Nisman en contexto

La causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman es una cuerda fina de la que tiran los sectores en pugna como en una escena de El Matadero, pero del revés. Aquí los malos son unitarios.
Nisman en contexto
Por Juan Alonso
La puja por el trámite del expediente esconde diversos intereses de orden político y económico. Detrás de las aspiraciones de justicia de la querella (integrada por a las hijas de Nisman, y la madre y la hermana del ex funcionario) se esconde la intención de litigar contra el Estado para lograr una indemnización millonaria. Porque Nisman era un funcionario estatal (fiscal especial de la causa Amia) y falleció en circunstancias que aún son materia de controversia jurídica, pericial, técnica y forense. Ése es el contexto de la decisión de la jueza Fabiana Palmaghini para apartar a la fiscal Viviana Fein de la investigación de la causa. Luego de 11 meses de pesquisa, la fiscal Fein no halló prueba de que el hecho haya sido un homicidio y el informe pericial de la junta médica donde trabajaron todas las partes dejó las dos hipótesis abiertas, pero con muchos aspectos que orientan el caso hacia la presunta concreción de un suicidio.
¿Y por qué?
1) No hubo prueba física (piel, tela, huellas dactilares) de la existencia de una segunda persona en la escena del hecho. Eso significa que no hubo presencia de un potencial asesino en el lugar, según afirmaron los peritos.
2) El disparo fue próximo y por arriba de la oreja frente al espejo del baño del departamento de la Torre Le Parc, detalles semejantes con un posible suicidio.
3) El proyectil de la bala homicida se asemeja al producto detonante de la pistola Bersa del calibre.22 que le entregó el asistente informático Diego Lagomarsino a Nisman, unas horas antes de que los custodios, su madre, y los médicos se dieran cuenta de que estaba muerto dentro del baño.
4) El perito de parte de Lagomarsino, Mariano Castex, explicó que Nisman tenía un porcentaje de alcohol en sangre compatible con “un shot de whisky”. Así consta en el reciente libro “Mejor muertos”, de los periodistas Mariano Hamilton y Gisella Marziotta. De ser así, eso remarca una conducta suicida tal como lo explicó Émile Durkheim en sus dos tomos sobre El Suicidio escritos en 1897.
5) Las pericias informáticas y de telefonía celular habrían demostrado que Nisman se comunicó varias veces con el por entonces todopoderoso agente de inteligencia Stiuso, quien no le atendió el teléfono jamás. Fue cuando desde el FBI salieron a desmentir a Nisman categóricamente por el asunto de las circulares rojas y el rol del gobierno de Cristina Kirchmer y los sospechosos iraníes. O sea: Nisman se quedaba sin prueba consistente para pedir la indagatoria nada menos que de la ex presidenta de la Nación. Y lo que es peor: no quería ni estaba preparado para un debate en el Congreso donde lo esperaba el diputado Héctor Recalde con un cuestionario de 1500 preguntas. Iba a estar 48 horas en una zaranda día y noche con abogados expertos en hallar falencias en la instrucción penal.
6) En ese aspecto, el dictamen del juez Daniel Rafecas es irrefutable. Destruye con argumentos penales, jurídicos, de procedimiento, cada una de las acusaciones que había realizado a Nisman al Ejecutivo. Luego del fallo de Rafecas se hará muy difícil pasar la causa como un hecho federal. Pero hay ciertos detalles alarmantes.
La jueza Palmaghini postergó para las próximas semanas la resolución sobre el planteo de “incompetencia” de las querellas para que la causa pase al fuero federal, y la supeditó a la “certificación” del expediente en el que el juez federal Rafecas archivó la denuncia de Nisman. ¿Eso qué significa? Que la jueza quiere tener una copia certificada de toda la denuncia de Nisman por parte del secretario de Rafecas. ¿Y qué tiene que ver eso con la causa en la que ella (como jueza ordinaria) debe investigar un presunto suicidio o un supuesto suicidio? Por ahora, no lo sabemos.
La jueza que borró sus mensajes en las redes sociales donde despotricaba con un odio larvado contra la presidencia de Cristina tiene la palabra. Es posible que con el regreso de los dinosaurios al país –lo que se nos presenta como realidad se parece mucho a la novela Stephen King, “Cementerio de animales”-, en Comodoro Py estén pensando en indagar a la mujer que dejó la gestión tras 12 años, con una plaza repleta de 200 mil personas, sin deudas con el FMI, 200 mil puestos de trabajo y más de tres millones de jubilados.-
Fuente: enorsai.com.ar












Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment