los Hornos, agregaron las fuentes.
El cuerpo, vestido, calzado con zapatillas y tapado con una bolsa, fue hallado 60 centímetros debajo de un contrapiso realizado en el sector que habitaba Segovia.
El confeso homicida vivía en ese lugar desde hacía cinco años, cuando se separó de su esposa y madre de sus tres hijos, uno de 26 años y dos menores de edad que vivían con ella y que ahora se investiga si sabían lo que había sucedido y no se animaron a contarlo, dijeron las fuentes consultadas.
Según la pesquisa, Bauzá fue vista por última vez el 18 de agosto del 2009 y días después sus familiares denunciaron su desaparición en la seccional de Los Hornos.
Si bien su ex marido aseguró entonces que la mujer había salido a trabajar y no había regresado, los familiares de Bauzá no le creyeron y desde el inicio sospecharon que él le había hecho algo, explicó hoy a Télam la madre de la víctima, Marta Bauzá.
Durante la investigación judicial, llevada adelante por la fiscal platense Ana Medina, los familiares aportaron a la causa evidencia de que Segovia solía maltratar a Bauzá y, en el marco de esa hipótesis, en diciembre pasado se dispuso realizar un allanamiento en las viviendas de ambos ex integrantes de la pareja.
Un jefe policial contó a Télam que el procedimiento, realizado el 7 de diciembre pasado, fue llevado a cabo con el consentimiento de Segovia, quien dejó pasar a la policía y la guió en sus tareas.
No obstante, en un momento del operativo el hombre dijo que iba hasta el dormitorio de sus hijos, en el sector de la casa de su ex mujer, oportunidad que aprovechó para escapar del lugar sin llevarse dinero, ropa, su celular ni sus remedios para la diabetes.
Desde entonces nada más se supo de él hasta ayer, cuando una comisión de detectives de Investigaciones Complejas de La Plata lo encontró mendigando y vestido como un indigente en la zona de Constitución.
Al verse rodeado por la policía, Segovia confesó que había matado a su ex esposa y que la había enterrado en un piso de su vivienda.
Por orden judicial, la policía excavó el lugar indicado por el sospechoso y encontró esta madrugada el cuerpo de Bauzá debajo del piso donde estaba la cama del acusado.
La madre de la víctima dijo que el hallazgo confirmó las sospechas que desde el inicio tuvo la familia: que Mónica nunca había salido de su casa y que algo le había sucedido bajo su propio techo.
La mujer cree que sus nietos menores de edad pudieron ser testigos de lo sucedido y que no se atrevieron a contarlo, lo que también es objeto de investigación judicial, al igual que el conocimiento del hecho que pudo tener el mayor de los hijos de la pareja.
Por su parte, Hugo Bauzá, uno de los hermanos de la víctima, aseguró hoy que está convencido de que su sobrino mayor, que es policía, actuó como cómplice de su padre.
"Creo totalmente que actuó como cómplice. Mi ex cuñado es una persona muy enferma, diabética, y no pudo cavar el pozo solo", dijo al canal C5N.
"En ningún momento él dijo la verdad, las cosas claras. Por eso nosotros también tenemos sospechas. Hizo cuatro declaraciones distintas en la causa", comentó el hermano de la víctima. Bauzá explicó que la relación entre su sobrino de 26 años, y que trabaja como policía, con su hermana "no era buena".
Segovia, quien había trabajado como camillero en el Policlínico de La Plata, quedó a disposición de la fiscal Medina para ser indagado.

 

Fuente: Telam

Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment